Obama: vine a Cuba a enterrar todo vestigio de 'guerra fría'

Recibido con todos los honores, el presidente de Estados Unidos se reunió por más de dos horas con su par Raúl Castro en el Palacio de la Revolución; después hablaron con la prensa.
Tras hablar con la prensa, el presidente cubano levantó la mano de Obama como a un campeón de box.
Tras hablar con la prensa, el presidente cubano levantó la mano de Obama como a un campeón de box. (Carlos Barria | Reuters)

La Habana

El presidente Barack Obama instó a los cubanos a "echar pa'lante" en el desarrollo de una "nueva relación" con Estados Unidos, luego de conversar en forma privada por más de dos horas con su par Raúl Castro, y auguró que el bloqueo a la isla terminará en algún momento, aunque él concluya su mandato en enero.

"Estoy aquí para enterrar el último vestigio de la guerra fría en América y para construir una nueva era de entendimiento que ayude a mejorar la vida de los cubanos", aseguró.

"El embargo terminará, no puedo saber cuándo, pero terminará (...) porque ha sido una política fallida durante 50 años, no ha convenido a nuestros intereses", dijo Obama en la rueda de prensa que siguió al encuentro con Castro en el Palacio de la Revolución, donde fue recibido con los máximos honores.

Añadió que "solo mediante el diálogo franco, como el que he sostenido con el presidente Castro, se podrá" consolidar el deshielo, iniciado en diciembre de 2014 y afirmó que "el futuro de los cubanos será decido por los cubanos y por nadie más".

Interrogado por periodistas de EU, Obama insistió en que el tema de los derechos humanos "es fundamental" en el avance de las relaciones, pero "ese no es el único asunto importante" para sanar medio siglo de choques.

"En la medida que concretemos acuerdos, como hemos venido haciendo" en comercio, telecomunicaciones, lucha contra el narcotráfico, así como de colaboración ante males como el zika y ébola o con el restablecimiento de vuelos comerciales; en la medida que Cuba "también siga cambiando", dijo, podremos avanzar "más rápido".

El tema de los derechos humanos, sin embargo, estuvo presente en casi todas las preguntas hechas a cada gobernante. "¿Por qué hay presos políticos en Cuba, ¿por qué no los suelta?", preguntó a Castro un periodista de EU que se dijo hijo de cubanos. "Usted tiene nombres, deme la lista (...), me da los nombres y si hay presos políticos en Cuba, antes de que llegue la noche estarán libres", fue la respuesta tajante de Castro, quien más adelante admitió que "ningún país del mundo" cumple las 61 resoluciones internacionales sobre el tema. "Cuba cumple con 47 de ellas" y para nosotros "el derecho a la salud es sagrado", dijo.

También evadió responder a la pregunta de a quién prefería en la Casa Blanca, si a Hillary Clinton o a Donald Trump. "Yo no voto en las elecciones" de EU, dijo Castro, quien al terminar la conferencia de prensa estrechó y levantó la mano a Obama, como a un campeón de boxeo.

El intercambio fue transmitió en vivo por la tv estatal, y los líderes coincidieron en seguir dando pasos para un nuevo tipo de lazos. "En lo que hoy estamos en desacuerdo mañana podemos estar de acuerdo", dijo incluso Obama, quien alabó además el sistema de salud de Cuba.

Preguntados sobre Venezuela, Castro dijo que "no hubo tiempo para concluir" una posición, aunque condenó "la desestabilización" del gobierno del presidente Nicolás Maduro, quien estuvo en Cuba poco antes que Obama.

La ceremonia en el Palacio de la Revolución, esta vez sin lluvia, con alfombra roja, guardia de honor, tributo personal de Obama al Héroe Nacional José Martí y la toma de un foto del presidente y su comitiva con el enorme rostro en bronce del Che Guevara a sus espaldas, arrancó a las 10:30 hora local y finalizó sobre las tres de la tarde, un récord en este tipo de ceremonia.

Del Palacio, Obama se trasladó a La cervecería del puerto, donde platicó con representantes del sector privado y cooperativo, y los instó a hacer negocios en áreas de agricultura y comercio en línea.

Obama cerró la jornada cenando con Castro y hoy hablará al país desde el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, hablará en la sede de EU con una decena de opositores y por la tarde asistirá al esperado juego de beisbol binacional en el Estadio Latinoamericano, desde donde se trasladará al aeropuerto para seguir viaje a Argentina.