Egipto invita a las delegaciones israelí y palestina para negociar

Las delegaciones de Israel y la Autoridad Palestina, que incluirá a representantes del movimiento islamista Hamás, son esperadas en El Cairo en cualquier momento tras acordarse un alto el fuego.

El Cairo, Gaza

Egipto invitó a Israel y a la Autoridad Palestina a que envíen delegados a El Cairo para entablar conversaciones de tregua, después de que ambas partes acordaran un alto el fuego de 72 horas en la Franja de Gaza, informó este viernes el ministerio de Relaciones Exteriores de El Cairo. Las delegaciones, que incluirán a representantes del movimiento islamista Hamas, que controla Gaza, son esperadas en cualquier momento.

Israel y el movimiento islamista palestino Hamas aceptaron un alto al fuego de tres días a partir de este viernes de mañana, tras 24 días de una guerra devastadora y sangrienta en la Franja de Gaza.

"Con el acuerdo del gabinete de seguridad y del ministro de Defensa, Israel acepta la propuesta de Estados Unidos y la ONU de una tregua humanitaria que comenzará este viernes a las 08:00 (05:00 GMT)", dijo a la AFP un funcionario del entorno del primer ministro, Benjamin Netanyahu, bajo cubierta de anonimato.

Poco antes, el portavoz de Hamas Fawzi Barhum declaró a la AFP que "el Hamas y todos los movimientos de la Resistencia (palestina) aceptaron un cese al fuego humanitario de 72 horas a partir de este viernes a las 08:00 hora local, que será respetado por todos estos movimientos si la otra parte (Israel) observa este alto al fuego".

Por su parte, el secretario de Estado estadunidense John Kerry, de visita en Nueva Delhi, dijo que los dos bandos cesarán los ataques a la hora prevista, mientras que un integrante de su delegación afirmó que israelíes y palestinos comenzarán conversaciones en El Cairo.

Este funcionario afirmó que las negociaciones comenzarían este mismo viernes en Egipto. El ministerio de Relaciones Exteriores de este país señaló que invitó a Israel y a la Autoridad Palestina a que envíen delegados a El Cairo para entablar conversaciones de tregua, y que la comitiva palestina incluirá a representantes del movimiento islamista Hamas, que controla Gaza.

"Este alto es fuego es fundamental para permitir a los civiles inocentes un muy necesario respiro en medio de la violencia", dijo Kerry en una declaración preparada rápidamente a media mañana de este viernes en Nueva Delhi. "Durante este periodo, los civiles en Gaza recibirán de urgencia ayuda humanitaria, y la oportunidad de llevar a cabo funciones vitales, como enterrar a los muertos, cuidar de los heridos, y reaprovisionarse en víveres (...) Las reparaciones necesarias de las infraestructuras de aprovisionamiento de agua y de energía eléctrica podrían también continuar durante este período", añadió.

Kerry precisó que hacía este anuncio de alto al fuego conjuntamente con el secretario general de la ONU Ban Ki-moon, también implicado en la búsqueda de una solución a este conflicto sangriento. Asimismo, el secretario de Estado aclaró que Israel continuará sus operaciones "defensivas" contra los túneles cavados por Hamas, durante la tregua. Israel continuará las operaciones "detrás de sus líneas" definidas durante el conflicto, señaló.

Además, el responsable estadunidense que integra la delegación en India y adelantó la puesta en marcha de conversaciones bipartitas durante la tregua, precisó que Frank Lowenstein, emisario estadunidense para Oriente Medio, llegará este viernes a El Cairo para participar en las negociaciones.

Las precedentes ceses al fuego, unilaterales, se hicieron añicos al no ser respetados. Pero, ésta es la primera vez que un alto al fuego cuenta con el asentimiento de ambos campos y que esté previsto por tanto tiempo de duración. Aunque la tregua se concrete, las divergencias entre los bandos son profundas. Las discusiones en El Cairo deben permitir a los beligerantes abordar todos los aspectos en litigio.

Además de la detención de los ataques israelíes, Hamas exige la retirada de sus tropas, así como el levantamiento del bloqueo que sufre el enclave desde 2006. Por su parte, Netanyahu afirmó su determinación de "terminar el trabajo" de destrucción de los túneles de Hamas, con o sin tregua. Esto, además de detener los disparos de cohetes desde Gaza contra Israel.

Si bien la mayoría de la población israelí apoya la ofensiva militar en Gaza, la comunidad internacional ha manifestado su gran preocupación, sobre todo por la situación humanitaria. El número de palestinos muertos durante la actual ofensiva israelí contra la Franja de Gaza superó el jueves al alcanzado en la operación "Plomo endurecido" en 2009.

Ocho palestinos murieron hoy a causa de disparos desde blindados israelíes en Jan Yunes, al sur de la Franja de Gaza, según informó el portavoz de los servicios de auxilio locales, Ashraf al Qudra. Una mujer y al menos dos niños perecieron en este ataque, precisó el portavoz, llevando así a 1.450 el número de palestinos muertos en Gaza desde el comienzo de la ofensiva israelí, el 8 de julio pasado.

En total, hoy murieron al menos 52 palestinos murieron durante los ataques y otros trece a causa de sus heridas. Catorce personas fueron muertas el jueves de noche en un bombardeo israelí contra una casa del campo de refugiados de Nusseirat, en el centro del enclave, indicó Ashraf al Qudra.

Además, más de 8,200 palestinos resultaron heridos en los 24 días de ofensiva israelí. Durante la operación "Plomo endurecido", que comenzó a fines de diciembre de 2008 y que duró tres semanas, murieron en total 1,440 palestinos y los heridos alcanzaron a unos 5,300, según fuentes médicas y asociativas palestinas. En el bando israelí, 56 soldados han caído en el frente durante la ofensiva actual, mientras que en aquélla fueron diez las bajas mortales.

Actualmente, más de 230 mil refugiados palestinos están hacinados en condiciones precarias extremas en los 85 centros de la agencia de la ONU en Gaza, sin electricidad y con muy poca agua y víveres. Esta cantidad de refugiados es cinco veces mayor que durante el conflicto de 2008-2009. La ofensiva del ejército israelí "Barrera protectora" comenzó con ataques aéreos antes de extenderse a una operación terrestre con la finalidad de hacer cesar los disparos de cohetes y destruir los túneles subterráneos utilizados por Hamas en Gaza para realizar ataques contra Israel.