EU se prepara para récord en bajas temperaturas

Los estados de Nueva Inglaterra y del centro y norte del país norteamericano enfrentarán una ola de frío no vista en treinta años que causará que el termómetro llegue a los menos 34°C.
En Manhattan, la tormenta "Hércules" dejó 20 centímetros de nieve.
En Manhattan, la tormenta "Hércules" dejó 20 centímetros de nieve. (Spencer Platt/AFP)

Washington

Estados Unidos, que ya padeció una tempestad invernal, llamada Hércules, que dejó al menos once muertos desde el comienzo del año, se prepara en el norte para soportar un récord de frío, con temperaturas que podrían llevar a una sensación térmica de -50°C.

En los estados del centro y norte del país, los servicios meteorológicos prevén para hoy que las temperaturas oscilen entre los -23°C y los -29°C, con mínimas por la noche que alcanzarían alrededor de -34°C. Peor aún, con vientos en fuertes ráfagas, las sensaciones térmicas podrían descender desde los -45°C hasta los -51°C

Los servicios exhortaron a que todos los que puedan, permanezcan al abrigo en lugares con calefacción durante los próximos días.

“Lleve estas cosas en el coche”, señalaba una aseguradora en Twitter en medio de los vientos helados y fuertes nevadas. “Celular y cargador, pala, mantas, linterna, reservas de alimentos, agua, botiquín, ropa extra”. La prensa calificaba la situación como snowpocalypse, juego de palabras entre “nieve” y “apocalipsis”.

En algunas entidades del país hay de hecho una situación cercana al estado de emergencia, al menos en las mediciones de los meteorólogos. Los estados de Nueva Inglaterra y parte del centro-oeste se preparan para enfrentar las temperaturas más bajas en décadas.

En algunos lugares se esperan para mañana temperaturas de -50 grados centígrados, según el Meteorológico. La sensación térmica podría provocar sabañones (hinchazón y ulceraciones) tras solo diez minutos al aire libre, alertan los canales de televisión. Según CNN, habrá unos 140 millones de personas afectadas hasta mediados de la semana que viene.

Las mínimas récord llevaron al gobernador de Minnesota, Mark Dayton, a cerrar las escuelas mañana, una medida muy poco habitual. La última vez que sucedió fue en 1997.

La seguridad de los niños es la máxima prioridad, dijo Dayton, aunque algunos padres tuvieron problemas para encontrar quién cuide de sus hijos debido a que el aviso se produjo muy sobre la fecha. De todos modos, nadie querría sacar a los niños de casa con una temperatura máxima estimada en -27 grados para Minnesota.

“La exposición a temperaturas extremadamente frías puede ser causa de hipotermia o de congelamiento”, lesión que puede provocar necrosis en la piel, advirtieron los servicios del gobierno. “La piel puede congelarse en apenas cinco minutos con sensaciones térmicas de -45°C”, señalaron los servicios meteorológicos de Minneapolis y Saint Paul, las “Ciudades Mellizas” de Minnesota.

En el vecino estado de Wisconsin, el encuentro de futbol americano que enfrenta hoy a los Green Bay Packers con los 49ers de San Francisco, en el marco de los playoffs de la NFL, podría marcar un récord como el partido disputado con más frío en la historia de la liga estadunidense.

En las ciudades, los conductores y viajeros enfrentan muchos problemas por el intenso tráfico. En Nueva York, el viento incluso arrastró la nieve por las bocas del metro, por lo que los andenes subterráneos estaban helados.

Chicago, la denominada “Ciudad de los vientos” podría batir mañana su récord de temperatura más baja registrada en un día, que fue de -24°C, nivel alcanzado el 18 de enero de 1994 y el 24 de diciembre de 1983, recordó The Weather Channel.

El mismo canal, advirtió ayer que “una de las más frías masas de aire ártico en casi 30 años” sacudirá el Medio Oeste a partir de hoy.

Al menos mil 300 vuelos fueron cancelados ayer en EU y otros cuatro mil sufrieron retrasos, sumándose a los más de tres mil trayectos aéreos cancelados el viernes.

En el vecino Canadá, las nevadas y la temperatura invernal han provocado cortes masivos de energía en Terranova. En Quebec, el termómetro registró -29°C el viernes luego de haber marcado un récord de -33.9°C. Habría que remontarse a 1968 para encontrar registros de frío polar como éstos.

Mientras los estadunidenses tiritan, desde el espacio la visión de la nieve era espectacular. Imágenes de un satélite de la NASA mostraban a Norteamérica cubierta en dos tercios de su territorio completamente de blanco.