EU reafirma apoyo a "pausadas" negociaciones de paz para Siria

Washington insistió hoy en que el diálogo de paz auspiciado por la ONU en Ginebra es la mejor opción, a pesar del abandono de la oposición y la violencia, que hoy se cobró la vida de 44 civiles en ...
Residentes de la ciudad turca de Kilis huyen tras el estallido de cohetes lanzados desde territorio sirio
Residentes de la ciudad turca de Kilis huyen tras el estallido de cohetes lanzados desde territorio sirio (AFP)

Washington, Beirut

Estados Unidos insistió el martes en que las conversaciones de paz medidas por la ONU siguen siendo la mejor opción para Siria, pese al incremento de la violencia y la partida de la oposición. Bombardeos aéreos atribuidos al gobierno sirio provocaron la muerte de al menos 44 civiles en mercados el martes y los delegados de la oposición "postergaron" las negociaciones en Ginebra.

Pese al aparente rompimiento de las negociaciones, el portavoz del Departamento de Estado John Kirby dijo que Washington todavía cree que el cese de las hostilidades se mantiene, urgiendo a los grupos opositores a reanudar las conversaciones, al tiempo que responsabilizó al gobierno de Bashar al Asad de la mayoría de las violaciones de la tregua.

"Seguimos confiando en el proceso político, en la importancia de estas conversaciones", dijo Kirby. La oposición siria anunció el lunes al enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, que suspendía su participación "formal" en las negociaciones al considerar "inaceptable" proseguirlas, cuando el régimen de Damasco sigue "bombardeando y matando de hambre a los civiles".

La coalición siria de la oposición, que reúne las principales formaciones en el exilio, calificó estos ataques, entre los más mortíferos desde el inicio del alto el fuego, de "masacres".

Por su lado, Damasco se dice dispuesto a discutir la creación de un gobierno de coalición con la oposición, pero no a negociar el futuro del presidente Bashar al Asad, declaró el martes a la AFP Bashar al Jaafari, el embajador de Siria en la ONU. El futuro del presidente sirio es el principal punto de desacuerdo entre los dos bandos.

44 civiles muertos en bombardeos

Al menos 44 civiles murieron el martes en bombardeos contra dos mercados en el noroeste de Siria, una masacre que se produjo en un contexto de bloqueo de las negociaciones de paz en Ginebra tras el abandono de la oposición.

La oposición siria anunció el lunes al enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, que suspendía su participación "formal" en las negociaciones al considerar "inaceptable" proseguirlas, cuando el régimen de Damasco sigue "bombardeando y matando de hambre a los civiles".

Según el Observatorio Sirios de Derechos Humanos (OSDH), al menos 44 civiles perdieron la vida en bombardeos, al parecer de la aviación siria, contra dos mercados en la provincia de Idleb, en el noroeste del país, en manos del Frente Al Nosra, la rama siria de Al Qaeda.

Las zonas ocupadas bajo control de esta organización yihadista, así como las controladas por el grupo Estado Islámico (EI), están excluidas de la tregua entre el régimen y rebeldes, en vigor desde finales de febrero.

Según el OSDH, en la misma provincia, tres niños murieron en ataques de obuses lanzados por los rebeldes islamistas en el pueblo chiita de Kafraya, uno de los dos últimos municipios en manos del régimen de Bashar al Asad en esta provincia.

La coalición siria de la oposición, que reúne las principales formaciones en el exilio, calificó estos ataques, entre los más mortíferos desde el inicio del alto el fuego, de "masacres".

"Escalada de violencia peligrosa"

"Atacar los mercados populares llenos de civiles representa una escalada de violencia peligrosa", afirmó la coalición en un comunicado. Se trata de una "prueba suplementaria de la validez (...) de la elección del Alto Comité de Negociaciones (ACN) de suspender su participación en las negociaciones" de Ginebra, agregó.

Los principales responsables de la oposición empezaron a irse de Ginebra y sólo quedó un equipo "técnico", anunció el martes el coordinador general del ACN, Riad Hijab. Hijab deploró que "no hubiera tregua en el terreno porque nadie pide rendir cuentas a los que violan" el alto el fuego.

Pidió al Consejo de Seguridad que "reconsidera" el acuerdo. "Tienen que haber observadores internacionales en el terreno y que la ONU constate las violaciones (de la tregua) y pedir cuentas a los culpables", advirtió.

"Cortina de humo"

Para Karim Bitar, director de investigación en el Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicos (Iris), "la oposición parece haber llegado a la conclusión de que estas negociaciones sólo eran una cortina de humo para permitir que el régimen consolide su base".

"Rusos y estadunidenses siguen coordinando sus esfuerzos y pidiendo el respeto de la tregua, pero incluso las grandes potencias se ven hoy en día incapaces frente al enredo sirio", continúa el analista.

A pesar del abandono de la mesa de diálogo de la coalición opositora, para el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, las negociaciones "no están congeladas" porque "aparte del grupo de Riad (el ACN), una delegación del gobierno, delegaciones de grupos que se reunieron en Moscú, El Cairo y en Astana, y el grupo de Hmeimim participan en las negociaciones".

Por su lado, el régimen se dice dispuesto a discutir la creación de un gobierno de coalición con la oposición, pero no a negociar el futuro del presidente Bashar al Asad, declaró el martes a la AFP Bashar al Jaafari, el embajador de Siria en la ONU. El futuro del presidente sirio es el principal punto de desacuerdo entre los dos bandos.

La oposición insiste en la constitución de un "organismo de transición" con poderes ejecutivos, donde no habría sitio para Bashar al Asad. El régimen en cambio quiere un "gobierno de coalición" con la oposición, bajo la autoridad del presidente. En cinco años, la guerra en Siria ha provocado más de 270 mil muertos y millones de desplazados.