EU analiza "herramientas disponibles" para reconducir al gobierno venezolano

Tras la detención del alcalde de Caracas, Antonio Ledesma, la secretaria de Estado adjunta para América Latina expresó la preocupación de su gobierno por lo que "parece ser una escalada de ...
La esposa de Antonio Ledezma, Mitzy Capriles (d), con la esposa de Leopoldo López, Lilian Tintori (i), hoy en Caracas en un acto por Ledezma
La esposa de Antonio Ledezma, Mitzy Capriles (d), con la esposa de Leopoldo López, Lilian Tintori (i), hoy en Caracas en un acto por Ledezma (EFE)

Washington

El gobierno estadunidense analiza posibles "herramientas disponibles" para "conducir" al gobierno venezolano en una dirección más adecuada, como respuesta a la detención del alcalde de Caracas, el opositor Antonio Ledezma, informó hoy la Casa Blanca.

"El Departamento del Tesoro y el de Estado están siguiendo estrechamente la situación, y están considerando las herramientas que pueden estar disponibles para conducir al gobierno venezolano en la dirección que consideran debe apuntar", explicó Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca en su rueda de prensa diaria.

"El gobierno de Venezuela debe respetar los derechos humanos de sus ciudadanos y dejar de amedrentar a sus adversarios políticos", dijo Earnest, y pidió al gobierno venezolano que "libere a los prisioneros políticos, incluidos docenas de estudiantes, el líder de la oposición Leopoldo López y los alcaldes Daniel Ceballos y Antonio Ledezma".

Asimismo, tachó las acusaciones de que Washington estaría apoyando planes para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro de"ridículas", al igual "que todas las acusaciones previas".

Anteriormente, la secretaria de Estado adjunta para América Latina, Roberta Jacobson, expresó la profunda preocupación de su gobierno por lo que "parece ser una escalada de intimidación de la oposición por parte del Gobierno de Venezuela".

Jacobson, que publicó varios tuits sobre Venezuela en español y en inglés, también instó al gobierno de Venezuela a "liberar a los que han sido injustamente encarcelados y a mejorar el respeto a los derechos humanos".

"La única manera de resolver los problemas de Venezuela es a través del diálogo entre los venezolanos, no intentando silenciar las críticas", añadió Jacobson.

La portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, ya había rechazado las acusaciones de Maduro que involucraban a Estados Unidos en los denunciados planes golpistas y pidió a Caracas "dejar de intentar distraer la atención de los problemas económicos y políticos del país".

Por otro lado, el senador Marco Rubio y el congresista Mario Díaz-Balart, ambos republicanos, exigieron la inmediata liberación del alcalde metropolitano de Caracas.

Maduro redobla ofensiva

El gobierno venezolano, que con el telón de fondo de escasez de alimentos y medicinas viene denunciando complots e intentos de magnicidio, redobló su ofensiva contra el ala radical opositora cuando los servicios de inteligencia detuvieron el jueves al alcalde mayor de Caracas, Antonio Ledezma.

Ledezma, retenido en instalaciones del espionaje interno, es el segundo de los tres principales líderes radicales en prisión. Esta semana cumplió un año preso Leopoldo López, mientras que es investigada, pero en libertad, la destituida diputada María Machado.

Los fiscales Katherine Harington y Yeison Moreno imputarán hoy al alcalde por "estar presuntamente incurso en hechos conspirativos para organizar y ejecutar actos violentos contra el gobierno", informó la fiscalía.

El jueves, el presidente Nicolás Maduro había justificado ese arresto en un anuncio pagado y publicado hace una semana en la prensa con la firma de estos líderes radicales, en el que planteaban la necesidad de una transición democrática.

El comunicado opositor denunciaba a "una élite sin escrúpulos de no más de cien personas, que tomó por asalto al Estado para hacerlo totalitario" y exhortaba a "evitar que el ya ineludible derrumbe del régimen desborde los cauces de la paz y la constitucionalidad".

En rueda de prensa, el líder opositor Henrique Capriles exigió hoy al gobierno presentar pruebas de la supuesta conspiración. "¿Maduro cree que poniéndonos presos a todos va a recuperar 50 puntos de popularidad o va a ganar elecciones?", dijo Capriles, quien fue candidato presidencial en dos ocasiones.

La denuncia permanente

Maduro formuló esta acusación de plan golpista en la misma transmisión televisiva en la que informaba que 48 horas antes se había reunido con Fidel Castro durante una nueva visita sin anuncio previo a Cuba, país devenido la obsesión opositora que denuncia la presunta infiltración de agentes cubanos en el gobierno y ejército venezolanos.

El heredero político de Hugo Chávez ha jalonado sus dos años de gestión con reiteradas revelaciones sobre planes golpistas e intentos de magnicidio, con el telón de fondo inflación que roza 70% anual, devaluaciones encubiertas, penuria de bienes básicos y desplome de su popularidad hasta 20%.

