EU pide a Rusia cumplir acuerdo de alto al fuego en Ucrania

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, resaltó que habrá inevitables consecuencias para la economía rusa si persiste el incumplimiento del acuerdo.
A pesar de los acuerdos firmados, muchos piensan que tanto el Ejército ucranio como los separatistas prorrusos intentan aprovechar las últimas horas antes de que entre en vigor el alto el fuego para tratar de mejorar y fijar sus posiciones en el frente.
El pasado 15 de febrero se firmó un acuerdo de alto al fuego en Ucrania (EFE)

Ginebra

John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos, transmitió al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, la urgencia de que los dirigentes rusos y los líderes separatistas en el este de Ucrania contribuyan al cumplimiento pleno del acuerdo de alto al fuego.

"Todavía no hay un alto al fuego completo", recalcó el jefe de la diplomacia estadunidense en una rueda de prensa en Ginebra, donde horas antes se reunió con su homólogo ruso.

"Nuestra esperanza es que en las próximas horas, definitivamente no más allá de días, (el acuerdo) se cumpla completamente", agregó.

Kerry explicó que, en su conversación con Lavrov, le reiteró "la urgencia de que los líderes rusos y separatistas apoyen la implementación de todas los compromisos del Acuerdo de Minsk, en todos los lugares, incluido en Debáltsevo, fuera de Mariúpol y en otras áreas estratégicas".

Debáltsevo, en la región de Donetsk, es la última localidad tomada por los separatistas, días después de la entrada en vigor del último alto al fuego, el 15 de febrero.

Kerry también enfatizó que si continúan los incumplimientos del acuerdo y persisten situaciones "como la de no saber a dónde (los separatistas) están moviendo su armamento pesado", entonces habrá "inevitables consecuencias" para la economía rusa.

Aseguró que las sanciones económicas de Estados Unidos y la Unión Europa contra Rusia han tenido un "profundo impacto" en su economía, como lo evidencia la depreciación cercana al 50 por ciento, que 151 mil millones de dólares de capitales hayan abandonado Rusia y que sus bonos tengan una de las peores calificaciones de riesgo.

A todo esto se añade, recordó Kerry, que las proyecciones económicas apuntan a que este año Rusia entrará en recesión, todo lo cual "no ha persuadido al presidente Putin de mantener su estrategia particular".

La opción de las sanciones "no van en contra del pueblo ruso para hacer sus vidas difíciles, sino que es una manera de intentar influir en las elecciones que hacen sus líderes", aseguró.