AI pide a Egipto liberación de periodistas de Al Yazira

Amnistía Internacional consideró que los tres reporteros fueron detenidos por ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión.

Sídney

Amnistía Internacional (AI) pidió hoy a Egipto la "liberación inmediata e incondicional" de tres periodistas del canal catarí Al Yazira, entre ellos el australiano Peter Greste, acusados de difundir noticias "falsas" sirviendo a los intereses de los Hermanos Musulmanes.

Amnistía Internacional considera que los tres periodistas son "prisioneros de conciencia y solamente han sido detenidos por ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión", según un comunicado de prensa divulgado por su filial en Australia.

Greste fue detenido el 29 de diciembre pasado junto al egipcio con pasaporte canadiense Mohamed Fahmy y el egipcio Baher Mohamed por supuestamente divulgar, bajo las órdenes de Al Yazira, noticias falsas sobre Egipto para presentarlo como un país en guerra civil sirviendo a los intereses de los Hermanos Musulmanes.

Ayer la Fiscalía General de Egipto ordenó que un tribunal penal juzgue a veinte periodistas, entre ellos Greste, inculpados por divulgar noticias "falsas" del país e incitación contra el pueblo egipcio, entre otros cargos.

La familia del periodista australiano, de 48 años, indicó que estás cuatro semanas han sido las "más difíciles de sus vidas" ya que temen que sea detenido durante dos años sin pasar por un tribunal de justicia y calificaron la detención de "vergonzosa y abusiva".

"Nuestra libertad y más importante la libertad de prensa aquí (en Egipto) no se concretará sin la presión fuerte y sostenida de los grupos de defensa de los derechos humanos y de la sociedad civil, de los individuos y los gobiernos", aseguró Peter Greste en una misiva filtrada desde la prisión y publicada este domingo.

La Fiscalía General indicó que los corresponsales extranjeros detenidos serán procesados por "crear y financiar una red de información compuesta de veinte personas, entre egipcios y extranjeros, para esos fines".

La Fiscalía consideró que los otros 16 periodistas egipcios pertenecen a un "grupo terrorista" -en alusión indirecta a los Hermanos Musulmanes- que busca "violar las leyes, impedir el funcionamiento de las instituciones, atentar contra las libertades personales, dañar la unidad nacional y paz social, y adoptar el terrorismo como un medio para cumplir sus objetivos".

Amnistía alertó que de ser declarados culpables por las autoridades egipcias, los periodistas pueden afrontar condenas que varían entre tres años de prisión a la cadena perpetua.

"La decisión ayer del fiscal general (Hisham Barakat) de ordenar que varios periodistas sean juzgados por cargos vinculados a presuntas actividades terroristas supone un gran golpe a la libertad de prensa", dijo el secretario general de AI, Salil Shetty en el comunicado.

Shetty expresó su temor de que los cargos contra los periodistas suponga un intento por sancionar la línea editorial de Al Yazira y recordó que a puertas de las elecciones es esencial que se ejerza la libertad de prensa.

El Gobierno de Australia ha expresado "directamente" su preocupación por la situación de Greste al Ejecutivo egipcio e indicó que proveerá de asistencia consular al periodista y su familia, apunto un portavoz del Ministerio de Exteriores australiano al canal ABC.