EU condena "horrenda" masacre cometida por yihadistas en Irak

Los milicianos del Estado islámico en Irak y en Levante (EIIL) afirman haber ejecutado a 1,700 reclutas chiitas de la aviación iraquí en la ciudad de Tikrit, lo que fue calificado como muestra de ...

Washington, Bagdad

Estados Unidos condenó hoy la "horrenda" masacre perpetrada por militantes yihadistas, que afirmaron haber matado a 1,700 miembros de la fuerza aérea iraquí en la norteña ciudad de Tikrit. "La reivindicación hecha por los combatientes del Estado islámico en Irak y en Levante (EIIL), según la cual han masacrado a 1,700 reclutas chiitas de la aviación iraquí, es una horrenda y auténtica muestra de la sed de sangre que tienen estos terroristas", dijo en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado Jennifer Psaki.

Psaki anunció también que Estados Unidos enviará refuerzos de seguridad a su embajada en Bagdad y desplazará a algunos empleados de la región en respuesta a la avanzada de los yihadistas en el país árabe. "Dada la inestabilidad y la violencia en algunas zonas de Irak, nuestra embajada en Bagdad estudia las medidas de seguridad a tomar conjuntamente con el Departamento de Estado", dijo la vocera de la cancillería. "Se enviará personal de seguridad adicional al equipo de Bagdad", añadió.

La embajada "continuará funcionando" y trabajando con los dirigentes iraquíes "para apoyarlos en momentos en que intentan fortalecer el proceso constitucional y defenderse de las inminentes amenazas", afirmó la portavoz. También precisó que algunos empleados serán enviados a los consulados de las ciudades de Basrah (sur) y Arbil (norte).

Irak anunció hoy que había "recuperado la iniciativa" frente a los yihadistas, que esta semana tomaron zonas del centro y norte del país, en un hecho que según el ex mediador de la ONU Lajdar Brahimi se debe a la pasividad de la comunidad internacional en la vecina Siria. Bagdad anunció que las fuerzas regulares mataron a 279 insurgentes en las últimas 24 horas, un balance que no se ha podido verificar de forma independiente.

Ante la escalada de los yihadistas, Estados Unidos desplegó un portaaviones en el Golfo con vistas a una posible intervención, en momentos en que el presidente Barack Obama es muy cuestionado por legisladores republicanos que exigen una intervención aérea.

De otra parte, al menos diez personas murieron en bombardeos llevados a cabo por insurgentes en Tal Afar, una importante ciudad que por el momento ha escapado a la ofensiva de los yihadistas en el norte de Irak, indicaron fuentes policiales y locales. Esos bombardeos contra Tal Afar, una ciudad chiita turkmena, una de las pocas localidades de la provincia de Nínive que no ha caído en manos de los insurgentes, dejaron también 40 heridos, según las mismas fuentes.