Ejército sirio sufre peor semana de bajas del conflicto

El OSDH informó que 803 efectivos y milicianos progubernamentales fallecieron en choques con islamistas, entre ellos los del campo de gas de Shaer, que causaron 321 bajas entre el jueves y el ...
Un joven sirio yace en un hospital en la ciudad de Douma, junto a Damasco, tras ser herido en un bombardeo de la aviación de Asad
Un joven sirio yace en un hospital en la ciudad de Douma, junto a Damasco, tras ser herido en un bombardeo de la aviación de Asad (AFP)

Beirut

Las fuerzas del régimen sirio han sufrido las mayores bajas en una semana desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, con la pérdida de 803 efectivos y milicianos progubernamentales, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). La ONG señaló que los leales al presidente Bashar al Asad murieron en choques contra grupos islamistas, como el Estado Islámico (EI) y el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, en distintas partes del país.

Tan solo entre el jueves y el viernes de la semana pasada, un total de 321 seguidores del régimen fallecieron en combates contra el EI en el campo de gas de Shaer, en la provincia central de Homs, cuyo control tomaron los yihadistas. El Observatorio agregó que otros perdieron la vida en ataques a puestos de control e instalaciones militares.

A las víctimas mortales de la última semana en las filas progubernamentales, se suman trece milicianos del grupo libanés Hizbulá, que apoya al ejército sirio, y de otras organizaciones chiitas. El Observatorio auguró que tras estas muertes las autoridades buscarán el reclutamiento de miles de jóvenes en el territorio sirio, por lo que hizo un llamamiento para que no se unan a las filas del régimen y no contribuyan al derramamiento de sangre.

El Observatorio informó también que choques entre el Frente al Nusra y la islamista Brigada Yund al Haramain estallaron hoy en la frontera entre el territorio sirio y el Golán ocupado por Israel. El Frente al Nusra irrumpió en el cuartel del grupo rival, que opera en esa área limítrofe en las provincias sirias de Derá y Quneitra.

Varios miembros de la Brigada Yund al Haramain fallecieron en los enfrentamientos contra la rama de Al Qaeda, que capturó al líder de la organización, Sharif al Sufuri. Asimismo, los yihadistas atacaron una base del batallón Omar al Mujtar, leal a Yund al Haramain en la misma zona.

El Frente al Nusra acusa a ese grupo de haber atacado a sus combatientes en el pasado y la operación de hoy se enmarca dentro de su campaña de "disuasión de los expoliadores". Los choques entre las brigadas rebeldes en Siria se han vuelto frecuentes en el último año.

Desde comienzos de 2014, el Frente al Nusra lucha junto con otras facciones contra la organización radical Estado Islámico (EI), en un intento de expulsarla fuera del país. En ocasiones, algún proyectil procedente de los combates en Siria -bien entre islamistas o entre los rebeldes y el régimen- ha impactado en Israel, accidental o intencionadamente, lo que ha causado la respuesta del ejército israelí.

Asimismo, los kurdos iniciaron anoche una ofensiva para expulsar a los combatientes del Estado Islámico (EI) de la región de Kobani, en la provincia siria de Alepo, donde lograron recuperar el control de una localidad, informaron hoy las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo. En un comunicado, la milicia señaló que en el marco de la "campaña de muerte y venganza por los mártires de Kobani", lanzó varios ataques desde el sur y el oeste contra los extremistas.

La nota aseguró que decenas de "terroristas" murieron durante los choques, que se saldaron con la recuperación por parte de los kurdos del pueblo de Yal Oglu. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó hoy que las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo retomaron el control de esa población.

Durante los combates de anoche, la milicia kurdo siria destruyó tres bases del EI en la zona y le arrebataron armamento, indica la nota de esta fuerza. Los kurdos de Siria se concentran, sobre todo, en la provincia de Al Hasaka (noreste); y en las regiones de Afrin y de Ain al Arab, también denominada Kobani, en Alepo (norte), y suponen el 9 por ciento de la población del país.

En las últimas semanas, el EI ha intentado tomar Kobani, lo que ha movilizado a las fuerzas kurdo sirias para su defensa. A finales de junio, la organización extremista suní proclamó un califato islámico en Irak y Siria.

De otra parte, el Frente Islámico, la principal alianza islamista armada de Siria, rechazó hoy cualquier "anuncio de califato, emirato o Gobierno que no haya sido elegido por el pueblo", en advertencia a los grupos yihadistas. En un comunicado publicado en internet, el Frente aseguró que el régimen de Bashar al Asad se aprovecha de esos anuncios y de los combates entre los rebeldes para permanecer en el poder.

Por este motivo, "no le daremos la oportunidad mostrando mucha sabiduría y responsabilidad", agregó. De esta manera, la alianza islamista no solo rechaza el "califato" proclamado en junio por el grupo radical Estado Islámico (EI) en parte del territorio sirio e iraquí, sino también el proyecto de emirato musulmán por el que aboga el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria.

Desde enero, el Frente Islámico lucha junto a la rama de Al Qaeda en el suelo sirio para expulsar al EI del país. En su comunicado, difundido a través de su cuenta de Twitter, la agrupación opinó que es necesario gestionar el caos y la corrupción, en algunas zonas en manos de los rebeldes, con "firmeza y constancia".

Avisó además a los grupos que se autoproclamen gobernantes de que sus acciones solo conducirán a la "fitna" (discordia) y al derramamiento de sangre, lo que "puede llevar al fracaso de la revolución del pueblo del Levante (Siria) y al fin de sus esperanzas de ganar esta guerra tras cientos de miles de muertos y heridos".