Obama autoriza bombardeos a yihadistas en Irak

El presidente de EU dijo que "llegan para ayudar" a petición del gobierno iraquí y dejó claro que no se van a involucrar en otra guerra en ese país; anunció además ayuda humanitaria para desplazados.
Barack Obama, durante su intervención sobre Irak en la Casa Blanca
Barack Obama, durante su intervención sobre Irak en la Casa Blanca (AFP)

Washington

El presidente estadunidense, Barack Obama, anunció hoy que autorizó ataques a posiciones del yihadista Estado Islámico (EI), además de una operación humanitaria para asistir a los desplazados en el norte de Irak. "Hoy, Estados Unidos llega para ayudar", afirmó Obama en una breve declaración en la Casa Blanca.

"Cuando miles de civiles inocentes están en peligro de ser masacrados, y tenemos la capacidad para ayudarlos, lo hacemos", explicó el presidente, quien dijo que la acción había sido solicitada por el gobierno iraquí.

El mandatario señaló, además, que autorizó los ataques aéreos en Irak contra los yihadistas del EI para "proteger los intereses de Estados Unidos", dado que muy cerca de la zona se encuentran asesores militares y diplomáticos estadunidenses. No obstante, Obama dejó claro que EU no se va a ver involucrado en otra guerra en Irak y no enviará "tropas sobre el terreno".

"Estados Unidos no puede mirar para otro lado" cuando se está fraguando un genocidio y existen los recursos militares para impedirlo, y recalcó que la voluntad de EU de actuar en Irak para detener una masacre es el "sello distintivo del liderazgo estadunidense". La decisión de intervención de Obama supone un giro importante en su política exterior, ya que había defendido la idea de no intervención militar en el país después de la retirada de las tropas estadunidenses a finales de 2011.

A la par, el presidente estadunidense anunció que había dado luz verde para una operación aérea de lanzamiento de ayuda humanitaria, principalmente agua y alimentos, a los miles de desplazados en el norte de Irak.

El objetivo de esta ayuda son los casi doscientos mil desplazados, en su mayoría yazidíes kurdos y cristianos, que huyeron en los últimos días de la ofensiva del yihadista Estado Islámico (EI), y se encuentran aislados en el norte de Irak con necesidad urgente de agua, comida, refugio y medicinas.

En la operación también participan cazas estadunidenses, aunque solo en labores de protección, y por el momento no han bombardeado posiciones de los islamistas en la zona, agregó la misma fuente. El presidente estadunidense, Barack Obama, mantuvo esta tarde una reunión con los miembros de su Consejo Nacional de Seguridad para analizar las opciones que tenía EU para ayudar en esta crisis humanitaria


En conferencia telefónica, funcionarios estadunidenses, que pidieron no ser identificados, detallaron que varios aviones de carga militar lanzaron hoy agua y comida para "alrededor de ocho mil personas" de las cerca de 40 mil que se calcula que están aisladas en las proximidades el monte Sinjar, en el kurdistán iraquí. Los funcionarios calificaron la operación de "exitosa" y señalaron que las Fuerzas Armadas estadunidenses tienen capacidad entregas "adicionales" en los próximos días.

Los refugiados son en su mayoría yazidíes kurdos y cristianos, que huyeron en los últimos días de la ofensiva yihadista, y se encuentran aislados en una zona montañosa y desértica del norte de Irak con necesidad urgente de agua, comida, refugio y medicinas. Por ahora, los funcionarios descartaron que se vaya a evacuar el consulado de Erbil, pese a los reportes que dan cuenta de los avances de la ofensiva de los milicianos del EI en la región.

"Estamos confiados en que nuestro consulado es seguro, y nuestra gente continuará trabajando. Nos vamos a asegurar de que EI no se pueda acercar a Erbil", advirtieron.

"Estados Unidos tiene un acuerdo de largo plazo con las fuerzas de seguridad iraquíes", dijo previamente el portavoz presidencial, Josh Earnest, en su rueda de prensa diaria. El portavoz presidencial no descartó ninguna posibilidad de implicación por parte de EU, incluidos los bombardeos sobre las fuerzas yihadistas, salvo la del envío de tropas de combate a la zona.

Los mencionados doscientos mil desplazados que están en el monte Sinyar, que se dirigen al Kurdistán, se sumarán a los más de trecientos mil desplazados y 230 mil refugiados sirios que ya se encuentran allí, lo que hace de esta situación un "desastre de proporciones inmensas", según informaciones procedentes de Irak.

Por su parte, el secretario de Estado, John Kerry, que se encuentra de viaje oficial en Afganistán calificó la decisión de Obama de enviar ayuda y autorizar bombardeos de "vital" porque "el mundo no puede sentarse y ver inocentes morir". "La campaña de terror de EI contra los inocentes, incluidas minorías yazidíes kurdos y cristianos, y sus grotescos y selectos actos de violencia tienen todas las señales de alerta de un genocidio", indicó Kerry en un comunicado.

Desde la oposición republicana, la autorización de bombardeos por parte de Obama fue celebrada, pero se exigió medidas más contundentes. "Debemos ir más allá de un política de medias tintas. El presidente debe desarrollar un estrategia integral para degradar EI. Esta debe incluir la entrega de asistencia militar a nuestros socios del Kurdistán, Irak y Siria que están luchando contra los yihadistas de EI", apuntaron los senadores republicanos John McCain (Arizona) y Lindsey Graham (Carolina del Sur), en un comunicado conjunto

McCain y Graham urgieron, en este sentido, "a ataques aéreos de EU contra líderes, fuerzas y posiciones de EI en Irak y Siria".
Mientras, el Consejo de Seguridad de la ONU, "escandalizado" por el avance de los yihadistas en el norte de Irak, expresó hoy su apoyo a Bagdad en su lucha contra el Estado islámico. 

En una declaración unánime, los quince países miembros del Consejo "invitan a la comunidad internacional a apoyar al gobierno y al pueblo de Irak a hacer todo lo posible para ayudar a aliviar el sufrimiento de la población. Los integrantes del Consejo de Seguridad se declararon "escandalizados" por los miles de yazidíes y cristianos expulsados de sus lugares de residencia por los yihadistas del EIIL y advirtieron que los desplazados necesitan "ayuda humanitaria urgente".

Condenaron además en un comunicado la persecución contra las minorías en Irak, estimando que esos hechos "pueden constituir delitos contra la humanidad" y exhortaron a "todas las partes a facilitar la entrega de ayuda humanitaria". El avance del llamado Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) ha desplazado a miles de civiles en Irak, muchos de ellos pertenecientes a minorías religiosas.

Líderes religiosos y patriarcas caldeos, encabezados por el papa Francisco, pidieron hoy a la comunidad internacional que proteja a los civiles perseguidos en Irak.