EU rechaza haber dado bombas de fragmentación a Arabia Saudita

Washington negó haber entregado las armas a la coalición internacional en Yemen liderada por Riad, mientras soldados "en cantidad limitada" de dicha alianza fueron ya desplegados por primera vez ...
Una mujer yemení, miembro de una milicia leal al presidente Abedrabbo Mansur Hadi, posa con un arma en la ciudad de Taez
Una mujer yemení, miembro de una milicia leal al presidente Abedrabbo Mansur Hadi, posa con un arma en la ciudad de Taez (AFP)

Washington, Adén

Estados Unidos negó este domingo haber entregado armas con bombas de fragmentación, potencialmente peligrosas para los civiles, a la coalición internacional que combate en Yemen bajo dirección de Arabia Saudita.

Washington ha entregado a Riad armas "que respetan la estricta condición de que deben explotar casi por completo", dijo en un correo electrónico dirigido a la AFP un representante del Departamento de Defensa de Estados Unidos, según el cual menos de 1% de esas armas son susceptibles de no explotar.

Cuando no explotan, estas bombas, que contienen decenas de municiones, se transforman de hecho en minas que pueden matar o mutilar a civiles, y esto mucho tiempo después de su lanzamiento, según denuncian organizaciones de derechos humanos.

La organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) afirmó el domingo que la coalición dirigida por Riad utilizaba este tipo de armas en sus bombardeos a posiciones de los rebeldes chiitas.

Quienes reciben este tipo de armamento "deben además comprometerse a que las armas con submuniciones sean solamente empleadas contra blancos militares claramente definidas y no contra zonas donde se hallan civiles o zonas habitadas", agregó el alto funcionario militar. "Es, por supuesto, un elemento crucial de esta política", agregó.

Fotos, un video y otros elementos creíbles fueron difundidos desde mediados de abril y tienden a demostrar que bombas de racimo fueron utilizadas estas últimas semanas en operaciones aéreas de la coalición contra bastiones de los rebeldes hutíes en el norte de Yemen, en la zona de Saada, señala HRW en un comunicado.

La organización asegura haber establecido a través de imágenes satelitales que estas submuniciones habrían sido lanzadas en una región cultivada, a 600 metros de zonas habitadas. Las bombas de fragmentación que explotan a posteriori están prohibidas por un tratado adoptado en 2008 por 116 países, pero no por Arabia Saudita, Estados Unidos o Yemen, indica HRW.

Soldados ya están en Yemen

De otra parte, soldados "en cantidad limitada" de la coalición que dirige Arabia Saudí fueron desplegados este domingo por primera vez en suelo yemení desde el inicio de la campaña militar para apoyar a las fuerzas que luchan contra los rebeldes chiitas hutíes, según responsables locales.

Un periodista de la AFP vio a varios hombres con uniformes militares en las inmediaciones del aeropuerto. "Una fuerza limitada de la coalición llegó a Adén", dijo a la AFP un funcionario yemení, que pidió el anonimato, agregando que se esperaba la llegada de más soldados a la ciudad.

Pero en Riad, el portavoz saudí de la coalición, el general de brigada Ahmed al Asiri, negó que se tratase de una gran ofensiva terrestre. "Puedo asegurar que no ha habido ningún desembarco el domingo en Adén", afirmó.

Hasta ahora, la coalición árabe que interviene en Yemen se había limitado a efectuar bombardeos aéreos. Uno de los jefes de la "resistencia popular", colectivo de fuerzas que combaten a los rebeldes hutíes, confirmó la presencia de militares de la coalición en la ciudad.

"Una fuerza limitada de la coalición llegó a Adén para ayudarnos a hacer frente a los hutíes y a los soldados fieles a (el presidente Alí Abdalá) Saleh", indicó a la AFP.

Según este responsable, los soldados van a apoyar a los combatientes locales de la "resistencia popular" que rodean a los insurgentes, atrincherados en el aeropuerto internacional de la ciudad, donde volvieron a producirse combates en la noche y por la mañana.

Esta infraestructura estratégica ha cambiado de manos en varias ocasiones desde la llegada de los rebeldes a Adén el 26 de marzo, el mismo día que comenzaron los bombardeos aéreos de la coalición y que el presidente yemení, Abd Rabo Mansur Hadi, huyó del país para refugiarse en Arabia Saudí.

La cadena de televisión Al Jazeera difundió imágenes de un grupo de soldados armados camino al barrio de Khor Maksar, cerca del aeropuerto, y un cámara de la AFP también constató la presencia de los soldados, visiblemente disgustados por ser filmados.

Según otras fuentes de la "resistencia popular", se trataría de unas pocas decenas de soldados de origen yemení pertenecientes a las fuerzas armadas de Arabia Saudí o de Emiratos Árabes Unidos.

Interrogado en televisión al respecto, el general de brigada Asiri respondió que "dar precisiones" no iba en "interés de la seguridad de quienes llevan a cabo operaciones".

Violentos combates cerca del aeropuerto

Este domingo se produjeron violentos combates no lejos del aeropuerto, indicaron vecinos, y aviones de la coalición bombardearon el aeropuerto y sus inmediaciones, según un responsable. Egipto, por su parte, anunció que prolonga el mandato de sus efectivos militares con esta coalición árabe.

Arabia Saudí recibe cada vez mayores críticas por la campaña militar en Yemen, que ya dura cinco semanas, y cuyo objetivo es restablecer en el gobierno a Hadi y expulsar a los rebeldes chiitas. El número de víctimas civiles no deja de aumentar -más de 1,200 muertos desde mediados de marzo, según la ONU- y la situación humanitaria es calificada de catastrófica.