Ejército sirio arrebata yacimientos de gas a los yihadistas

Las fuerzas armadas de Asad recuperaron las instalaciones de Homs menos de una semana después de su captura por el Estado Islámico, que ha decapitado al menos a 17 personas en tres días.
Un niño sirio kurdo mira a través de una valla de un campo de refugiados en la ciudad de Suruc, provincia de Sanliurfa, en Turquía
Un niño sirio kurdo mira a través de una valla de un campo de refugiados en la ciudad de Suruc, provincia de Sanliurfa, en Turquía (AFP)

Beirut

El ejército sirio arrebató hoy dos yacimientos de gas y las instalaciones de una compañía en la provincia de Homs, menos de una semana después de su captura por parte de los yihadistas, informó una organización no gubernamental.

"Las fuerzas del régimen y la milicia prorrégimen retomaron el control de los yacimientos de gas de Jhar y Mahr, así como la compañía de gas Hayyan en el este de la provincia de Homs" informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Esas instalaciones habían caído en manos del grupo Estado Islámico (EI) a finales de la semana pasada. "Jhar y Hayyan son particularmente importantes porque suministran a las ciudades de Homs y Damasco el gas necesario para producir electricidad" informó el director del Observatorio, Rami Abdel Rahman.

Las instalaciones se encuentran cerca del campo de extracción de Shaer, que sigue parcialmente bajo control del EI tras un sangriento ataque a finales del mes pasado, aunque el ejército está avanzando para recapturarlo totalmente, indicó Abdel Rahman.

"Los avances del ejército se producen mediante duros combates e intensos bombardeos contra las posiciones del EI. Estas instalaciones son simplemente demasiado importantes para que el régimen las pierda" explicó a la AFP. La agencia de noticias estatal Sana también informó de la victoria del ejército.

"El ejército está avanzando en Shaer (...) y ha matado a muchos terroristas" aseguró Sana. El control de instalaciones petrolíferas y de gas en Siria e Irak permite al EI financiar su lucha.

El activista en Homs Mahmud Aluz dijo a Efe por internet que las fuerzas del régimen están lideradas por el coronel Suhail Hasan, apodado el "Tigre", que "nunca ha perdido una batalla".

Aluz explicó que la ofensiva en la zona ha mutado de enfrentamientos a fuertes bombardeos por parte de las tropas gubernamentales, tras la retirada de los combatientes del EI a los alrededores de Yahar y Al Shaer. El ejército ataca desde el aire posiciones de los yihadistas, contra los que también está empleando artillería.

En la última semana, el Estado Islámico se hizo con el dominio del yacimiento de Al Shaer, tras mantener combates contra las tropas gubernamentales. Anteriormente, este lugar fue objeto de un asalto de los radicales a finales de julio en el que murieron al menos 350 personas y que fue repelido por el régimen tras casi diez días de enfrentamientos en los que el EI llegó a controlar el lugar.

Decapitaciones

De otra parte, los milicianos del grupo Estado Islámico (EI) han decapitado en los últimos tres días a al menos 17 personas acusadas de distintos cargos en la provincia nororiental siria de Deir al Zur, fronteriza con Irak, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Las últimas ejecuciones se llevaron a cabo hoy en el pueblo de Basira, en el este de la provincia, donde un hombre fue decapitado y posteriormente crucificado en una verja de un parque por supuestamente ser policía del régimen sirio y no arrepentirse de ello, indicó la ONG.

Los yihadistas también cortaron las cabezas a dos hermanos en la localidad de Abriha, acusados de luchar contra el EI y de ser miembros de facciones rebeldes rivales.

Otras dos personas fueron asesinadas de manera similar ayer, martes, en la población de Al Mayadin, por "apostasía" después de que vecinos del lugar los entregaran a los radicales por supuestamente entrar ilegalmente en sus casas.

A estas víctimas se suman otros doce ejecutados, algunos de ellos decapitados y crucificados, el domingo en las ciudades de Deir al Zur, Al Bukamal, Ziban y Shahil por ser sospechosos de luchar contra el EI o ser integrantes de las fuerzas de seguridad del régimen.

El Estado Islámico proclamó el pasado mes de junio un califato en zonas de Irak y Siria. Al mes siguiente, se hizo con el control de la mayor parte de la provincia siria de Deir al Zur, donde solo están fuera de su dominio algunos barrios de su capital homónima y el aeropuerto.