EU rescata a dos pilotos saudíes en las costas de Yemen

El presidente Obama ofreció hoy al rey Salman el apoyo de Washington a los ataques aéreos de Arabia Saudita y sus aliados del Golfo contra los rebeldes chiitas hutíes yemenitas, apoyados por Irán.
Varias personas muestran carteles que dicen "Dios maldice a Arabia Saudí" en una protesta ante la embajada saudí en Beirut, Líbano
Varias personas muestran carteles que dicen "Dios maldice a Arabia Saudí" en una protesta ante la embajada saudí en Beirut, Líbano (EFE)

Washington

El Ejército estadounidense rescató a dos pilotos saudíes que se eyectaron de sus aviones en las costas de Yemen, en el marco de las operaciones aéreas de Arabia Saudita contra los rebeldes hutíes en ese país, dijeron hoy autoridades estadunidenses.

"Efectivos del ejército de Estados Unidos USCENTCOM y USAFRICOM rescataron (el jueves) a dos miembros de la KSA a las 05:20 pm hora de Washington (21:20 hora GMT) aproximadamente", dijo un funcionario de Defensa, quien indicó que el rescate se realizó tras un pedido de Arabia Saudita.

Por otra parte, el presidente Barack Obama ofreció el apoyo de Estados Unidos a los ataques aéreos de Arabia Saudita y sus aliados del Golfo en Yemen durante una llamada telefónica con el rey Salman, dijo hoy la Casa Blanca.

"El presidente y el rey Salman acordaron que nuestro objetivo común es una estabilidad duradera en Yemen a través de una solución política facilitada por Estados Unidos y que involucra a todas las partes como se concibió en la iniciativa GCC", sostuvo la vocera del Consejo de Seguridad Nacional, Bernadette Meehan, en un comunicado.

"Según los primeros indicios, los miembros de la tripulación podían caminar", dijo el funcionario de Defensa. Para conocer más detalles sobre la condición física de los soldados y las razones por las cuales se eyectaron de los aparatos, se debe consultar a las autoridades saudíes, indicó.

"Entre la notificación y el rescate, transcurrieron alrededor de dos horas", precisó. Las operaciones de rescate fueron coordinadas por el destructor USS Sterett, con colaboración del barco de transporte anfibio USS New York y de fuerzas basadas en Yibuti. Un helicóptero de Yibuti recuperó a los dos pilotos, agregó esta fuente.

Una intervención militar conducida por Arabia Saudita fue lanzada el jueves en Yemen para respaldar al presidente Abd Rabbo Mansur Hadi ante la progresión de los rebeldes chiítas hutíes, que, según París y Washington, cuentan con el respaldo de Irán.

En la operación participan también los países del Golfo, así como Egipto, Sudán, Jordania, Pakistán y Marruecos, según Riad. Estados Unidos, aliado del presidente yemenita, anunció que brindará a esta coalición un apoyo logístico y de inteligencia.

Apoyo británico

Asimismo, el ministro británico de Relaciones Exteriores, Philip Hammond, afirmó hoy en Washington que el Reino Unido aportará ayuda técnica a Arabia Saudita en su intervención en Yemen en el marco de los estrechos lazos militares existentes entre los dos países.

Frente a la prensa en Washington, Hammond indicó que fue a Riad el lunes y que su país apoyaba la operación de la coalición liderada por la monarquía sunita contra los rebeldes chiitas hutíes en Yemen.

"Aportaremos todo lo que podamos a la operación de los sauditas y el Consejo de cooperación del Golfo, pero no nos vamos a involucrar en una acción militar en tierra", aclaró. Interrogado sobre la naturaleza de la ayuda, respondió: "Una ayuda política seguro, una ayuda logística y técnica".

"La posición británica se alinea globalmente a la de los estadunidenses: apoyamos la operación de Arabia Saudita porque es una operación legítima llevada a cabo en nombre de un gobierno legítimo de Yemen", consideró. "Los iraníes han claramente apoyado a los hutíes". Pero recordó que "los hutíes no son claramente un grupo controlado por los iraníes como lo es el Hezbolá". Y aclaró "los hutíes son un pueblo en sí mismo".

La coalición de países árabes liderada por Arabia Saudita bombardeó hoy por segundo día consecutivo, en varias zonas de Yemen, posiciones de los rebeldes chiitas hutíes, adversarios del presidente Abd Rabbo Mansur Hadi apoyados por Irán.

