Ejército sirio controla localidad clave cerca de Damasco

Mleiha, diez kilómetros al sudeste de la capital, es un bastión rebelde que el régimen ambicionaba desde abril, apoyado por el Hezbolá libanés, mientas el EI decapitó a nueve rebeldes.
Un tanque del ejército sirio avanza en una calle de Mleiha, en la periferia de Damasco, recuperada por el régimen tras duros combates
Un tanque del ejército sirio avanza en una calle de Mleiha, en la periferia de Damasco, recuperada por el régimen tras duros combates (AFP)

Beirut

Las fuerzas gubernamentales sirias se hicieron con el control de una localidad clave en los alrededores de Damasco, tras meses de combates, informó a la AFP una fuente militar siria. "Hoy el ejército sirio controla totalmente la ciudad de Mleiha", dijo esta fuente, mientras un periodista de la televisión oficial intervino en directo desde la calle principal de la ciudad.

"Esta nueva hazaña es un golpe duro para los grupos terroristas (...) que han comenzado a caer bajo los golpes sucesivos asestados por el ejército. Al tomar el control de Mleiha, el ejército cierra el cerco sobre lo que subsiste de los reductos terroristas en Guta oriental, y se asegura un trampolín para aniquilar a esos grupos", afirmó un portavoz del ejército.

Por su parte, Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), corroboró esta información al asegurar que "el ejército controla Mleiha, aunque los combates continúan" en los campos del norte y del sur de la ciudad. Mleiha, situada 10 km al sudeste de Damasco, es un bastión rebelde que el régimen intenta recuperar desde abril, apoyado por combatientes del Hezbolá libanés.

Se trata de una localidad estratégica, pues a través de ella se accede a Guta oriental, una región controlada por los rebeldes. "Su toma va a acelerar la destrucción de los bolsones terroristas que quedan en Guta oriental", dijo una fuente militar que señaló que la ciudad está llena de túneles.

El gobierno controla firmemente Damasco, mientras que los rebeldes están posicionados alrededor de la ciudad y lanzan regularmente obuses sobre la capital.

La decisión gubernamental de lanzar esta ofensiva responde, según las fuentes consultadas por Efe, a la negativa del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, y del yihadista Estado Islámico a aceptar una tregua con el Ejército, que los llevó hace un mes a tomar como rehenes a los miembros de un comité local de reconciliación.

La ofensiva militar le ha permitido al régimen de Bashar Al Asad reforzar su posición antes de la prevista remodelación gubernamental, en la que, pese a todo, se espera que los principales ministros mantengan sus puestos en el Ejecutivo de Wael al Halqi. Según las fuentes, la televisión estatal mostrará en breve imágenes de soldados en la recién capturada ciudad.

El sonido de la artillería y de los cazas sobrevolando la periferia damascena se ha hecho habitual en los últimos meses en la capital, pese a que en algunos casos se han logrado frágiles treguas con los rebeldes, consideradas por el Gobierno como modelos para un intento de "reconciliación nacional".

Las fuerzas islamistas, que dominan el área de Guta Oriental (el mayor enclave insurgente cerca de Damasco), han rechazado en muchas ocasiones esos altos el fuego por considerarlos una capitulación ante el régimen.

De otro lado el OSDH afirmó que los yihadistas del Estado Islámico habían decapitado a nueve rebeldes el miércoles en la noche después de haberse apoderado de varias poblaciones en el norte. Los yihadistas registraron el miércoles un importante avance en la provincia de Alepo, expulsando a los rebeldes de ocho pueblos tras combates que causaron 40 muertos entre los rebeldes y doce en el seno del EI, según el OSDH.

Asimismo, el EI ha lapidado a uno de sus combatientes tunecinos por haber violado a una mujer desplazada en la ciudad de Deir al Zur (este). El OSDH explicó hoy en un comunicado que un hombre que logró huir de la localidad de Ajtarin, ocupada por los yihadistas, les informó de que los combatientes del EI, después de degollar a sus víctimas, les cortaron la cabeza.

Asimismo, expresó su temor de que otros 41 prisioneros, entre ellos insurgentes islamistas y civiles de esa aldea, hayan corrido la misma suerte. Ajtarin figura entre las seis localidades en el noreste de la provincia de Alepo (norte de Siria) que fueron tomadas por el EI entre el martes y el miércoles, tras duros enfrentamientos con otras organizaciones islamistas rivales.

Los yihadistas ocuparon las aldeas de Al Masudiya, Al Aziziya, Dubiq, Al Gour, Turkoman y Ajtarin, tras la retirada del Frente al Nusra -filial de la red terrorista Al Qaeda en Siria-, junto a otras facciones armadas islamistas. Por otro lado, el EI lapidó a uno de sus combatientes de nacionalidad tunecina por haber violado a una joven desplazada desde la ciudad de Deir al Zur, según el OSDH.

Se trata del primer caso conocido en que el EI aplica a un hombre este tipo de ejecución, que se llevó a cabo en la ciudad de Al Mayadin y que es la tercera que realiza en las zonas sirias bajo su control. El pasado 17 de julio, apedreó hasta morir a una viuda de 26 años en un mercado popular de la localidad de Al Tabaqa, provincia de Al Raqa (norte), tras ser encontrada culpable de cometer adulterio.

Un día después, lapidaron a otra mujer en un lugar público de la ciudad de Al Raqa, con piedras que los yihadistas trajeron en un vehículo, y ningún habitante local participó en la ejecución. El EI controla Al Raqa y gran parte de Deir al Zur, donde varias tribus y organizaciones armadas le han jurado lealtad ante su poderío militar.