EU recortará la mayor parte de la ayuda militar a Egipto

Aunque mantendrá la ayuda antiterrorista, Washington no entregará armas como helicópteros Apache, cazas F-16 y tanques M1A1 Abrams, debido a la represión de los Hermanos Musulmanes por el ...
Egipcios apoyan a Mursi, mostrando los cuatro dedos como símbolo de la plaza de Rabea, mientras otros defienden al jefe del Ejército, Abdelfatah al Sisi (fotografiado en un póster) en el mercado Khan al-Khalil en El Cairo
Egipcios apoyan a Mursi, mostrando los cuatro dedos como símbolo de la plaza de Rabea, mientras otros defienden al jefe del Ejército, Abdelfatah al Sisi (fotografiado en un póster) en el mercado Khan al-Khalil en El Cairo (EFE)

Washington, El Cairo

Estados Unidos suspenderá la mayor parte de su ayuda militar a Egipto ante la represión por parte del gobierno a los seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi, del partido de los Hermanos Musulmanes, cuya disolución ordenó hoy el gobierno egipcio, informaron hoy funcionarios estadunidenses.

La decisión significa que dejará de entregarse armamento que incluye helicópteros Apache, cazas F-16 y tanques M1A1 Abrams, explicaron funcionarios a AFP. Pero la ayuda que tiene como objetivo la lucha antiterrorista, como las operaciones en el desierto del Sinaí cerca de la frontera con Israel, probablemente se mantenga, afirmaron.

Aunque se espera que el anuncio oficial se produzca en los próximos días, los funcionarios estadunidenses, que hablaron bajo anonimato, adelantaron que Washington ya congeló las entregas de material bélico pesado desde el golpe de Estado del 3 de julio y la subsiguiente represión sangrienta de los Hermanos Musulmanes.

"No se ha entregado nada en meses", dijo uno de ellos. Luego de que Mursi fuera sacado del poder, el Pentágono canceló ejercicios militares con Egipto y pospuso la entrega de cuatro cazas F-16. La Casa Blanca no ha confirmado la disminución de la ayuda, de unos 1,500 millones de dólares al año, aunque ya descartó que la suspenda del todo.

"Los reportes de que estamos deteniendo toda la asistencia militar a Egipto son falsos", dijo anoche la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Caitlin Hayden. Washington desvelará sus planes para Egipto "en los días venideros", aunque ya el presidente Barack Obama dejó claro durante la Asamblea General de la ONU que la "asistencia continuará", destacó.

El gobierno de Obama ha hecho repetidos llamados a El Cairo a realizar nuevas elecciones que regresen el orden democrático, sin mayor éxito. Seguidores del islamista Mursi chocaron con la policía el domingo, en hechos que dejaron 57 muertos.

El secretario de Defensa, Chuck Hagel, dijo el mes pasado que Estados Unidos estaba "revisando todos los aspectos de la relación" con Egipto, al ser consultado sobre si serían entregados los helicópteros Apache.

Una portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, dijo ayer que la violencia reciente en las calles egipcias explicaban "por qué hemos iniciado esta revisión de nuestra política, porque las cosas no pueden continuar como siempre".

De otra parte, el Gobierno egipcio ordenó hoy la disolución de la asociación de los Hermanos Musulmanes, registrada como organización no gubernamental (ONG), según la agencia estatal de noticias Mena.

El ministro egipcio de Solidaridad Social, Ahmed al Borai, explicó en una rueda de prensa que la disolución se basa en el fallo judicial que en septiembre pasado ordenó la prohibición de las actividades de la Hermandad y se adopta de acuerdo con la ley que regula la actividad de las ONG.

El pasado 23 de septiembre, el Tribunal de Asuntos Urgentes de El Cairo dictaminó la prohibición de las actividades de los Hermanos Musulmanes y de cualquier grupo que derive de ellos, así como la congelación de sus fondos. La medida de hoy se produce a la espera de que se resuelva la apelación del fallo judicial, que ha sido fijado para el próximo 22 de octubre tras el recurso presentado por la Hermandad.

El ministro agregó que los fondos de la cofradía islámica serán puestos bajo supervisión de una comisión especial, creada por orden del primer ministro, Hazem al Beblaui, para administrarlos hasta que se dicte la sentencia definitiva.

Esa comisión está integrada por representantes del Ministerio de Justicia, del Interior, de Finanzas y de Seguridad Social, así como por miembros de la Seguridad Nacional, entre otros. Actualmente, las autoridades elaboran un inventario de los fondos y propiedades del grupo.

