Ejército iraquí mata al brazo derecho del jefe del Estado islámico

Aviones militares iraquíes acabaron en el norte del país con la vida de Abu Hajr al Suri, mientras EU prosiguió con sus bombardeos y en Bagdad dos coches bomba causaban la muerte a 17 personas.
Militares iraquíes, en una camioneta en la carretera entre Bagdad y Kirkuk, en las afueras de Amerli, tras someter a los yihadistas del EI en el área
Militares iraquíes, en una camioneta en la carretera entre Bagdad y Kirkuk, en las afueras de Amerli, tras someter a los yihadistas del EI en el área (AFP)

Kirkuk

El brazo derecho del jefe del Estado islámico (EI) Abu Bakr al-Baghdadi murió hoy en un ataque aéreo del ejército iraquí en el norte del país, anunció el jefe del Estado mayor, el general Babaker Zebari. "Aviones militares iraquíes llevaron a cabo hoy" (jueves) una operación en la que murió el brazo derecho de Abu Bakr al-Baghdadi, conocido como Abu Hajr al-Suri", dijo el general Zebari a la AFP.

Agregó que los bombardeos en la provincia de Nínive fueron "lanzados con base en datos precisos de inteligencia" y que "el objetivo fue alcanzado". Ninguna confirmación de fuente independiente pudo ser obtenida por ahora sobre la muerte del jefe yihadista, debido a que el sector donde se hizo el ataque, situado entre Mosul (capital de Nínive)y Tal Afar, no están controlados por el ejército iraquí.

Asimismo, las fuerzas militares estadunidenses atacaron de nuevo las posiciones del Estado Islámico (EI) en el norte de Irak con tres bombardeos entre ayer y hoy en las proximidades de la presa de Mosul, informó el Mando Central del Pentágono. Según el comunicado, los ataques destruyeron dos vehículos armados y un puesto de observación pertenecientes al EI utilizando aviones de combate.

Con estos ataques aéreos, ya son 127 los bombardeos que ha efectuado el Mando Central estadounidense en Irak desde que comenzó la operación en ese país para frenar el avance del grupo yihadista. EU ha continuado con los ataques pese al reciente asesinato a manos del EI del periodista estadunidense Steven Sotloff, decapitado en una grabación difundida esta semana por los terroristas como consecuencia de la ofensiva estadunidense contra sus posiciones.

Los extremistas amenazaron con acabar con la vida de Sotloff hace apenas dos semanas cuando publicaron la decapitación del también periodista estadunidense James Foley, mientras que en la nueva ejecución amenazaron con acabar con la vida de un ciudadano británico.

Precisamente hoy y en este sentido, Obama y el primer ministro británico, David Cameron, insistieron en un editorial conjunto con motivo del comienzo de la cumbre de la OTAN en Gales (Reino Unido) en que las naciones democráticas no serán intimidadas ante la amenaza de los terroristas.

"Si los terroristas piensan que quedaremos debilitados ante sus amenazas, estarán equivocados. Países como el Reino Unido y Estados Unidos no serán intimidados por asesinos", afirmaron en el texto. Irak es escenario de un conflicto armado, con tintes sectarios, desde el 9 de junio pasado, cuando insurgentes suníes encabezados por este grupo yihadista lanzaron una ofensiva en la mitad norte del país.

El EI efectuó rápidas conquistas y a finales de ese mes y su jefe, Abu Bakr al Baghdadi, declaró un califato islámico en los territorios de Siria e Irak bajo su control. Estados Unidos está evaluando la posibilidad de atacar también sus posiciones en suelo sirio, con el objetivo de frenar sus avances de manera más efectiva, pero ha insistido en que la solución al problema pasa por una estrategia de integración regional para combatir a los grupos más extremistas.

Asimismo, un grupo armado vinculado al Estado Islámico (EI) mató hoy a un jeque de un clan tribal y a dos de sus hermanos después de irrumpir en su casa de una localidad al sur de Mosul, la segunda ciudad más importante de Irak, informó a Efe un responsable local.

La misma fuente, que pidió no ser identificada, dijo que un grupo armado del EI, acompañado por dos vehículos blindados y equipado con armas, cercó la vivienda del jeque Mayser Firman al Wagaa, en la localidad de Alazagda, ubicada en la comarca de Al Qayara, a unos 50 kilómetros al sur de Mosul.

Los combatientes sacaron al jeque y a sus hermanos de su casa, les ataron y abrieron fuego contra ellos, en presencia de algunos vecinos. Después de matarles, hicieron explotar tres de sus casas y quemaron todos sus vehículos.

Al Wagaa pertenecía a una de las tribus más grandes de Irak, llamada Al Yabur, y se había presentado como candidato a las elecciones legislativas celebradas en abril de este año, pero no recogió los suficientes votos para obtener representación parlamentaria.

Fuentes del Departamento de Medicina Forense de la provincia de Nínive, cuya capital es Mosul, dijeron que esta tarde recibieron los cuerpos pertenecientes al jeque y sus hermanos, con disparos de armas de fuego en la cabeza y en el pecho.

El pasado 10 de junio el Estado Islámico se hizo con el control de Mosul, y a partir de entonces continuó con su conquista hacia otras regiones en el norte del país a la vez que declaró un califato en los territorios de Siria e Irak bajo su dominio.

De otra parte, la explosión de dos coches bomba en una zona de Bagdad en la que viven principalmente chiitas y en el distrito de Karrada, centro del país, causó la muerte de por lo menos 17 personas este jueves, indicaron fuentes médicas y responsables de seguridad. La explosión dejó 32 heridos más, agregaron.

La primera bomba causó once muertos, y otra bomba que estalló poco después cerca de comercios en el distrito de Karrada dejó seis heridos más, precisaron fuentes de seguridad. Estos atentados tienen lugar en un momento delicado, cuando el primer ministro designado de Irak, Haider al Abadi, intenta formar Gobierno y atraer a su proyecto a sunitas y kurdos para luchar contra los yihadistas del Estado Islámico (EI).