El Partido Republicano busca opciones a Trump

Los miembros preferían a Marco Rubio, pero ahora que dejó la carrera piensan en John Kasich o en Paul Ryan.
La élite piensa en el gobernador de Ohio, pero no es popular.
La élite piensa en el gobernador de Ohio, pero no es popular. (Aaron Josefczyk/Reuters)

Washington

La carrera por la investidura republicana ilustra la profunda visión entre la base electoral y el establishment del Partido Republicano. En efecto, mientras que Donald Trump continúa atrayendo el voto de los militantes, es rechazado por los miembros de su partido, entre ellos los senadores, diputados y gobernadores que preferían a otros candidatos, en primer lugar a Marco Rubio.

Pero después del abandono del senador de origen cubano de la contienda, el martes, ¿a quién van a apoyar? La aparición del movimiento Never Trump escinde al Partido Republicano en dos y fuerza a los caciques del partido a hacer una elección: de un lado, apoyar a Trump, cuyos vínculos con el Partido Republicano y la lealtad hacia él aún están por verse; del otro, aglutinarse detrás de Ted Cruz, el senador ultraconservador de Texas, también de origen cubano, cuyos lazos con sus colegas son más que tensos. [Ted Cruz es también cofundador del movimiento Tea Party, N. del T.]

Ellos también podrían optar por una tercera vía, que los llevará a una convención sin consenso (brokered convention), e inclinar su peso detrás de John Kasich, que registró su primera victoria el martes durante las primarias en su estado, Ohio. Su triunfo llega sin embargo con mucho retraso, y él tendría que ganar más de cien por ciento de los delegados restantes para esperar imponerse antes de la convención.

Por último, que Paul Ryan, el presidente republicano de la Cámara de Representantes, entre en la danza y agregue más confusión anunciando que él podría ser un candidato de consenso.

Además de los apoyos institucionales, el Partido Republicano parece unirse en la lucha contra Donald Trump y otra arma que le queda son los Súper PAC (political action committee, "comités de acción política"). En efecto, los gastos independientes, es decir fuera de los comités de campaña de los candidatos, aumentaron exponencialmente a medida que el magnate inmobiliario reúne a sus delegados.

Entre los ultraconservadores se encuentra Keep The Promise, el Súper PAC que apoya a Cruz así como el Club for Growth, el más poderoso Súper PAC del aparato político de los hermanos Koch.

Del lado del establishment están los Súper PAC pro Marco Rubio (Conservative Solutions) y John Kasich (New Day for America), pero también uno nuevo y pequeño: Our Principles PAC, fundado por una ex jefe de campaña de Mitt Romney, y su objetivo es derrotar a Trump.

Mientras, una encuesta reveló que los principales candidatos a la presidencia de EU usan en sus discurso palabras y una gramática típicas de estudiantes de los primeros años de secundaria, y su nivel ha decaído a medida que avanza la campaña.

El nivel de expresión de Trump corresponde a un alumno en el último año de primaria, y su vocabulario a uno de segundo año de secundaria, según el Instituto de Tecnología del Lenguaje de la Universidad Carnegie Mellon (CMU) de Pittsburgh que analizó además a Cruz, Rubio y a los demócratas Hillary Clinton y Bernie Sanders.

Hillary Clinton está casi al nivel de uno de cuarto año y Sanders es el más elaborado al hablar con un vocabulario digno de un estudiante de quinto año de secundaria.