Más de 700 palestinos muertos en 16 días de ofensiva israelí en Gaza

Mientras John Kerry afirmó que hay "avances" para lograr una tregua y la ONU se refirió a "crímenes de guerra", la Agencia federal de Aviación (FAA) de EU renovó hoy por un día su prohibición ...
Un tanque israelí dispara hacia posiciones palestinas desde la frontera entre Israel y la Franja de Gaza
Un tanque israelí dispara hacia posiciones palestinas desde la frontera entre Israel y la Franja de Gaza (AFP)

Washington, Gaza

Más de 66 palestinos murieron hoy, 16º día de la ofensiva militar israelí contra Gaza, elevándose así a más de 700 los muertos palestinos causados por la ofensiva de Israel desde el 8 de julio, según el portavoz de los servicios de emergencia palestinos, Ashraf al Qudra. En el otro campo han muerto 32 soldados, la mayoría en combate en Gaza, dos civiles en Israel por un obús disparado desde Gaza, y un trabajador extranjero víctima de un obús palestino.

Al Qudra señaló seis personas muertas en ataques a primera hora del jueves. El balance no cesa de agravarse. Varios niños figuran entre las víctimas de los bombardeos aéreos y artilleros contra varios sectores del enclave palestino. Grupos de derechos humanos indican que más del 80% de los palestinos muertos son civiles, y el Centro de Derechos Humanos de Palestina, con sede en Gaza, indicó que 90 de los muertos son mujeres y 160 niños.

Según la ONU también, la mayoría de las víctimas palestinas son civiles. El jefe de la diplomacia estadunidense John Kerry afirmó hoy que hay "avances" con miras a una tregua para cesar el baño de sangre en Gaza, y la ONU se refirió a posibles "crímenes de guerra" en un conflicto que ya ha dejado mas de 700 palestinos muertos.

Según los servicios de socorro palestinos, más de 66 personas murieron hoy, entre ellas niños, en el bombardeo de Gaza, elevando así el balance del conflicto a más de 700 palestinos muertos en 17 días, en su mayoría civiles, mientras del lado israelí han muerto 32 soldados y dos civiles, además de un trabajador tailandés alcanzado por el miércoles por un cohete.

La Cruz Roja internacional anunció la suspensión de los combates en algunos sectores para facilitar la evacuación de heridos en Shajaya y Juza. Mientras se intensifican los esfuerzos estadunidenses y del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para detener el conflicto más mortífero entre ambas partes desde 2009, Hamas reiteró su exigencia de que Israel levante el bloqueo que impone a Gaza desde hace años como paso previo a cualquier tregua.

El líder del movimiento islamista palestino, Jaled Mechaal, dejó claro hoy en rueda de prensa en Catar, que Hamas "no tiene objeciones" a las iniciativas diplomáticas con vistas a una tregua, pero la condición para alcanzarla es "la suspensión de la agresión" contra la Franja de Gaza y "el levantamiento del bloqueo". En Ginebra, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU acordó crear una comisión internacional para investigar posibles violaciones de derechos humanos durante la ofensiva israelí en la Franja de Gaza.

Poco antes de la votación, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, denunció los ataques "indiscriminados" de Hamas contra zonas civiles, al tiempo que pidió una investigación sobre posibles "crímenes de guerra" cometidos por Israel, en una reunión extraordinaria del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.

"Existe una alta posibilidad de que se haya violado el derecho humanitario internacional, lo que podría constituir crímenes de guerra", dijo Pillay, citando como ejemplo la destrucción de casas y los civiles muertos, entre ellos numerosos niños, como resultado de la operación israelí en Gaza.

Para ayudar en los esfuerzos diplomáticos, el titular de la diplomacia británica, Philip Hammond, se entrevistó con Abas en Ramalá y defendió, más allá de un alto el fuego, la instauración de "una solución estable para una paz entre palestinos e israelíes". Si la comunidad internacional coincide en denunciar los lanzamientos de cohetes por Hamas, también se multiplican las críticas a Israel por un bombardeo de Gaza que causa esencialmente víctimas civiles en una porción de suelo de 362 km2 donde se amontonan en la miseria 1.8 millones de almas sometidas a un bloqueo por Israel desde 2006.

Presente en la reunión de la ONU en Ginebra, el ministro palestino de Exteriores, Riyad el Malki, acusó a Israel de "perpetrar un crimen contra la Humanidad". Israel denunció la decisión del Consejo de Derechos Humanos y sostuvo que debería investigar más bien "la decisión de Hamas de transformar los hospitales en centros de mando militar y las escuelas en arsenales".

El jefe de la diplomacia estadunidense, que llegó hoy a Israel, buscaba por su lado lograr un alto el fuego entre el Estado hebreo y el movimiento islamista Hamas, que controla la Franja de Gaza. "Sin duda, hemos dado algunos pasos, pero aún queda mucho trabajo", declaró Kerry durante un encuentro con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Luego de reunirse en Jerusalén con Ban Ki-moon y en Ramala (Cisjordania) con el presidente palestino Mahmud Abas, Kerry se entrevistó en Tel Aviv con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, antes de viajar de nuevo a El Cairo. El ejercito israelí, que ha registrado sus mayores pérdidas desde la guerra contra el Hezbolá libanés en 2006, destacaba el éxito de sus operaciones, en especial en Shejaiya, un suburbio de la ciudad de Gaza (en el norte de la Franja), donde los bombardeos mataron a 70 personas.