Al carecer de límites el gobierno "puede inventar todos los días un cuento, una gran conspiración. Son habituales casi a diario las denuncias sobre magnicidio, o intentos de golpe", sentenció el director de Human Rights Watch, José Manuel Vivanco, en entrevista con Unión Radio.

El analista político de origen chavista y disidente del actual gobierno, Nicmer Evans, en un artículo publicado hoy, denunció las desviaciones y corruptelas en el gobierno enumerando entre otras la "capacidad indiscriminada de descalificar a sus adversarios sin ningún tipo de rigurosidad en la denuncia".

En sus frecuentes intervenciones televisivas en cadena, Maduro gusta de vapulear a sus opositores recurriendo a expresiones populares y a veces bautizándolos con motes linderos con la vulgaridad.

Ledezma es frecuentemente definido como "El Vampiro", López como "el Monstruo de Ramo Verde" y la ex diputada Machado como "La Pelucona" (oligarca), expresiones que suelen arrancar aplausos y vivas de los cuadros y militantes que asisten a los actos presidenciales, muchos uniformados con el color rojo que identifica al partido gobernante.

Tímida protesta

De 59 años y militante de la Alianza Bravo Pueblo, Ledezma fue apresado en un impresionante operativo en el que tropas de asalto de los servicios de inteligencia, con armas largas, capuchas y chalecos antibalas, forzaron su oficina.

Ledezma fue electo en 2009 y reelecto en 2013 alcalde mayor de Caracas, que agrupa a cinco municipios metropolitanos, pero su función ha sido progresivamente limitada porque el gobierno nacional restringió sus atribuciones y las reasignó a otros cargos ocupados por sus fieles.

El arresto motivó la noche del jueves tímidos y espontáneos golpeteos de cacerolas desde las ventanas de domicilios, en una Caracas que parece cada vez más reticente a participar en protestas callejeras. Hoy, menos de 200 personas asistieron a un mitin convocado por la ex diputada Machado en apoyo a Ledezma.

La escasa movilización opositora en diferentes convocatorias de las últimas semanas coincide con la decisión de autorizar a los cuerpos de seguridad el uso de "fuerza mortal" para controlar el orden público, firmada a fin de enero por el general Vladimir Padrino López, ministro de Defensa y jefe del Comando Estratégico Operacional.

Preocupación en América Latina


Gobiernos y organismos latinoamericanos expresaron hoy su preocupación por la situación política en Venezuela luego de la detención del alcalde mayor de Caracas, el opositor Antonio Ledezma, acusado de promover un supuesto golpe de Estado.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que espera que a los opositores se "les respeten sus derechos". "En el caso del alcalde Antonio Ledezma esperamos que cuente con todas las garantías para un debido proceso", dijo.

"Nos preocupan, por supuesto, los últimos acontecimientos. Hemos manifestado, en privado y en público, nuestro deseo de que a los opositores se les respeten sus derechos e inclusive hemos pedido la libertad de (el dirigente opositor) Leopoldo López", aseguró el presidente colombiano.

Santos negó que, como asegura el presidente venezolano Nicolás Maduro, desde Colombia "exista complot alguno en contra de ningún gobierno y, por supuesto, si llego a conocer algo concreto en este sentido, no solo lo condenaría sino que actuaría con toda la contundencia de la ley".

Ante la situación, la reacción de la cancillería de Brasil no se hizo esperar y expresó en un comunicado que sigue con "gran preocupación la evolución de la situación en Venezuela" y llamó a "todos los actores implicados a trabajar por la paz y por la manutención de la democracia".

Brasil "reitera su compromiso por contribuir, siempre que sea solicitado, para retomar el diálogo político amplio y constructivo en Venezuela", precisó la nota oficial, que no alude directamente a la detención de Ledezma. De su lado, el gobierno chileno también expresó su inquietud tras la detención de Ledezma.

"Sin duda existe preocupación porque el cuadro de polarización en Venezuela podría ser un obstáculo significativo para el diálogo entre Gobierno y oposición", declaró Alvaro Elizalde, portavoz del gobierno chileno.

"Chile ha impulsado en el marco de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) una serie de iniciativas para promover dicho diálogo y de esa forma superar este cuadro de polarización con pleno respeto al estado de Derecho", agregó Elizalde.

Ledezma, considerado uno de los líderes más enérgicos de la oposición venezolana, fue detenido el jueves por los servicios de inteligencia. Su arresto sigue al de Leopoldo López, que esta semana cumplió un año en prisión acusado de incitar a la violencia en las protestas del año pasado, que dejaron 43 muertos.

"Fuerte alarma": OEA

Sobre la detención de Ledezma, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza declaró que "ha provocado una fuerte alarma por la forma en que esta se llevó a cabo, y por el carácter de mandatario electo en ejercicio de su cargo".

