EU mata a importante líder de Al Qaeda en Siria: Pentágono

Mushin al Fadhli, supuesto jefe del Grupo Khorasan, ligado a la red terrorista, murió el 8 de julio en un ataque aéreo cuando viajaba en su automóvil en el norte del país árabe.
Un niño sirio llora sentado en los escombros de un edificio destruido por un misil lanzado por el ejército sirio en el barrio de Maghayir de Alepo
Un niño sirio llora sentado en los escombros de un edificio destruido por un misil lanzado por el ejército sirio en el barrio de Maghayir de Alepo (AFP)

Washington, Alepo

El supuesto líder del Grupo Khorasan, ligado a la red Al Qaeda, resultó muerto el 8 de julio durante un ataque aéreo estadunidense cuando viajaba en un automóvil en el norte de Siria, informó hoy una fuente del Pentágono.

Mushin al Fadhli "era un facilitador de Al Qaeda que estaba entre los pocos líderes de ese grupo que recibió información previa de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos", dijo el capitán Jeff Davis, vocero del Departamento estadunidense de Defensa.

El ataque aéreo ocurrió en las proximidades de la ciudad siria de Sarmada, acotó el portavoz militar. Fadhli era además "líder de una red de veteranos operativos de Al Qaeda, a veces llamado el Grupo Khorasan, que organizaba ataques contra Estados Unidos y sus aliados", añadió Davis.

El vocero del Pentágono dijo que Fadhli también tuvo participación en ataques realizados en octubre de 2002, en especial contra infantes de marina estadunidenses en la isla Faylaka, en Kuwait, y contra el navío francés MV Limburg.

La muerte de Fadhli "degradará e interrumpirá las operaciones externas de Al Qaeda contra Estados Unidos y sus aliados", señaló Davis. El grupo Khorasan era una rama minúscula y prácticamente desconocida hasta que se tornó blanco de acciones estadunidenses en septiembre de 2014.

Funcionarios estadunidenses afirman que ese grupo incluye miembros de Al Qaeda en Afganistán y Pakistán que se encuentran en Siria. Expertos señalan que esencialmente hacen parte del Frente Al Nusra, el brazo sirio de Al Qaeda.

En septiembre pasado se habían realizado ataques contra este combatiente, pero las informaciones sobre su muerte nunca habían sido confirmadas. El Departamento de Estado había llegado a ofrecer una recompensa de siete millones de dólares por informaciones que condujeran a la captura o muerte de Fadhli, quien también era buscado por Kuwait y Arabia Saudí.

18 civiles muertos en Alepo

De otra parte, al menos 18 civiles murieron y decenas resultaron heridos hoy por un misil "tierra-tierra" disparado por las fuerzas del régimen sirio contra un barrio del casco antiguo de la ciudad de Alepo, informó una organización no gubernamental.

"El misil cayó cuando la gente estaba guarecida en sus casas en el distrito de Maghayir. Mató a 18 civiles, incluido un niño, e hirió a otras decenas" informó Rami Abdel Rahman, director del Observatorio sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña.

La organización reportó que hay decenas de heridos y que tras el colapso de cerca de 30 casas todavía hay decenas de personas atrapadas entre los escombros. "La mayoría de los civiles murieron mientras estaban en sus casas", señaló Rahman, que cuenta con una nutrida red de información en toda Siria.

El Observatorio difundió fotos que muestran un paisaje devastado y grupos de personas reunidas delante de las ruinas de sus viviendas, que quedaron reducidas a escombros.

Según el Observatorio y otras ONG, el régimen bombardea las zonas controladas por los rebeldes y los yihadistas con bombas de barriles, aunque también con misiles tierra-tierra. Estas armas tienen un gran poder destructor y han dejado miles de muertos e importantes daños en la provincia de Alepo.

Al menos 230 mil personas han muerto desde el comienzo en 2011 del conflicto en Siria, que comenzó con manifestaciones pacíficas reprimidas duramente por el régimen.

En Alepo, una ciudad dividida, se restableció hoy el agua, tras tres semanas de escasez, durante las cuales la rama siria de Al Qaeda había parado la principal estación de bombeo, según el OSDH.

El Frente al Nosra, que controla la estación, situada en el sector rebelde, quería presionar al régimen de Bashar al Asad para que suministre electricidad a toda la ciudad, incluyendo a los sectores que controlan los insurgentes. "Al Nosra logró que el régimen suministre electricidad a la ciudad y el agua quedó restablecida", indicó el OSDH.