EU urge a la "moderación" en Burundi tras supuesto golpe de Estado

Washington pidió a las partes deponer las armas después de que se produjera un supuesto golpe militar para deponer al presidente del país centroafricano, Pierre Nkurunziza, quien se encontraba en ...
Un hombre eleva sus brazos en señal de alegría en una manifestación en Bujumbura a favor del golpe militar contra el presidente Nkurunziza
Un hombre eleva sus brazos en señal de alegría en una manifestación en Bujumbura a favor del golpe militar contra el presidente Nkurunziza (AFP)

Washington

El Gobierno de Estados Unidos urgió hoy a la "moderación" en Burundi y a que las partes enfrentadas depongan las armas tras el supuesto golpe de Estado dado por el Ejército para deponer al presidente de ese país, Pierre Nkurunziza.

"Llamamos a todas las partes a que depongan las armas, pongan fin a la violencia y muestren moderación", comentó en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, al indicar que EU está siguiendo "con preocupación" las noticias que llegan sobre Burundi.

Por su parte, un portavoz del Departamento de Estado, Jeff Rathke, sostuvo que EU apoya la declaración emitida hoy en Tanzania por los jefes de Estado de los cinco países que integran la Comunidad de África Oriental (EAC, por su sigla en inglés), en la que piden "el fin de la violencia" y la celebración de "elecciones pacíficas" en Burundi.

El Ejército de Burundi aseguró hoy haber depuesto a Nkurunziza, quien negó después que el golpe de Estado haya tenido éxito en el país, donde miles de ciudadanos se han manifestado en contra del mandatario en las últimas semanas.

Nkurunziza, que se encontraba en Dar es Salaam para participar en una cumbre de la EAC para abordar la crisis burundesa, ya ha abandonado Tanzania en dirección todavía desconocida. Mientras, el aeropuerto de Buyumbura, la capital de Burundi, y las fronteras terrestres del país han sido cerradas bajo el control del Ejército.

"Estamos especialmente centrados en garantizar que los funcionarios de Burundi respeten los procedimientos y prácticas democráticas básicas, en su intento de gobernar el país", señaló Earnest al afirmar que hay "preocupaciones legítimas" en este momento acerca de que "eso no está ocurriendo".

Este supuesto golpe de Estado se produce tras semanas de violentas protestas, que han llevado a la calle a miles de burundeses para protestar contra la decisión del hutu Nkurunziza de aspirar a un tercer mandato en las elecciones de junio, algo que un gran sector de la población y la oposición consideran ilegal.

La candidatura de Nkurunziza ha suscitado serios temores en gran parte de la población burundesa -perteneciente fundamentalmente a la otra etnia mayoritaria del país, los tutsi-, que apenas hace una década salió de una guerra civil (1993-2005).