Reino Unido protestará ante Ecuador por asilo de Assange

El ministro británico de Asuntos Exteriores, Hugo Swire, dijo que el asilo de Ecuador al fundador de WikiLeaks evita que la justicia "tome su curso" y es una “mancha” en la reputación de su país.
El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, muestra su cansancio en una conferencia de prensa en la Embajada de Ecuador en Londres
El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, muestra su cansancio en una conferencia de prensa en la Embajada de Ecuador en Londres (AFP)

Londres

Reino Unido dijo que presentará una protesta formal ante el gobierno ecuatoriano por su decisión de conceder asilo en su embajada en Londres al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien busca evitar una extradición a Suecia por acusaciones de violación.

"Ecuador debe reconocer que su decisión de refugiar al señor Assange hace más de tres años ha evitado que la justicia tome su curso apropiado", dijo en un comunicado el ministro de Asuntos Exteriores británico, Hugo Swire.

Los comentarios siguen a la decisión de fiscales suecos de retirar tres de los cargos contra el australiano de 44 años por abuso sexual y extorsión ilegal tras la expiración del plazo para su procesamiento.

Las autoridades suecas indicaron que seguirían adelante con la investigación por una acusación de violación contra Assange presentada en el 2010.

Assange, quien niega haber cometido cualquier ilegalidad, ha estado asilado en la embajada de Ecuador en Londres desde junio de 2012 para evitar ser extraditado a Suecia.

El australiano teme que luego pueda ser extraditado a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por una de las mayores filtraciones de información en la historia, tras la publicación de miles de cables diplomáticos estadunidenses secretos hace cinco años.

La filtración enfureció a Washington.

Assange violó sus condiciones de fianza para ir a la embajada y desde entonces la policía británica ha vigilado día y noche el edificio en el elegante vecindario de Knightsbridge, en el centro de Londres, con un costo estimado de más de 10 millones de libras (15,6 millones de dólares).

"Es completamente inaceptable que los contribuyentes británicos hayan tenido que pagar la cuenta por este abuso de las relaciones diplomáticas", dijo Swire, quien agregó que Gran Bretaña tenía la obligación legal de extraditar a Assange mientras siga vigente la acusación de violación.

"He instruido a nuestro embajador en Quito que reitere a Ecuador que el continuo fracaso para acelerar la entrevista con el fiscal sueco y para poner fin a esta situación está siendo vista como una creciente mancha en la reputación del país", agregó.