EU rechaza diálogo con secuestradores de niñas

La Casa Blanca critica la posibilidad abierta ayer por el gobierno de Nigeria de negociar con los extremistas que retienen a 223 estudiantes.
En París, las ex primeras damas Carla Bruni (de lentes) y Valérie Trierweiler (der.) pidieron su liberación.
En París, las ex primeras damas Carla Bruni (de lentes) y Valérie Trierweiler (der.) pidieron su liberación. (Philippe Wojazer/Reuters)

Abuya-Washington

La Casa Blanca aseguró ayer que no apoya la posibilidad de una negociación entre el gobierno de Nigeria y la milicia radical islámica Boko Haram para el rescate de las 223 menores secuestradas, al considerar que no forma parte de su política hacer concesiones a secuestradores.

"Nigeria es la que decide cómo enfrentar a Boko Haram en este caso, por supuesto, y nosotros tenemos un rol secundario. Pero es la política de Estados Unidos negar a los secuestradores los beneficios de sus actos criminales, y eso incluye recompensas o concesiones", recordó el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, en rueda de prensa.

Las autoridades nigerianas dejaron ayer la puerta abierta a una negociación con el grupo islamista, después de que el líder fundamentalista Abubakar Shekau divulgara un video en el que exige la libertad de sus militantes para poner fin al secuestro de las niñas.

"Nigeria ha estado siempre abierta al diálogo con los insurgentes", declaró a la prensa el ministro nigeriano de Asuntos Especiales, Taminu Turaki, quien dirigió en 2013 un comité encargado de analizar un programa de amnistía con Boko Haram.

"Estamos dispuestos a discutir sobre todos los problemas, y las estudiantes secuestradas forman parte de ellos", añadió.

Esta disposición al diálogo, después de un rechazo el lunes, coincide con la visita del comandante de las fuerzas armadas estadunidenses para África (AFRICOM, por sus siglas en inglés), general David Rodríguez, a la capital nigeriana para ayudar a encontrar a las jóvenes rehenes.

El vocero Jay Carney confirmó, además, que EU está llevando a cabo vuelos de reconocimiento con aviones no tripulados, conocidos como drones, en coordinación con el gobierno de Nigeria, a fin de facilitar la localización de las adolescentes.

El Pentágono, además del despliegue de drones, está compartiendo imágenes de satélite con el gobierno nigeriano y envió expertos militares, policiales y de desarrollo para ayudar en la búsqueda de las niñas.

El equipo está conformado por unas 30 personas de los departamentos de Defensa y de Estado, además de personal del Buró Federal de Investigaciones (FBI), en el que hay expertos en inteligencia y en situaciones de secuestro.

Las jovencitas fueron secuestradas el 14 de abril en una escuela de la localidad de Chibuk (norte)y se estima que alrededor de 130 de ellas aparecen en la cinta divulgada el lunes por la milicia islámica.

Boko Haram, que significa en lengua tribal "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer la sharia o ley musulmana en Nigeria, país de mayoría islamista en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

Desde que la policía acabó en 2009 con el entonces líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que ha dejado más de tres mil muertos.

Ayer, el presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, pidió al parlamento que vote una ampliación por seis meses del estado de excepción instaurado en marzo en tres estados del nordeste del país, blanco de los insurgentes islamistas.

En ese contexto, el partido islamista Al Nahda, mayoritario en el parlamento de Túnez, pidió a Boko Haram la liberación "sin condiciones" de las niñas que el grupo mantiene secuestradas.

Además, el principal partido islamista tunecino rechazó que se "obligue a las personas a que adopten el Islam", por considerarlo una coacción que "contradice las enseñanzas de la religión y una violación de la libertad y de los derechos humanos más básicos".

En el video del lunes, Shekau dice que las cautivas, en su mayoría cristianas", ya fueron "convertidas al islam".