Victoria republicana alista camino para 2016

Los republicanos destacaron los vínculos de Hillary Clinton con dos de las grandes derrotas de su partido en Arkansas y en Kentucky, lo que representa un fracaso en las políticas demócratas.
La victoria republicana en el senado aumenta las esperanzas para las elecciones presidenciales del 2016.
La victoria republicana en el senado aumenta las esperanzas para las elecciones presidenciales del 2016. (AP)

Texas, EU

Incluso antes del final de las votaciones en la jornada electoral, los republicanos habían cambiado su centro de atención hacia 2016 y al principal objetivo del partido: Hillary Rodham Clinton. Y para el final de la noche, reclamaron victorias en los comicios al Senado y en carreras a gobernador que servirán como plataforma de lanzamiento hacia la Casa Blanca para los más ambiciosos del partido.

El gobernador de Wisconsin, Scott Walker, quien ha reconocido tener aspiraciones presidenciales, ganó su tercera elección en cuatro años, mientras que el máximo responsable ejecutivo de Ohio, John Kasich, y el de Michigan, Rick Snyder, obtuvieron la reelección entre rumores que les sitúan en el camino a Washington.

Los gobernantes y sus aliados en el Senado ganaron con el respaldo de republicanos de alto perfil que piensan ya en las próximas elecciones: el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, el senador por Texas Ted Cruz y el de Kentucky Rand Paul.

Y por si había alguna duda sobre en qué estaban pensando los republicanos en la jornada electoral, Paul ofreció un análisis que apuntaba directamente al futuro.

"Esta noche fue realmente un referéndum no solo sobre las políticas del presidente, sino un referéndum real sobre Hillary Clinton", dijo Paul. Los problemas de los demócratas en los comicios de mitad de legislatura dijo, representan "un fracaso épico de los Clinton".

Paul está entre los varios líderes republicanos que pasaron meses sentando las bases para sus campañas presidenciales, mientras ayudaban también a sus colegas a hacer campaña para los comicios de mitad de curso. Pero en el abarrotado panorama republicano, personas próximas al partido creen que al menos tres candidatos podrían formar comités exploratorios en enero — con varios más uniéndose en los siguientes meses.

"Vamos a tener que salir pronto", dijo el jefe de personal del Comité Nacional Republicano (RNC por sus siglas en inglés), Mike Shields, prediciendo un brote de actividad presidencial en noviembre, diciembre y enero ya que los candidatos compiten por el mismo personal y los mismos donantes. El RNC, dijo, tiene ya a ocho de cada 10 empleados centrados exclusivamente en debilitar la potencial campaña de Clinton.

Se espera que Clinton anuncie su decisión a finales de año. La ex secretaria de Estado no apareció en público el martes pero pasó las últimas semanas haciendo una intensa campaña electoral para los demócratas en las competitivas carreras al Senado y a gobernadores, apareciendo en 45 actos políticos en dos meses y en 19 estados.

Los republicanos destacaron los vínculos de Clinton con dos de las grandes derrotas de su partido — la del senador de Arkansas Mark Pryor frente al representante republicano Tom Cotton, y la de Alison Lundergan Grimes en su carrera al Senado frente al líder republicano Mitch McConnell en Kentucky. Clinton encabezó actos de recaudación para ambos y apareció en actos en Kentucky para Grimes.

En un año difícil para los demócratas, algunos los aliados de la ex primera dama lograron victorias, como Tom Wolf en Pennsylvania - que derrotó al gobernador republicano Tom Corbett - y la senadora Jeanne Shaheen y la gobernadora Maggie Hassan en New Hampshire - que recibieron la ayuda de Clinton durante el último fin de semana de campaña.

Pero el martes perteneció al partido republicano.

"Esto beneficiará no solo a los republicanos, beneficiará al país", dijo el senador republicano por Kansas Jerry Moran, que lidera la campaña al Senado de la formación. "Pero también prepara el escenario para demostrar que se puede confiar en los republicanos para ser elegidos a la presidencia en 2016".

Walker dijo a la Associated Press minutos después de confirmar su victoria que cualquier decisión sobre 2016 "tendrá que esperar" mientras trabaja con los legisladores de Wisconsin en la aprobación del próximo presupuesto estatal.

"El pueblo me eligió para hacer el trabajo en Wisconsin", dijo."

En Texas, tres posibles candidatos a la presidencia se reunieron en una celebración republicana en el centro de Austin.

El gobernador de Texas, Rick Perry, que está valorando una posible segunda carrera presidencial, estuvo con el ex gobernador de Florida Jeb Bush mientras su hijo mayor, George P. Bush, el elegido como comisionado de tierras de Texas. Bush padre, un competidor destacado en caso de que se presentase, no habló en público el martes por la noche. En el mismo acto, Cruz dijo que el panorama para 2016 se establecería en enero como pronto.

"Es probable que tengamos un campo lleno de gente el año que viene. Y esto es algo bueno y sano", dijo Cruz. "La prueba que creo que deberían aplicar los votantes en las primarias republicanas es quién está al frente y liderando".

El jefe ejecutivo de Nueva Jersey Christie pasó buena parte del año pasado ayudando a la reelección de gobernadores republicanos — mientras cortejaba a donantes y activistas clave — como presidente de la Asociación de Gobernadores Republicanos. Su organización tuvo una buena noche, ganando puestos que antes pertenecían a demócratas en Maryland, Massachusetts, Arkansas e Illinois.

Los esfuerzos de Christie en estos comicios, dijo, "ayudan a acostumbrarme a mí, a Mary Pat y a nuestros hijos a los que sería estar en la carrera. Y esto es muy importante para decidir si quieres aspirar a la presidencia o no — este es el efecto que tiene en su familia".

"Sé que la gente no se lo cree, pero no he tenido tiempo, no hemos estado juntos lo suficiente, para hablar sobre el tema seriamente", dijo Christie el lunes, mientras hacía campaña en New Hampshire. "Pero lo haré".