Varios países occidentales, entre ellos Estados Unidos, reafirmaron su apoyo a Hadi, que el jueves llegó a Arabia Saudita, desde donde se trasladará a Egipto para participar en la cumbre de la Liga Árabe prevista el sábado. La intervención militar de la coalición liderada por los sauditas comenzó el jueves, y responde al pedido de Hadi, incapaz de frenar la ofensiva de los hutíes.

Los rebeldes chiitas tomaron en septiembre el control de Saná y en los últimos días han estado avanzando hacia Adén, la gran ciudad del sur de Yemen, donde se refugió el presidente antes de irse a Riad.

El viernes, los aviones de la coalición bombardearon posiciones hutíes en la región de Arhab, al norte de Saná, causando la muerte de doce civiles, según funcionarios del ministerio de Salud, controlado por los rebeldes. Desde el comienzo de la operación "Tormenta Firme", el jueves, 39 civiles murieron en los bombardeos, según dicho ministerio.

Veintiún rebeldes chiitas hutíes fueron abatidos el viernes en una emboscada perpetrada por miembros de una tribu en un pueblo cerca de Adén, la principal ciudad del sur de Yemen, según un responsable local.

Los rebeldes, que circulaban a bordo de tres vehículos, fueron blanco del fuego abierto por hombres de una tribu en Al Waht, localidad situada a 15 kilómetros al norte de Adén, declaró a AFP este responsable, que agregó que los 21 milicianos hutíes habían fallecido.

El ataque tuvo lugar cuando los rebeldes se dirigían de Lahej (sur), capital de la provincia homónima, hacia Adén, añadió la misma fuente, cuyo balance fue confirmado por habitantes de Al Waht.

Además, la situación es muy tensa en la ciudad de Adén donde grupos de rebeldes chiitas se enfrentan en varios barrios a miembros de los "comités populares" -milicias antihutíes que controlan partes de la ciudad-, según varias fuentes.

Denuncian "interferencias" de Irán

En la noche del jueves, los aviones de la coalición habían atacado una base militar en la entrada oeste de la capital, otra cerca de Taez (sur) y la base aérea de Al Anad, ocupada por los rebeldes el miércoles pasado. Los primeros ataques de "Tormenta Firme" fueron un "éxito", declaró un portavoz de la coalición en Riad, capital de Arabia Saudita.

Los ataques durarán hasta que se logren los "objetivos" de la operación, agregó el portavoz, que por el momento descartó una ofensiva terrestre. El máximo dirigente de los rebeldes, Abdel Malek al Huthi, condenó la "invasión" y advirtió que los "yemenitas van a reaccionar".

Irán, cuyo presidente, Hasan Rohani, denunció una "agresión" militar, advirtió contra el riesgo de una propagación del conflicto. Arabia Saudita denuncia abiertamente la implicación de Irán en Yemen.

Por su parte, Irán nunca confirmó que ayude a los rebeldes hutíes, que en la actual ofensiva cuentan con el apoyo de militares leales al ex presidente Ali Abdalá Saleh, predecesor de Hadi.

"Los iraníes son los que interfieren en los asuntos internos de los países árabes, ya sea en Líbano, Siria, Irak o Yemen. No lo podemos tolerar", declaró el embajador saudita en Washington, Adel al Jubeir, al canal de televisión Fox News.

"Tenemos que hacer frente a la agresión de Irán en la región. Nos oponemos a su apoyo a los hutíes y a la tentativa de los hutíes de apoderarse de Yemen", agregó. "Es evidente que los iraníes quieren dominar la región", agregó Adel al Jubeir.

Arabia Saudita ha movilizado 150 mil militares y 100 aviones de combate, mientras que Emiratos Árabes Unidos ha puesto 30 aviones de combate, Kuwait quince, y Catar diez, dijo la cadena de televisión de capital saudí Al Arabiya. Bahréin anunció que participa con doce aviones.

La operación moviliza también a Egipto, con su aviación y su marina, Jordania, Sudán, Pakistán y Marruecos, según Riad. Según los expertos, los ataques aéreos tendrán un efecto limitado sin una intervención terrestre. Esa intervención, no obstante, es poco probable debido a los riesgos de escalada con Irán y de quedar atrapados en un largo conflicto.

Aplastar a los hutíes cambiará la complicada relación de fuerzas entre las facciones en Yemen, pero eso podría "favorecer a los grupos ultrarradicales sunitas", dijo por su parte John Marks, experto de la región en el instituto Chatham House. Marks se refería a Al Qaeda y, sobre todo, al grupo Estado Islámico (EI), que la semana pasada reivindicó sus primeros atentados mortíferos en Saná.