Ecuador cree que el caso Assange debe llegar a la ONU

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, afirmó hoy que la situación del fundador de WikiLeaks, asilado en la embajada de su país en Londres, debe ser abordado por el Consejo de Derechos Humanos ...
Julian Assange, en una rueda de prensa desde un balcón de la embajada de Ecuador en Londres, el 19 de agosto de 2012
Julian Assange, en una rueda de prensa desde un balcón de la embajada de Ecuador en Londres, el 19 de agosto de 2012 (EFE)

Quito

El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, dijo hoy que cree que el caso del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, asilado en la embajada ecuatoriana en Londres, "va a tener que llegar" al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

"Yo creo que el tema va a tener que llegar allá" (al Consejo), indicó el canciller al asegurar que "esto no puede quedarse así" porque "no puede ser que una persona haya sido vejada en sus derechos humanos durante tanto tiempo y ahora simplemente le digan", eventualmente, que no será necesario celebrar un juicio en su contra.

En un encuentro con periodistas de medios de comunicación internacionales, el ministro comentó la posición de la Fiscalía sueca, que el viernes accedió a interrogarle en el caso de cuatro presuntos delitos sexuales por los que, en 2010, fue dictada contra él una orden de prisión preventiva en ausencia, en Suecia.

Patiño, quien recordó que hoy se cumplen mil días de su reclusión en la embajada ecuatoriana, reveló que aunque no ha hablado con Assange, le ha enviado un mensaje para saber cuál es su impresión sobre este tema y espera poder conversar con él hoy o mañana, para preguntarle qué piensa hacer, pues él tiene que decidir si acepta o no el interrogatorio.

El ministro recordó que existe el acuerdo de que Assange visite Ecuador en el momento en que sea posible, para conocer "cuál fue ese país hermano, solidario y respetuoso de los derechos humanos que le concedió el asilo".

El canciller recordó que el gobierno ecuatoriano planteó hace tiempo que el periodista podía ser interrogado en la embajada, cosa que no se ha hecho y reiteró que, al margen del proceso judicial, "él sigue siendo asilado".

Según el ministro, la embajada en Londres da todas las facilidades posibles para la estancia del fundador de WikiLeaks, quien practica boxeo y algún juego de pelota en las dependencias diplomáticas. Assange se recluyó en la embajada ecuatoriana en 2012 para evitar su extradición a Suecia, que le reclama por presuntos delitos sexuales.

Él niega esas acusaciones y argumenta que su extradición a Suecia podría derivar más tarde en una extradición a Estados Unidos, donde podría enfrentarse a la pena de muerte por publicar miles de documentos diplomáticos confidenciales a través del portal WikiLeaks. El pasado viernes, la situación del australiano dio un giro al acceder la fiscalía sueca a interrogarle en el Reino Unido.

La fiscal superior de Suecia, Marianne Ny, se había negado hasta ahora a esa posibilidad, a pesar de que el gobierno británico se había comprometido a facilitar el trámite, apelando a que las leyes suecas exigen que el interrogado se encuentre en el país durante la investigación preliminar en este tipo de delitos.

Su punto de vista ha cambiado, sin embargo, al considerar que "el tiempo se acaba" para cuestionar a Assange sobre los presuntos delitos que prescriben en agosto de este año.