EU reitera su apoyo a una España "unida" tras la declaración de Cataluña

Un alto funcionario estadunidense reiteró el apoyo a la unidad española , mientras el presidente del gobierno Rajoy y el líder opositor Pedro Sánchez se reunirán mañana para abordar el desafío ...
El presidente de la Generalitat, gobierno autónomo catalán, Artur Mas, durante el pleno de hoy en que se aprobó la declaración independentista
El presidente de la Generalitat, gobierno autónomo catalán, Artur Mas, durante el pleno de hoy en que se aprobó la declaración independentista (EFE)

Washington

Estados Unidos reiteró hoy su apoyo a una España "fuerte y unida" después de que el parlamento regional de Cataluña aprobara una declaración de inicio del proceso hacia la independencia, una hoja de ruta que marca un plazo de 18 meses para alcanzar ese objetivo.

"Cataluña es un asunto interno de España, y España es un aliado cercano a Estados Unidos y una relación que valoramos enormemente", dijo a Efe un funcionario del Departamento de Estado estadunidense que pidió el anonimato.

"Como ha indicado el presidente (de EU, Barack Obama), estamos profundamente comprometidos a mantener nuestra relación con una España fuerte y unida", añadió el funcionario.

Obama pronunció esas palabras el pasado septiembre, después de reunirse en la Casa Blanca con el rey Felipe VI de España, aunque no llegó a aludir expresamente al proceso soberanista en favor de la independencia de Cataluña.

El Parlament de Cataluña aprobó hoy una propuesta para iniciar el proceso de creación del Estado catalán, con los 72 votos de los diputados de Junts pel Sí (JxS) y la CUP (izquierda radical independentista), frente a los 63 votos en contra del resto de grupos.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, anunció poco después que pedirá al Tribunal Constitucional la inmediata suspensión de la resolución aprobada en el Parlament y también de sus "posibles efectos".

Mientras, el presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, aseguró que la plataforma independentista Junts pel Sí (JxS) está "legitimada para buscar un nuevo Estado" y tiene "una mayoría" para "construir un nuevo Estado" en el plazo de 18 meses que prevé la hoja de ruta.

Reunión Rajoy-Sánchez

De otra parte, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Pedro Sánchez, han acordado hoy reunirse mañana para analizar la respuesta a la declaración de inicio del proceso de creación de la república catalana por parte del Parlamento regional de esa autonomía española.

Rajoy y Sánchez conversaron hoy por teléfono tras aprobarse esa iniciativa y quedaron en verse mañana en la sede de la Presidencia del Gobierno para intercambiar puntos de vista sobre la actuación que debe llevar a cabo ahora el Estado, informaron el Gobierno y el opositor PSOE. Los equipos de ambos líderes han cerrado esa entrevista para las 16:00 GMT, añadieron las fuentes.

El presidente del Ejecutivo español y el líder de la oposición se reunieron el pasado 28 de octubre después de que Junts pel Sí (Juntos por el sí) y la CUP (izquierda radical independentista) presentaran en el Parlamento regional catalán la iniciativa aprobada hoy.

El Parlamento regional de Cataluña aprobó este lunes una resolución para comenzar un proceso de independencia respecto a España, una iniciativa que Rajoy ordenó recurrir inmediatamente ante el Tribunal Constitucional (TC).

Con 72 escaños a favor entre 135 diputados, la Cámara catalana aprobó un texto que plantea que, en el plazo de un mes, comience la tramitación de las "leyes de proceso constituyente, de seguridad social y de hacienda pública", que serían las bases de la hipotética república catalana.

Mas propone "ir juntos"

Mientras, en Barcelona, el presidente del Gobierno regional catalán en funciones y candidato a la reelección, Artur Mas, tendió hoy la mano a todos los que creen en la independencia de esta región española, reto "gigantesco" para el que dijo "no sobra nadie".

Más, presidente de Cataluña (noreste) desde 2010, se presenta a la reelección ante un Parlamento con mayoría independentista surgido de las elecciones del pasado 27 de septiembre, fecha que hoy calificó como "punto de inflexión".

Su grupo parlamentario, Junts pel Sí (Juntos por el sí) -que planteó las elecciones como un plebiscito sobre la independencia- consiguió en septiembre 62 de los 135 escaños de la cámara, por lo que necesita el voto de los diez diputados de la CUP (izquierda radical independentista) para ser elegido.

Sin embargo, este grupo se ha negado hasta ahora a apoyarlo porque lo relaciona con los casos de corrupción aparecidos en su partido (Convergencia) y una política de recortes en el gasto social.

En su discurso de investidura, el presidente en funciones del gobierno regional catalán advirtió de que en el proceso para culminar el "gigantesco" reto de la independencia se necesita "a todo el mundo que crea" en el proyecto porque en esta transición "de la autonomía al Estado" (...) "no sobra nadie".

Mas defendió que el proceso soberanista no es "contra España" sino a favor de "soluciones beneficiosas" para todas las partes, al tiempo que consideró que "hay margen para el diálogo y la negociación" si el Estado deja de "dinamitar puentes de entendimiento".

"Estamos legitimados para buscar un nuevo Estado y tenemos una mayoría, no para gestionar la autonomía cada vez mas escasa que tenemos, sino para construir un nuevo Estado" en el plazo de 18 meses que prevé la hoja de ruta de su grupo político, añadió.

Cataluña, con 7.5 millones de habitantes, es una de las regiones más ricas de España y aporta casi el 20 % del PIB estatal. Mas también afirmó que "todos los que quieran un referéndum lo tendremos, el de ratificación de una Constitución catalana en la elaboración de la cual todos estamos llamados a participar".

En su intervención ante el Parlamento, Mas denunció lo que a su juicio es la "pseudodemocracia" española que no tiene en cuenta los resultados de las elecciones catalanas del 27 de septiembre, que han dado "por primera vez en la historia una mayoría netamente independentista".

Opinó no obstante que el proceso quedará "encallado" al menos "durante un tiempo" si no resulta investido presidente y, por tanto, no se constituye un gobierno en Cataluña. Si Mas no es elegido en la votación parlamentaria prevista para mañana, para la que necesita mayoría absoluta, habría otra el próximo jueves.

En este segundo caso ya sería necesaria la mayoría simple, pero Mas tampoco lograría la investidura si no cuenta con apoyos de otros grupos del Parlamento, pero, de momento, ninguno le respalda.

La Cámara catalana cuenta con seis grupos: además de los independentistas de Junts pel sí y la CUP, hay otros 63 diputados de cuatro formaciones: Ciudadanos (liberales centristas), PSC (socialistas), Si que es Pot (izquierda) y PP (centroderecha), todos ellos contrarios a este proceso de independencia.

Tras la intervención del presidente catalán en funciones, el pleno de investidura se suspendió hasta mañana, cuando intervendrán los representantes de los grupos parlamentarios y después tendrá lugar la votación.

El discurso de investidura de Artur Mas tuvo lugar horas después de que el Parlamento catalán aprobase una resolución para iniciar un proceso de independencia respecto a España, con el apoyo de la CUP, que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ordenó recurrir inmediatamente porque vulnera la Constitución.

El recurso del Ejecutivo ante el Tribunal Constitucional cuenta con el apoyo de los socialistas, principal grupo de la oposición, y de Ciudadanos, partido que nació en Cataluña pero que ha dado el salto a la política nacional y todas las encuestas sitúan en tercer lugar en el mapa político nacional. Este debate independentista se produce a cuarenta días de las elecciones generales en España, convocadas para el próximo 20 de diciembre.