Ébola puede permanecer hasta nueve meses en hombres

El virus del ébola se encontró, hasta nueve meses después, en el semen de hombres que ya habían superado la enfermedad; los investigadores dudan si siguen siendo contagiosos.
Personal de salud se lava las manos después de recoger muestras de sangre de una víctima del ébola.
Personal de salud se lava las manos después de recoger muestras de sangre de una víctima del ébola. (AP)

Londres, Inglaterra

El virus del ébola puede persistir hasta nueve meses en el organismo de algunos sobrevivientes varones, según han descubierto los médicos en un nuevo estudio, aunque no están seguros de si eso significa que siguen siendo contagiosos.

En un estudio, los 93 hombres cuyas muestras de semen se analizaron en los primeros tres meses después de la enfermedad, dieron positivo; proporción que disminuyó a un 65 % entre los que tenían entre 4 y 6 meses de haberse enfermado y un 26 % entre aquellos que tenían entre 7 y 9 meses de haber dado positivo al virus.

Los investigadores no están seguros de por qué el ébola persiste en el semen, a diferencia de en otros fluidos corporales, y no saben si ese virus puede enfermar a otras personas.

"Creemos que hay un posible riesgo de exposición, pero ahora mismo no podemos determinarlo con un 100 por ciento de certeza", dijo la doctora Nathalie Broutet, experta en enfermedades de transmisión sexual en la Organización Mundial de la Salud y una de las autoras del estudio. El informe se publicó por internet en el New England Journal of Medicine.

Estudios anteriores habían mostrado que el virus puede sobrevivir en el semen unos tres meses, aunque señalan un caso en el que se mantuvo presente unos seis meses, según la OMS. La transmisión sexual del ébola de hombres a mujeres es algo "bastante posible", señaló la agencia sanitaria de Naciones Unidas, aunque la enfermedad se extiende sobre todo a través del contacto directo con otros fluidos como la sangre.

Por ahora, el ébola ha matado a más de 11 mil personas en el África occidental, en un brote que fue identificado el año pasado y que ahora parece remitir. Hay unos 17 mil sobrevivientes de la enfermedad, en torno a la mitad varones.

La revista médica también publicó detalles sobre un caso de ébola documentado en marzo en Liberia, en el que un sobreviviente contagió la enfermedad a una mujer al mantener relaciones sexuales sin protección cinco meses después de que él se infectara.

En un comentario que acompañaba al estudio, el doctor Armand Sprecher, de Médicos Sin Fronteras, dijo que la transmisión sexual del ébola fuera una forma significativa de contagio, "habríamos visto una serie de casos ya", dados los miles de varones sobrevivientes que hay en el África occidental. Se cree que los enfermos de ébola son más contagiosos cuando peor se encuentran.

Los resultados de estos estudios sugieren que la vigilancia sobre los pacientes debe ser más larga que la recomendación actual una vez se dé por terminado el brote en una zona, dijo Sprecher.

La OMS y otros organismos recomiendan que los varones que superan la peligrosa enfermedad se abstengan del sexo o utilicen condones durante al menos tres meses tras recuperarse. Después se les piden análisis mensuales hasta que obtengan dos resultados negativos.

Se desconoce cuánto tiempo sobrevive el ébola en el flujo vaginal, señaló la OMS, indicando que es menos probable que una mujer sobreviviente del ébola pudiera contagiárselo a un hombre al mantener relaciones sexuales.

No está claro si los hombres que dieron positivo en ébola sufrían algún efecto secundario a largo plazo, y en su caso, si el virus podría ser responsable, señaló Broute. Muchos sobreviventes sufren problemas crónicos como pérdida de visión y dolor de articulaciones.

El doctor Francis Moses, responsable médico de distrito en el norte de Sierra Leona, dijo que resulta difícil convencer a los sobrevivientes varones de que utilicen preservativos o se abstengan del sexo.

"Lo de la abstinencia no funciona", dijo, señalando que había varias mujeres embarazadas en su distrito cuyas parejas habían sobrevivido al ébola.

El hecho de que miles de los sobrevivientes del brote vivan en el África occidental implica que los científicos tengan que determinar si el sexo es un riesgo significativo en la reaparición de la enfermedad.

"Si no encontramos una forma de abordar esto, nunca detendremos al ébola", dijo.