EU seguirá arropando a los balseros cubanos

Inicia el primer encuentro público entre Washington y La Habana para la normalización de vínculos, con pequeños roces en torno a migrantes.
Las pláticas serán encabezadas desde hoy por Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado.
Las pláticas serán encabezadas desde hoy por Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado. (Desmond Boylan/AP)

La Habana, Washington

Estados Unidos “está totalmente comprometido con mantener” la Ley de Ajuste Cubano, que privilegia los indocumentados isleños con asentamiento automático en la Unión Americana, aseguró ayer el subsecretario asistente del Departamento de Estado, Edward Alex Lee, al finalizar la primera de tres rondas de conversaciones entre Washington y La Habana para normalizar sus relaciones.

En conferencia de prensa, el funcionario agregó que las pláticas, que proseguirán hoy, son “consistentes con nuestro interés de promover mayores libertades” en la isla, aunque reconoció que ese tema no fue discutido en la sesión inaugural, consagrada a asuntos migratorios.

Hoy se integrará al diálogo Roberta Jacobson, la subsecretaria a cargo de América Latina en el Departamento de Estado de EU, la funcionaria de más alto rango de Washington en pisar Cuba desde 1980.

El gobierno del presidente Raúl Castro está dispuesto a sostener “un diálogo respetuoso” sobre derechos humanos, porque en la isla existen “preocupaciones legítimas” acerca del ejercicio de esas libertades” en EU “y situaciones que se dan en ese país que no se dan en el nuestro”, dijo a la prensa local un funcionario cubano pervio a las declaraciones de Lee, adelantando la posición de La Habana en ese sentido.

A su vez, Josefina Vidal, titular de la cancillería y de la delegación cubana en el diálogo, rechazó que continúe la Ley de Ajuste vigente desde 1966 porque, dijo, es “discriminatoria” respecto de indocumentados de otros países, “contradice la letra y el espíritu” de los acuerdos vigentes entre Eu y Cuba desde 1994, “y continúa siendo el estímulo principal a la emigración ilegal” de cubanos.

“Cuba aspira a una relación normal” con EU y eso incluye el desarrollo de una emigración “ordenada y segura”, dijo Vidal al considerar como una inconsistencia que EU se comprometiera en los acuerdos migratorios a “descontinuar” dicha la ley y aún siga aplicándola.

No obstante, Lee y Vidal coincidieron por separado en que esta primera ronda en el Palacio de Convenciones de La Habana transcurrió en un ambiente “constructivo”.

La subsecretaria Jacobson llegó ayer a la isla para incorporarse a la segunda y tercera rondas, que se centrarán en la apertura de embajadas en ambos países y en la evaluación de eventuales acuerdos de cooperación.

En Washington, John Kerry, secretario de Estado, afirmó que tanto Cuba como EU tienen mucho que negociar antes de que ambas naciones normalicen las relaciones, luego de más de cinco décadas de congelamiento.

“Esperamos que la política de normalización nos ponga en una posición más fuerte para avanzar en nuestros intereses y nuestros valores”, dijo Kerry a los periodistas.

Los puntos a ser negociados incluyen el levantamiento de las restricciones de viaje para los diplomáticos, poniendo fin a los límites impuestos al número de las misiones, “permitir envíos sin obstáculos a nuestro equipo en orden de poder funcionar de forma correcta”, así como permitir libre acceso a la misión de Estados Unidos en La Habana, lo que la administración del presidente demócrata Barack Obama también garantizaría a la representación cubana en su territorio.

“Cuando sea el momento, y sea apropiado, tendré mucho interés en viajar a Cuba para abrir formalmente una embajada y avanzar” en nuestros lazos, añadió Kerry.

Las reuniones en Cuba son el primer paso luego de la decisión del presidente de EU, Barack Obama, y el líder cubano, Raúl Castro, de normalizar las relaciones entre ambos países, hecha pública el 17 de diciembre pasado.

CRÍTICAS DESDE MIAMI

Organizaciones del exilio cubano en Miami rechazaron ayer que EU continúe haciendo “concesiones” a Cuba, mientras “aumenta la represión” en la isla.

“En este momento no se le pueden hacer concesiones unilaterales a un régimen que no ha manifestado la más mínima voluntad de cambio”, dijo Sylvia Iriondo, de la organización Madres y Mujeres anti-Represión (MAR) por Cuba, uno de los grupos presentes en la conferencia de prensa en Miami, Florida.

“Si Estados Unidos establece relaciones con el régimen (cubano) y no pone respeto a ese movimiento (de la disidencia dentro de la isla) como condición fundamental, toda esa apertura económica que ha hecho Obama hacia el régimen va a fortalecer la represión”, afirmó a su vez Orlando Gutiérrez-Boronat, del Directorio Democrático Cubano. (Agencias/Miami)