EU abre fronteras a Cuba, pero excluye al habano

De acuerdo con la nueva normativa, que entra en vigor con efecto inmediato, el Departamento de Comercio elaboró una lista importable de bienes y servicios "producidos por empresarios cubanos ...

La Habana

El gobierno de Estados Unidos flexibilizó sus normas comerciales para permitir la importación de bienes y servicios producidos por empresarios privados cubanos, un sector modesto pero prioritario de la nueva política de Washington hacia La Habana.

De acuerdo con la nueva normativa, que entra en vigor con efecto inmediato, el Departamento de Comercio elaboró una lista importable de bienes y servicios "producidos por empresarios cubanos independientes",

Para poder exportar sus productos o servicios a EU, esos empresarios deberán obtener de las autoridades locales una licencia que certifique su carácter privado, es decir, cuya actividad "no sea de propiedad ni sea controlada, en todo o en parte, por el gobierno de Cuba".

Esos productos y servicios estarán sometidos "a los aranceles, tasas y tarifas" para poder ser importados a EU, explicó el Departamento de Estado.

La cancillería emitió también una lista que determina qué tipos de productos no están incluidos en la nueva normativa, tales como armas y municiones y subproductos animales o vegetales, incluyendo los famosos habanos.

"Todos los servicios proporcionados por empresarios cubanos independientes podrán ser importados (...) siempre que estén en consonancia con otras exigencias de la legislación federal y de los estados", según la nota.

El Departamento de Estado subrayó que las medidas servirán para "apoyar al naciente sector privado en Cuba".

La nueva normativa también permite a estadunidenses participar del sector privado cubano "a través de actividades como desarrollo de proyectos y entrenamiento empresarial" sin necesidad de tener que obtener previamente licencias especiales del Departamento de Comercio.

Washington anunció el 15 de enero un conjunto de modificaciones a las regulaciones vigentes para facilitar los viajes y el comercio de estadunidenses con Cuba.

Los gobiernos de Washington y La Habana sorprendieron al mundo el pasado 17 de diciembre al poner punto final a medio siglo de desencuentros e iniciar el proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la reapertura de sus respectivas embajadas.

Dado el modesto alcance del sector privado cubano, las medidas podrían estar orientadas a determinar un marco que regule ese intercambio comercial en el futuro, ya que una de las prioridades de la nueva política estadunidense es precisamente apoyar y fomentar a los empresarios privados.