Ucrania aísla a rebeldes prorrusos de Lugansk de la frontera rusa

El ejército ucraniano retomó el control de la carretera que une la ciudad, bastión separatista, con la frontera, donde debería pasar el convoy humanitario ruso, EU pide "contención" para evitar ...
Un soldado ucraniano pasa junto a un cartel que representa un ídolo religioso abandonado por milicianos prorrusos en el pueblo de Vuglegirsk
Un soldado ucraniano pasa junto a un cartel que representa un ídolo religioso abandonado por milicianos prorrusos en el pueblo de Vuglegirsk (AFP)

Donetsk, Washington

El ejército ucraniano cortó hoy el itinerario que tiene previsto tomar el convoy humanitario enviado por Moscú al bastión separatista prorruso de Lugansk, tras retomar el control de la carretera que une esta ciudad con la frontera rusa. En un contexto de progresión de las fuerzas militares ucranianas y de combates cada vez más mortíferos en las regiones prorrusas del este de Ucrania, dos líderes separatistas anunciaron su dimisión.

Las fuerzas gubernamentales arrebataron a los separatistas la población de Novosvitlivka, lo que permitió "cortar la última conexión por tierra entre la ciudad de Lugansk y otros territorios controlados por los mercenarios rusos, sobre todo el puesto fronterizo de Izvaryn", indicó Andri Lyssenko, portavoz militar.

El convoy de ayuda humanitaria rusa, que esta tarde se encontraba, según medios locales, a unos 50 kilómetros de la frontera con Ucrania en la región rusa de Rostov, tenía previsto tomar esta ruta para acceder a Lugansk. Una fuente administrativa local indicó a la AFP que podría intentar acceder por otro puesto fronterizo de la región de Lugansk.

Para garantizar la seguridad de la misión humanitaria, Rusia instó hoy de nuevo a un alto el fuego "urgente" en Ucrania. Asimismo, Estados Unidos urgió a Ucrania a mostrar "mesura" para disminuir las muertes de civiles durante los combates contra los rebeldes prorrusos, al tiempo que mostró su apoyo a Kiev.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) indicó por su parte que uno de sus representantes contactó con el jefe del convoy ruso, cargado, según Moscú, con más de 1,800 toneladas de alimentos, medicamentos y generadores. Ucrania, como algunos países occidentales, teme que el convoy ruso sirva de excusa para una intervención militar en Ucrania, escenario que Moscú califica de "absurdo".

Tras anunciar inicialmente que impedirían el acceso del convoy a su territorio, Kiev aceptó finalmente la llegada de la ayuda, que la Cruz Roja distribuirá.

Dimisiones

El "ministro de Defensa" de los separatistas en Donetsk, el ruso Igor Strelkov, dimitió de su puesto por un "cambio de función", anunció la página web oficial de la autoproclamada república popular de Donetsk sin precisar su nueva ocupación. Por su parte, el líder de los separatistas de Lugansk, Valeri Bolotov, había anunciado poco antes a la televisión rusa que resultó herido y que por esa razón abandona su cargo "provisionalmente".

El líder separatista Alexandre Borodai dimitió la semana pasada de su puesto de "primer ministro" de la región de Donetsk, donde 74 civiles murieron en los tres últimos días a causa de los combates, según la administración regional. Al menos cuatro personas murieron en los combates registrados en el centro de la ciudad de Donetsk, donde los disparos con armas pesadas dañaron varios edificios.

En la región de Lugansk, los bombardeos mataron a 22 civiles. El ejército ucraniano había indicado previamente que llevaban a cabo una ofensiva en la parte oriental de la ciudad de Lugansk y había confirmado la muerte de nueve soldados en 24 horas. Más de dos mil personas murieron en los cuatro meses de conflicto, indicó ayer Naciones Unidas, que precisó que el número de muertos casi se duplicó en quince días.

Según un portavoz militar, los combates más violentos se producen actualmente en Gorlivka, Krasny Luch (Lugansk) y Ilovaisk (Donetsk). De visita en Crimea, península integrada en Rusia en marzo, el presidente ruso, Vladimir Putin, estimó hoy que su país "no debe desconectarse del resto del mundo", al tiempo que calificó de "caos sangriento" y de "conflicto fratricida" los acontecimientos en Ucrania.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, reaccionó hoy a las declaraciones apaciguadores de Putin, a quien instó a pasar de las palabras a los actos. "Si se trataba de un intento sincero de colaborar en el apaciguamiento de la situación, acogeré el discurso y las próximas iniciativas de Rusia con benevolencia", indicó Rasmussen.

De otra parte, el gobierno de Estados Unidos pidió hoy a Ucrania ejercer la contención para evitar víctimas civiles en su campaña contra los rebeldes prorrusos en Donetsk y Lugansk, después de que las fuerzas gubernamentales ucranianas atacaran con artillería pesada el centro de la primera de esas ciudades.

"Hemos subrayado la importancia de mostrar contención para minimizar las víctimas entre los civiles, la población local, (a medida que) las fuerzas ucranianas buscan desalojar a los separatistas de Lugansk y Donetsk", dijo una portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, en una conferencia de prensa.

"Pedimos a los ucranianos dar todos los pasos posibles para esquivar a la población local mientras intentan liberar la ciudad de los separatistas", agregó.