"Durante las últimas 24 horas la situación está más bajo control", dijo el portavoz del ejército, Peter Lerner, y señaló la disminución de los lanzamientos de cohetes del movimiento islamista contra Israel, que incluso se interrumpieron desde las 21:00 hora local. "Se constató el martes una baja substancial de los disparos de cohetes. Es difícil decir si se trata de una tendencia, pero la cifra es menor, 97", expuso.

Desde el inicio de las hostilidades el 8 de julio, se han contabilizado 1,700 impactos de cohetes en territorio israelí y 420 proyectiles han sido destruidos en el aire. El objetivo anunciado por Israel es desarmar a Hamas, poner fin al lanzamiento de proyectiles, destruir los túneles utilizados por los islamistas y detener las "infiltraciones" en Israel de combatientes palestinos.

Israel intentaba organizarse hoy después de que varias compañías aéreas suspendieron sus vuelos a Tel Aviv por razones de seguridad. Un cohete estalló la víspera cerca del aeropuerto internacional de la ciudad israelí. El movimiento palestino Hamas calificó hoy de "gran victoria" la suspensión de los vuelos internacionales desde y hacia Israel por temor a disparos de cohetes palestinos.

Las autoridades israelíes ordenaron la apertura de un aeródromo en el sur del país y la compañía aérea El Al anunció que aumentará el número de sus vuelos. El presidente israelí, Shimon Peres, estimó que el cese de vuelos "se traducirá en más disparos de cohetes y en un peligro mayor no solo (para Israel) sino para el mundo".

La Agencia federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos renovó hoy su prohibición a los vuelos de las aerolíneas estadunidenses desde y hacia Tel Aviv por otras 24 horas, citando "una situación potencialmente peligrosa" en Israel y la Franja de Gaza. El martes la agencia había prohibido los vuelos luego de la caída de un cohete cerca del aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv, y hoy renovó la decisión. En 24 horas volverá a analizar la situación, señaló.

Tras presiones al más alto nivel de Israel para levantar esta veda, la FAA precisó en un comunicado, que "trabaja estrechamente" con el gobierno israelí para "analizar la nueva información significativa" y "determinar si los potenciales riesgos a la aviación civil estadunidenses se ven mitigados".

El departamento de Estado también subrayó que John Kerry había aterrizado hoy en Israel sin problemas y que sus colaboradores se sentían "muy cómodos" pese a la amenaza de disparos de cohetes cerca del aeropuerto.

"Hamas ciertamente dispone de cohetes capaces de alcanzar el aeropuerto Ben Gourion (...) pero la precisión de esos cohetes es limitada", comentó la portavoz adjunta del departamento de Estado, Marie Harf a los periodistas en Washington. Previo a la renovación de la prohibición de vuelos por parte de la FAA, las principales aerolíneas estadunidenses habían resuelto evitar el espacio aéreo israelí por segundo día consecutivo.

Delta Airlines informó que sus vuelos desde el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York hacia Tel Aviv permanecían suspendidos hasta nuevo aviso. United Airlines aseguró en un intercambio de tuits con AFP que sus "vuelos permanecen suspendidos hasta nuevo aviso". No obstante, US Airways había dicho más temprano que esperaba retomar sus vuelos desde Filadelfia a Tel Aviv el jueves.

Por su parte, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) había indicado el martes a la AFP que recomendaría a las compañías europeas, a más tardar el miércoles, no volar al aeropuerto internacional de Tel Aviv. Muchas compañías no esperaron sin embargo las recomendaciones. Las dos principales compañías aéreas alemanas cancelaron más vuelos hacia el aeropuerto Ben Gurión.

Lufthansa y Air Berlin dijeron haber cancelado sus vuelos previstos el jueves hacia dicho aeropuerto. El grupo Lufthansa, que incluye también a sus filiales Germanwings, Austrian Airlines y Swiss, había anunciado el martes una suspensión de 36 horas de estos vuelos. A esta decisión también se sumaron Air France, Brussels Airlines, EasyJet, Air Canada, Finnair, Iberia, LOT y SAS.

La rusa Aeroflot y la rumana TAROM por el contrario, anunciaron haber reanudado sus vuelos el miércoles, luego de anularlos el martes. La aerolínea de bandera israelí El Al, declaró en cambio en su sitio web que sus servicios funcionaban normalmente. "Ante las anulaciones de vuelos hacia Israel por las compañías aéreas extranjeras, informamos que El Al, como siempre, continuará volando desde y hacia Israel", señaló.

El ministro israelí de Transportes, Israel Katz, había afirmado el martes que "no hay ninguna razón" para que las compañías aéreas anulen sus vuelos hacia Israel. "El despegue y el aterrizaje en el aeropuerto Ben Gurión no presenta ningún problema de seguridad ni para los aparatos ni para los pasajeros", indicó. Kerry aseguró telefónicamente al primer ministro israelí Benjamín Netanyahu que la prohibición de los vuelos era motivada únicamente por razones de seguridad, y no para presionar a Israel.

Hamas calificó hoy de "gran victoria" la suspensión de los vuelos internacionales desde y hacia Israel por temor a disparos de cohetes palestinos. Las autoridades israelíes ordenaron la apertura de un aeródromo en el sur del país y la compañía aérea El Al anunció que aumentará su número de vuelos.

El presidente israelí, Shimon Peres, estimó que el cese de vuelos "se traducirá en más disparos de cohetes y en un peligro mayor no solo (para Israel) sino para el mundo". La Cruz Roja internacional anunció la suspensión de los combates en algunos sectores para facilitar la evacuación de heridos en Shajaya y Juza.