EU prohíbe llevar líquidos en equipaje de mano en vuelos hacia Rusia

El presidente Barack Obama dijo en una entrevista con la NBC que "los rusos tienen un enorme interés" en prevenir "cualquier tipo de acto terrorista o de violencia" en los Juegos de Invierno ...

Washington

La agencia estadunidense de seguridad en el transporte prohibió hoy temporalmente que los pasajeros lleven líquidos, geles o aerosoles en el equipaje de mano en vuelos hacia Rusia, donde el viernes comienzan los Juegos Olímpicos de invierno en Sochi. Esta directiva se conoció un día después de que Estados Unidos advirtiera a las líneas aéreas que extremistas podrían introducir materiales explosivos en tubos de pasta dental en vuelos hacia Rusia.

Al mismo tiempo, el presidente Barack Obama dijo en una entrevista con la NBC que "los rusos tienen un enorme interés" en prevenir "cualquier tipo de acto terrorista o de violencia" y "han puesto un montón de recursos en ello". Obama agregó que Washington hacía todo lo posible para garantizar la seguridad de los atletas y los espectadores en el evento.

En este sentido, el secretario de Estado estadunidense, John Kerry, consideró que los juegos eran seguros. "Si un estadunidense quiere ir, incluida mi hija, le diría que fuera", dijo Kerry, pidiendo no obstante a los viajeros que permanecieran vigilantes. El mes pasado, Rusia prohibió el transporte de líquidos y geles, incluidos los tubos de pasta de dientes, en los equipajes de mano de los vuelos domésticos.

Normas estrictas para el transporte de líquidos y pasta de dientes en el equipaje de mano han estado en vigencia en Estados Unidos a causa de una serie de atentados frustrados luego de los ataques del 11 de septiembre de 2001, pero hasta este momento se permitía introducir cierta cantidad en las cabinas. Los líquidos y geles podrán ser llevados en el equipaje facturado, mientras que las medicinas con prescripción médica sí serán permitidas en cabina.

"Como siempre, nuestra postura con respecto a la seguridad, que incluye siempre una serie de medidas tanto visibles como no, continuará respondiendo y adaptándose apropiadamente para proteger a los estadunidenses de amenazas que evolucionan constantemente", dijo un funcionario del Departamento de Seguridad Interna. "Estas medidas incluyen recopilación de inteligencia y su análisis, utilización de tecnología de punta, inspecciones aleatorias con perros en aeropuertos (...), la restricción temporal de ciertos objetos y medidas tanto visibles como invisibles para las personas", agregó.

En octubre de 1976, exiliados cubanos antagonistas al régimen de Fidel Castro derribaron un avión de Cubana utilizando explosivos escondidos en un tubo de pasta de dientes Colgate, matando a los 78 pasajeros y tripulantes. Delta Airlines dijo en su página web que quienes viajen entre Estados Unidos y Rusia deberán hacer el check-in directamente en el aeropuerto con un funcionario de la compañía, no a través de internet. La compañía llamó a los clientes que viajan "a y desde Rusia a llegar al aeropuerto al menos dos horas antes de la hora de partida".

El jefe del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, por su parte, dijo hoy que los estadunidenses no estaban específicamente amenazados. "El problema realmente lo tienen (los extremistas) con los rusos", dijo el legislador republicano Mike McCaul a CNN. "Sin embargo, si vuelas un avión, tendrás inocentes civiles que podrían incluir estadunidenses", explicó McCaul.

Los juegos se disputan a pocos centenares de kilómetros de las pequeñas e inestables repúblicas del Cáucaso Norte, donde las tropas rusas se enfrentan a una rebelión islamista. El líder de este movimiento, Doku Umarov (dado por muerto por las autoridades el pasado 17 de enero), prometió el pasado julio que se impediría la celebración de los juegos "por todos los medios posibles", ya que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, pretende que sean un escaparate de todo el país.

La preocupación sobre la seguridad se ha acrecentado después de los dos atentados suicidas que causaron 34 muertos a finales de diciembre en Volgogrado, a 700 kilómetros de Sochi.