Pese a estas medidas, Al Borai aseguró que "no hay nada que prohíba a miembros de los Hermanos Musulmanes que no tengan sus manos manchadas de sangre de musulmanes que formen una ONG si cumplen la ley".

El Ejecutivo retiró ayer la asociación del registro de ONG, y hace dos días un órgano consultivo recomendó la disolución también de su brazo político, el Partido Libertad y Justicia (PLJ). Fundada en 1928 por Hasan el Bana, la cofradía fue ilegalizada en 1954 por Gamal Abdel Naser, una situación que se mantuvo durante los regímenes posteriores.

Durante el mandato de Hosni Mubarak, la Hermandad fue, sin embargo, semitolerada e incluso logró 88 escaños de candidatos que concurrieron como independientes en las elecciones legislativas de 2005.

Su situación de alegalidad, muy criticada por sus detractores, no les impidió formar un partido, el PLJ, y arrasar en los comicios parlamentarios celebrados en 2011, tras el derrocamiento de Mubarak. En marzo pasado -cuando Mohamed Mursi, uno de sus dirigentes, ocupaba la jefatura de Estado-, finalmente se constituyó de forma oficial como ONG.

Asimismo, el jefe del Ejército egipcio, Abdelfatah al Sisi, no descarta presentarse como candidato a las próximas elecciones presidenciales en el país árabe, cuya fecha aún no se ha fijado, en una entrevista publicada hoy en el diario independiente [i]Al Masry al Youm[/i].

En respuesta a una pregunta a este respecto, Al Sisi subrayó que "el asunto es muy importante" y consideró que "el momento actual es inadecuado para plantear esa pregunta en medio de los desafíos y peligros que atraviesa el país".

La situación "requiere que no distraigamos la atención y los esfuerzos del cumplimiento de los pasos de la hoja de ruta para el futuro, que generará una nueva realidad difícil de valorar ahora", subrayó el también ministro de Defensa, quien, tras una breve pausa, agregó que "lo que Dios desee, se cumplirá".

Destacó que su deseo es que la etapa transitoria de nueve meses, trazada por el Ejército, se cumpla sin demora para cumplir los objetivos de la revolución hecha por el pueblo. Varias plataformas populares de recogida de firmas han surgido recientemente en Egipto para pedir a Al Sisi, quien hasta ahora se había mostrado remiso en público, que concurra a las presidenciales.

El jefe de las Fuerzas Armadas es considerado como el "hombre fuerte" de Egipto, tras el derrocamiento militar de Mursi el pasado 3 de julio. Asimismo, la comisión encargada de enmendar la Constitución egipcia se inclina a favor de que las Fuerzas Armadas tengan el derecho a nombrar al ministro de Defensa durante los dos próximos mandatos presidenciales, señalaron hoy fuentes de ese órgano.

Uno de los miembros de la comisión y presidente del subcomité sobre el sistema de gobernanza, el politólogo Amr al Shobaki, explicó hoy en una rueda de prensa que, tras ese periodo, la medida sería revisada. La comisión está finalizando el primer borrador de la nueva Carta Magna, suspendida desde que los militares depusieron a Mursi.

Las declaraciones de Amr al Shobaki coinciden con el creciente temor en algunos sectores de la población egipcia a que las Fuerzas Armadas vuelvan a monopolizar la vida política del país. Al Shobaki reconoció que las discusiones sobre los artículos relacionados con los asuntos militares son "muy difíciles".

También acusó a los Hermanos Musulmanes de haber querido vengarse del Ejército durante el año de mandato de Mursi, lo que -a su juicio- justifica la preocupación del Ejército hacia su estatus y el del ministro de Defensa en la Constitución.

El portavoz de la comisión, Mohamed Salmaui, dijo que, como estaba previsto, tendrán concluido un primer borrador de las enmiendas constitucionales antes de la festividad musulmana del "Aid al Adha" o Fiesta del Sacrificio, que comienza el próximo martes.

Salmaui afirmó que tras esta festividad se reunirán los distintos comités para acordar una versión definitiva, que será discutida por la comisión. Compuesta por cincuenta representantes políticos, religiosos y de la sociedad civil, la comisión recibió las propuestas de enmiendas de manos de un grupo de diez expertos jurídicos.

Una vez reformada, la nueva Carta Magna será sometida a referéndum, en el primer paso de la hoja de ruta elaborada por los militares tras el golpe de estado que derrocó a Mursi, que incluye también la celebración de elecciones parlamentarias y presidenciales.