EU finalmente liberará al espía israelí Pollard el 21 de noviembre

El agente israelí, que se autodefinió en su juicio como "los ojos y oídos de Israel en un área geográfica inmensa que iba desde el Atlántico norte hasta el Océano Índico", lleva 30 años en prisión.
Jonathan Pollard, tras conocer la sentencia hace treinta años, en una foto de archivo
Jonathan Pollard, tras conocer la sentencia hace treinta años, en una foto de archivo (Reuters)

Washington

El espía israelí Jonathan Pollard, condenado a cadena perpetua en 1987 en Estados Unidos, será puesto en libertad el 21 de noviembre tras permanecer 30 años en prisión, anunciaron el martes sus abogados.

"La Comisión de Liberación Condicional emitió una resolución acordando la puesta en libertad a nuestro cliente Jonathan Pollard", dijeron sus abogados Eliot Lauer y Jacques Semmelman en un comunicado agregando que sería liberado el 21 de noviembre próximo.

Según ellos, la decisión fue tomada por unanimidad por los tres miembros de la comisión independiente. La audiencia en la que se tomó la decisión tuvo lugar el 7 de julio en el centro de detención federal de Butner, Carolina del Norte (sureste de EU), donde está encarcelado Pollard.

El agente, un detenido ejemplar, era considerado elegible para ser puesto en libertad condicional en noviembre de 2015 y el gobierno de Barack Obama hizo saber el jueves pasado que no se opondría a ello. Si no se hubiese resuelto esta libertad condicional, Pollard habría pasado otros quince años tras las rejas, subrayaron sus abogados.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, celebró la noticia. "Durante todo este tiempo que pasó en prisión, planteé sistemáticamente la cuestión de su liberación en mis encuentros y conversaciones con los dirigentes de la administración estadounidense que se sucedieron", afirmó.

"Una gran alegría"

Según los abogados, "la decisión de liberar a Pollard no está vinculada a los recientes acontecimientos en Oriente Medio", haciendo referencia implícita al acuerdo sobre el programa nuclear iraní concluido el 14 de julio entre las grandes potencias y Teherán.

Israel quedó muy insatisfecho por este acuerdo y muchos observadores consideran que la liberación de Pollard podría interpretarse como un gesto compensatorio de Estados Unidos hacia su aliado. Pero el secretario de Estado John Kerry, consultado sobre el tema, contestó: "No, no, no. De verdad, ni siquiera hablé con ellos".

Al celebrar la decisión en Estados Unidos como "una gran alegría" en su cuenta de Facebook, la ministra de Justicia de Israel, Ayelet Shaked, también aprovechó para criticar el acuerdo con Teherán.

"Treinta años de sufrimientos finalizarán en noviembre, no por gentileza sino gracias a la ley", escribió en Facebook la ministra israelí de Justicia, Ayelet Shaked. "No a causa del acuerdo catastrófico (nuclear) entre Estados Unidos e Irán, sino por la ley", agregó.

El espía estuvo a punto de servir como moneda de cambio en reiteradas ocasiones, mientras que los israelíes reclamaban esta liberación desde 1985.

Ojos y oídos de Israel

Desde febrero de 1988, un año después de haber sido condenado a perpetua el 4 de marzo de 1987, la prensa estadounidense ya hablaba de un proyecto de intercambio entre Washington, Israel y Moscú. Pero Washington siempre se rehusó a liberar a Pollard porque consideraba que sus actividades habían perjudicado al país.

El vocero del departamento de Justicia estadunidense, Marc Raimondi, recalcó que el gobierno cumple su palabra. "El departamento de Justicia siempre ha sostenido que Jonathan Pollard debería cumplir su sentencia completa por los crímenes serios que cometió, que en este caso implican una sentencia de 30 años, como dicta el estatuto, terminando el 21 de noviembre de 2015", dijo Raimondi.

Estados Unidos nunca dijo de forma oficial qué información había dado Pollard a Israel en los miles de páginas confidenciales transmitidas desde su cargo de analista civil de inteligencia de la US Navy, la marina estadunidense, entre mayo de 1984 y noviembre de 1985, a cambio de 50 mil dólares y la promesa de otros 300 mil.

"Era los ojos y oídos de Israel en un área geográfica inmensa que iba desde el Atlántico norte hasta el Océano Índico", había contado Pollard al declararse culpable. Durante el juicio, fue acusado de estar en el centro de "uno de los peores casos de espionaje en la historia de Estados Unidos".

Según un informe de la CIA de 1987 desclasificado en 2012, las informaciones entregadas portaban sobre países árabes y la Unión Soviética. Contribuyeron a que Israel bombardeara en 1985 el cuartel general de la Organización de Liberación de Palestina, entonces instalado en Túnez, y asesinara en 1988 el número dos de la OLP, Abu Yihad.

Diplomado en Stanford, hijo de un profesor universitario respetado, Pollard tenía 31 años cuando fue arrestado el 21 de noviembre de 1985 en Washington, cerca de la embajada de Israel, donde intentaba refugiarse con su esposa Anne, quien fue luego condenada a cinco años de cárcel.

Pollard luego se divorció para casarse en 1993 con Esther Zeitz. Este judío estadunidense, nacido el 7 de agosto de 1954, obtuvo la nacionalidad israelí en mayo de 1995. Israel recién reconoció en 1998 que había sido espía suyo.