Ébola: "Catastrófica" situación en Sierra Leona, denuncia MSF

"Hay pacientes y comunidades que han desaparecido y no se recogen en ninguna estadística", asevera el coordinador de investigación operacional de Médicos sin Fronteras, Rony Zachariah.
Unas personas rezan delante del cadáver de una persona que falleció víctima del ébola en Freetown, capital de Sierra Leona
Unas personas rezan delante del cadáver de una persona que falleció víctima del ébola en Freetown, capital de Sierra Leona (EFE)

Freetown

El coordinador de investigación operacional de Médicos Sin Fronteras, Rony Zachariah, denunció a la AFP la "catastrófica" situación que se vive en Sierra Leona por el ébola, donde las víctimas podrían ser muchas más de las computadas oficialmente.

"Hay pacientes y comunidades que han desaparecido y no se recogen en ninguna estadística", asevera Zachariah, para quien la cifra oficial de casi cionco mil víctimas por este brote del ébola "es un número muy inferior al real". "Es difícil saber el número exacto. La OMS establece un factor de corrección de 2.5 mayor y puede no estar alejado de la realidad", lamenta.

Recién llegado del país africano, donde visitó especialmente las zonas rurales, Zachariah analiza la "catastrófica" situación de Sierra Leona en el marco de la 45ª edición de la conferencia mundial sobre salud pulmonar celebrada en Barcelona, donde acudió para concienciar a la comunidad médica de la necesidad de actuar contra el ébola.

Abuelos, padres, e hijos murieron

"La situación es catastrófica. Algunas aldeas y comunidades han sido básicamente arrasadas. En un pueblo había 40 habitantes de los que 39 murieron. Solo uno sobrevivió. En otra aldea, los doce miembros de una familia, abuelos, padres e hijos, murieron", recuerda el médico.

"Lo más triste es que ninguno está en las estadísticas. La situación en el terreno es mucho peor", añade. En su opinión, la epidemia ha sobrepasado la capacidad del precario sistema sanitario de esos países, con poco personal y escasa logística.

"Hay zonas con tres ambulancias para una población de 400 mil personas. En un sitio, el jefe local me dijo que tuvieron que esperar seis días para que una ambulancia se llevara un cadáver", dice el médico, subrayando las graves consecuencias de la muerte del personal sanitario que está colapsando los centros.

"Estos países tienen a lo mejor una enfermera por cada diez mil habitantes. Si pierden 10, 11 o 12 enfermeras, ¿cómo va a funcionar el sistema de salud? Las instalaciones cierran, no se vacuna a los niños, no hay cirugías... Pronto podríamos tener epidemias de sarampión o de polio", afirmó.

Por ello, reclamó aprovechar el actual momento de preocupación política internacional para llevar personal sanitario, medios de transporte y logística a las zonas más afectadas. Contento por la actual preocupación internacional por la epidemia, Zachariah lamenta que esta no se haya producido antes.

"El hecho de que haya llegado a Europa lo ha cambiado todo. Estamos felices con ello pero tenemos que ir mucho más rápido porque el reloj va haciendo tic tac. No es en diciembre, no es en enero, es ahora. Queremos acción ahora", asevera.