EU niega visas a funcionarios venezolanos por violaciones a derechos humanos

Mientras Washington anunciaba las nuevas medidas punitivas a funcionarios chavistas por la reciente represión de las manifestaciones, el líder de la coalición opositora MUD renunciaba a su cargo.
El ministro de Exteriores de Venezuela, Elías Jaua (c), calificó las medidas de EU de "represalia" por el papel de Venezuela en América Latina
El ministro de Exteriores de Venezuela, Elías Jaua (c), calificó las medidas de EU de "represalia" por el papel de Venezuela en América Latina (EFE)

Washington, Caracas

Estados Unidos negó hoy visas de viaje a un "número de funcionarios" venezolanos a los que acusa de violaciones de derechos humanos durante recientes protestas antigubernamentales, lo que anuncia nuevas fisuras en los frágiles lazos bilaterales.

"El secretario de Estado decidió imponer restricciones de viaje a Estados Unidos a un número de funcionarios venezolanos que son responsables o cómplices de violaciones de derechos humanos", dijo en un comunicado Marie Harf, portavoz del Departamento de Estado. "Nuestro mensaje es claro: aquéllos que cometen esos abusos no serán bienvenidos en EU", dijo Harf.

Washington no publicó los nombres de los afectados, pero otro vocero del Departamento de Estado indicó que la medida abarca a funcionarios judiciales, policiales y militares, así como a ministros y asesores del presidente Nicolás Maduro, electo en 2013 tras la muerte de Hugo Chávez (1999-2013).

Estas restricciones les impedirán viajar a EU, país que los chavistas tildan de "imperio", aunque en ocasiones es destino vacacional de dirigentes oficialistas. Caracas respondió hoy a través de su canciller, Elías Jaua, que la medida es una "represalia" por el papel de Venezuela en América Latina.

"Son acciones desesperadas que ellos toman contra nosotros (...) pero bienvenida sea su furia", afirmó. A decir del canciller venezolano, esta decisión es la respuesta de Estados Unidos al hecho de que Venezuela fue visitada la semana pasada por el presidente chino, Xi Jinping, y a que este martes acogió la cumbre del Mercosur.

"Estados Unidos no entiende, ni puede oír, ni ver lo que está pasando, sólo tienen como respuesta el garrote (...). Les ha dolido mucho esto y en vez de quedarse calladitos, lo hacen evidente", sentenció.

Las sanciones están concentradas en un grupo de funcionarios a los que Washington acusa de abusos durante las protestas antigubernamentales que sacudieron varias ciudades venezolanas entre febrero y mayo, con un saldo de 43 muertos y cientos de heridos.

Del millar de detenidos durante las manifestaciones, unos 80 aún siguen encarcelados. El Departamento de Estado denunció en el comunicado que el gobierno venezolano respondió a las manifestaciones con "detenciones arbitrarias" y "uso excesivo de la fuerza", y en repetidas ocasiones ha buscado intimidar judicialmente a la disidencia, limitar la libertad de prensa y silenciar a los opositores.

Las sanciones ocurren tras meses de tensiones entre Washington y Caracas por acusaciones mutuas, y días después de la detención del general y diplomático venezolano Hugo Carvajal en Aruba a solicitud de Estados Unidos -que lo acusa de tener vínculos con el narcotráfico-, pero que luego fue liberado por orden de Países Bajos.

La detención de Carvajal desató en su momento una dura protesta de Caracas, mientras que el Departamento de Estado consideró su liberación una "burla" a las normas diplomáticas. Washington "sintió que debía mostrar un frente claro" ante el caso de Carvajal y la situación general en Venezuela, dijo a la AFP y en referencia a las sanciones Carl Meacham, director del programa de América del centro de análisis CSIS.

La Cámara de Representantes del Congreso estadounidense aprobó a fines de mayo un proyecto de ley que obligaría al gobierno del presidente, Barack Obama, negar visas y congelar bienes de funcionarios venezolanos implicados en esas violaciones de derechos humanos, mientras el Senado estudia un proyecto similar.

A pesar de la presión del Legislativo, el gobierno de Obama reiteradamente se había distanciado de las sanciones, señalando que no eran necesarias ni oportunas y prefiriendo un diálogo político en Venezuela. Las sanciones seguramente pondrán una piedra en el camino del acercamiento bilateral entre los dos países, sin embajadores desde 2010, pero que designaron encargados de negocios a principios de este mes.

"Sería ingenuo pensar que esa decisión tomada por Estados Unidos no va a tener un efecto negativo en ese reto", señaló a la AFP Michael Shifter, director del centro de estudios Diálogo Interamericano. A pesar de la tensa relación bilateral, EU es el principal comprador de petróleo de Venezuela, que a su vez importa miles de productos de ese país.

De otra parte, Ramón Guillermo Aveledo anunció hoy su renuncia al liderazgo de la coalición Mesa de Unidad Democrática (MUD), la mayor fuerza de oposición política en Venezuela. "Me hago a un lado, sin romper los lazos con el proyecto. No me voy de la Unidad, sólo entrego la secretaría ejecutiva", aseguró Aveledo al cierre de su discurso en un acto público.

La MUD aglutina a más de 30 partidos de la oposición venezolana, y tuvo como candidato a las elecciones presidenciales de 2012 y 2013 a Henrique Capriles, considerado el principal dirigente opositor. "No me voy de esa casa, lo que hago es mudarme de cuarto", agregó Aveledo, quien el martes en una reunión había sido ratificado en la jefatura de la coalición opositora.

El político, del partido socialcristiano Copei y autor de más de una decena de libros, explicó que continuará trabajando con la MUD pero en políticas públicas, gestiones regionales, locales y parlamentarias, así como en la difusión de los logros de la coalición y el diálogo entre venezolanos.

La MUD fue creada en 2009 como una variopinta coalición opositora para enfrentar electoralmente al entonces presidente Hugo Chávez (1999-2013), fallecido, y Aveledo había estado desde su fundación al frente de la secretaría ejecutiva.

En diciembre pasado, luego de las elecciones regionales en las que el chavismo ganó la mayoría de alcaldes y la oposición logró un tímido avance, Aveledo evocó la posibilidad de su renuncia una vez que se abriera el proceso de reorganización de la coalición, que se espera ocurra en el corto plazo.

Tras esas elecciones y al calor de las protestas opositoras que se registraron entre febrero y mayo en Venezuela y que dejaron 43 muertos, analistas han planteado la existencia de divisiones en la MUD.

Aveledo encabezó la delegación opositora que acudió a un diálogo político convocado por el gobierno del presidente Nicolás Maduro para poner fin a las protestas, pero las conversaciones, que se iniciaron en abril, fueron suspendidas en mayo tras la detención de manifestantes.

Uno de los grupos de la MUD, Voluntad Popular, encabezado por Leopoldo López, en prisión desde el 18 de febrero acusado de instar a la violencia en las protestas, rechazó participar en ese diálogo y ha demandando una renovación de la coalición.

Aveledo se encontró este martes con el canciller chileno Heraldo Muñoz, de visita en Caracas para la cumbre del Mercosur, quien ofreció la mediación del gobierno de Santiago para reanudar las conversaciones entre gobierno y oposición.