A la vez, destacó "la necesidad de que se aclaren las denuncias sobre intentos de rompimiento de la institucionalidad democrática y se respeten las garantías del debido proceso". En Argentina, el alcalde de Buenos Aires y aspirante presidencial opositor Mauricio Macri consideró "inaceptable" la detención de Ledezma.

Por su parte, el alcalde opositor de Quito, Mauricio Rodas reaccionó por Twitter: "Mi solidaridad con el colega @ alcaldeledezma de Caracas ante su arbitraria detención que ignora el respeto a legalidad y voluntad popular"

Más temprano, el secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, aseguró que una comisión del organismo, conformada por los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador, prepara una visita a Venezuela con miras a una próxima reunión extraordinaria sobre la situación de ese país.

La nota discordante de la región la dio Cuba, aliado de Caracas, emitiendo una nota de apoyo al gobierno de Nicolás Maduro y en la que ratifican que los "colaboradores cubanos" que trabajan en Venezuela permanecerán allí.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba expresó "su invariable solidaridad y apoyo al pueblo y al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y a su legítimo Presidente Nicolás Maduro Moros, frente al reciente intento de golpe de Estado, los planes de atentado y las conspiraciones posteriormente denunciadas".

"Cuba repudia la guerra económica y mediática contra la Revolución Bolivariana y rechaza enérgicamente las declaraciones y acciones injerencistas de Estados Unidos y de la Organización de Estados Americanos, que alientan y promueven la subversión interna, en violación de la soberanía, la independencia y la libre determinación del pueblo venezolano", señaló la nota.


El gobierno estadounidense analiza posibles "herramientas disponibles" para "conducir" al gobierno venezolano en una dirección más adecuada, como respuesta a la detención del alcalde de Caracas, el opositor Antonio Ledezma, informó hoy la Casa Blanca.

"El Departamento del Tesoro y el de Estado están siguiendo estrechamente la situación, y están considerando las herramientas que pueden estar disponibles para conducir al gobierno venezolano en la dirección que consideran debe apuntar", explicó Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca en su rueda de prensa diaria.

"El gobierno de Venezuela debe respetar los derechos humanos de sus ciudadanos y dejar de amedrentar a sus adversarios políticos", dijo Earnest, y pidió al gobierno venezolano que "libere a los prisioneros políticos, incluidos docenas de estudiantes, el líder de la oposición Leopoldo López y los alcaldes Daniel Ceballos y Antonio Ledezma".

Asimismo, tachó las acusaciones de que Washington estaría apoyando planes para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro de "ridículas", al igual "que todas las acusaciones previas".

Anteriormente, la secretaria de Estado adjunta para América Latina, Roberta Jacobson, expresó la profunda preocupación de su gobierno por lo que "parece ser una escalada de intimidación de la oposición por parte del Gobierno de Venezuela".

Jacobson, que publicó varios tuits sobre Venezuela en español y en inglés, también instó al gobierno de Venezuela a "liberar a los que han sido injustamente encarcelados y a mejorar el respeto a los derechos humanos".

"La única manera de resolver los problemas de Venezuela es a través del diálogo entre los venezolanos, no intentando silenciar las críticas", añadió Jacobson.

Por otro lado, el senador Marco Rubio y el congresista Mario Díaz-Balart, ambos republicanos, exigieron la inmediata liberación del alcalde metropolitano de Caracas.

"El arresto del alcalde Antonio Ledezma y el hostigamiento a otros miembros claves de la oposición democrática son sólo el último ejemplo de la opresión cobarde y paranoica del pueblo venezolano por parte del régimen de Maduro", dijo Rubio a través de un comunicado.

Rubio consideró que el arresto de Ledezma "es una prueba más de que Nicolás Maduro no se detendrá ante nada para garantizar su tiranía y el silenciar las demandas del pueblo venezolano por un futuro democrático y libre".

Díaz-Balart denunció "la represión brutal" a la que están siendo sometidos los opositores en Venezuela.

"Maduro está desesperado por aferrarse al poder", según Díaz-Balart, quién consideró que "el legado de Chávez-Maduro de una inflación galopante, escasez, corrupción e intolerancia a cualquier oposición han quebrado Venezuela, corrompido sus instituciones democráticas y reprimido una sociedad civil otrora vibrante", añadió el congresista por Florida.

Ledezma, alcalde de Caracas desde 2008 y uno de los líderes más conocidos de la oposición venezolana, fue detenido este jueves por su supuesta vinculación con una conspiración para "organizar y ejecutar" actos violentos contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

A comienzos de este mes, la Administración del presidente estadounidense Barack Obama anunció una ronda de sanciones contra funcionaros del gobierno de Caracas, a quienes se les suspenden las visas para viajar a EEUU.