Se extienden manifestaciones violentas a Berkeley

La marcha del domingo comenzó de forma pacífica en el campus de la Universidad de California, Berkeley, pero terminó por volverse agresiva y se extendió hasta Oakland.

California, EU

Las protestas violentas volvieron a repetirse el domingo en las calles de Berkeley por segunda noche consecutiva, cuando manifestantes indignados por las muertes de detenidos a manos de la policía en Missouri y Nueva York se enfrentaron con la policía, atacaron negocios e incluso pelearon entre sí, según las autoridades.

La marcha del domingo comenzó de forma pacífica en el campus de la Universidad de California, Berkeley, pero terminó por volverse agresiva y se extendió hasta Oakland. Los activistas se abrieron paso hasta una autopista y cortaron el tráfico.

La Patrulla de Autopistas de California indicó que los agentes habían lanzado gases lacrimógenos, después de que los manifestantes les lanzasen piedras y botellas y trataran de prender fuego a un vehículo de la patrulla. La policía también dijo que se había lanzado artefactos explosivos a los agentes, pero no había información disponible en un primer momento sobre la potencia de los objetos.

Los agentes persiguieron a los inconformes para expulsarles de la autopista. La patrulla de autopista dijo haber realizado arrestos, aunque no había cifras disponibles.

Se trata de la última serie de protestas en la zona —incluyendo Oakland, donde hay un fuerte activismo— contra las recientes decisiones de jurados de instrucción en Missouri y Nueva York exonerando a agentes de policía blancos por las muertes de dos hombres negros.

Mientras cientos de manifestantes comenzaban a marchar hacia el centro de Berkeley, los altercados que habían marcado la jornada previa empezaron de nuevo cuando alguien rompió el escaparate de un Radio Shack. Cuando un joven intentó detener el creciente vandalismo, fue golpeado con un martillo, señaló la agente de policía Jennifer Coats.

La policía dijo que varios grupos de manifestantes habían comenzado a rondar la zona del centro el domingo por la noche, vaciando papeleras en la calle y prendiendo fuego a la basura, rompiendo ventanas y dañando o saqueando negocios. También hubo noticias de vandalismo en el ayuntamiento.

Imágenes de televisión mostraban a los manifestantes rompiendo puertas de cristal e ingresando en edificios, así como prendiendo fuego a montones de basura.

Coats señaló que la policía estaba haciendo detenciones, pero no había más detalles disponibles.

No había noticias de heridas de importancia en un primer momento. Durante las protestas del día anterior, tres agentes de policía y un técnico resultaron heridos y seis personas fueron detenidas cuando las protestas se tornaron violentas.

Políticos a ambos lados del espectro político han pedido calma, mientras grupos activistas piden reformas en la policía. El presidente de NAACP, Cornell Williams Brooks, acudió al programa "Face the Nation" de CBS y pidió que se equipe a los agentes con cámaras montadas sobre el uniforme y cambios en la política de seguridad.

"Tenemos que cambiar el modelo de trabajo policial", afirmó.

El gobernador de Ohio, el republicano John Kasich, dijo en "This Week", de ABC, que "un porcentaje significativo" del país cree que el sistema no funciona para ellos, y puede estar trabajando en su contra.

"Hay que escucharles y hay que responderles", dijo Kasic. "En nuestro país hoy hay demasiada división, demasiada polarización: negro, blanco; rico, pobre; demócrata, republicano. Estados Unidos marcha mejor cuando estamos unidos".