EU responde a Venezuela y expulsa a tres diplomáticos

En respuesta a la decisión del gobierno de Venezuela, Estados Unidos declaró no gratos a los tres funcionarios y les dio un plazo de 48 horas para abandonar el país.
La encargada de negocios de Estados Unidos en Venezuela, Kelly Keirderling, durante la rueda de prensa de este martes en Caracas
La encargada de negocios de Estados Unidos en Venezuela, Kelly Keirderling, durante la rueda de prensa de este martes en Caracas (EFE)

Washington

Estados Unidos expulsó este miércoles al encargado de negocios de la embajada de Venezuela en Washington y otros dos diplomáticos de ese país, en respuesta a expulsión la víspera de tres diplomáticos estadunidenses de Caracas, dijo un funcionario del Departamento de Estado.

"Es lamentable que el gobierno venezolano ha nuevamente decidido expulsar a diplomáticos estadunidenses basado en alegatos infundados, lo que exige acción recíproca", dijo el funcionario, que pidió anonimato.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, expulsó el lunes a tres diplomáticos estadunidenses, entre ellos la encargada de negocios, Kelly Keiderling, tras acusarlos de fomentar, junto con la oposición, supuestos actos de sabotaje económico y eléctrico en Venezuela, por lo que les dio hasta hoy para salir del país.

En respuesta, Washington declaró "persona non grata" al encargado de negocios de la embajada venezolana, Calixto Ortega, la segunda secretaria, Mónica Sánchez, y la cónsul en Houston, Marisol Gutiérrez, y les dio 48 horas para salir del país, dijo el funcionario en su declaración.

"Rechazamos por completo la alegación del gobierno venezolano sobre una participación de Estados Unidos en cualquier conspiración para desestabilizar al gobierno de Venezuela", agregó. Washington rechaza "las acusaciones específicas" contra los tres diplomáticos, dijo. La cancillería venezolana había anunciado poco antes en un comunicado la expulsión de sus tres representantes.

En el texto, el gobierno de Caracas considera que "no se puede considerar esta una decisión recíproca, al observar la conducta inequívoca de nuestros funcionarios, que no han osado en ningún momento sostener reuniones con grupos contrarios al Gobierno del Presidente Barack Obama".

Calixto Ortega asumió en junio el cargo de encargado de negocios en Washington, en un intento mutuo por acercar posiciones entre los dos países, sin embajadores desde 2010. Pero el 20 de julio Venezuela dio por terminado ese acercamiento debido a críticas a Venezuela de la ahora embajadora de Washington ante la ONU, Samantha Power.

A pesar de las controversias, Washington sigue siendo el mayor comprador de crudo venezolano, principal productor de petróleo sudamericano. En una rueda de prensa en Caracas, Kelly Keirderling, la encargada de negocios expulsada por Maduro, rechazó las acusaciones del Gobierno venezolano y aseguró que las operaciones consulares y comerciales continuarán con normalidad.

"Todas las acusaciones de sabotaje, de conspiración, de que nosotros vamos a acabar con el mundo todas son falsas", indicó Keiderling, que junto a los otros dos diplomáticos tienen hasta mañana para abandonar el país.