EU despliega armas digitales para atacar al EI en Internet

El jefe del Pentágono, Ashton Carter, revela que han desplegado nuevas armas digitales para atacar al Estado Islámico y acabar con sus comunicaciones, y preparan más ayuda para recuperar Mosul.
Un miembro de las Brigadas Saraya al-Salam, formadas por el clérigo chiita Moqtada Sadr, en un entrenamiento en Al Zubair, cerca de Basora
Un miembro de las Brigadas Saraya al-Salam, formadas por el clérigo chiita Moqtada Sadr, en un entrenamiento en Al Zubair, cerca de Basora (AFP)

Washington

El Ejército de Estados Unidos ha desplegado nuevas armas digitales en Internet para atacar al grupo Estado Islámico (EI) y acabar con sus comunicaciones, la coordinación de sus militantes y sus fuentes de financiación en Siria e Irak, anunció hoy el jefe del Pentágono, Ashton Carter.

"Estamos utilizando herramientas cibernéticas para perturbar la capacidad del Estado Islámico de operar y comunicarse en el campo de batalla virtual", anunció hoy Carter, el primer militar de EU en detallar las operaciones digitales contra el Estado Islámico.

Durante una rueda de prensa en el Pentágono, Carter dijo que EU "está tratando de acelerar" en todos los frentes la campaña contra el grupo yihadista, al que bombardea desde agosto de 2014 en Irak y desde septiembre de ese año en Siria al frente de una coalición internacional.

Según Carter, la nueva ofensiva militar, liderada por el Comando Cibernético del Pentágono, busca "perturbar la capacidad de dirección del Estado Islámico, hacer que pierda confianza en sus redes y, debido a la sobrecarga en sus redes electrónicas, hacer que no puedan funcionar".

Para perpetrar los ataques contra las comunicaciones internas de los terroristas, EU emplea bloqueadores de frecuencia usados para obstaculizar las señales de radio, detalló Carter. Con su rueda de prensa, Carter abrió a la prensa una parte de la ofensiva al grupo yihadista de la que, hasta ahora, el Pentágono había informado con suma cautela.

El Comando Cibernético del Pentágono fue creado en 2009 y su comandante, el almirante Mike Rogers, ya avisó en enero de que el Gobierno de EU estaba en "punto de inflexión" en el uso de armas cibernéticas, desarrolladas con objetivos tanto defensivos como ofensivos. El grupo yihadista EI proclamó un califato a finales de junio de 2014 en Siria e Irak, donde lograron dominar partes del norte y el centro de ambos países.

Apoyo para recuperar Mosul

Asimismo, Ashton Carter afirmó que los estadunidenses quieren aumentar su apoyo militar a las fuerzas iraquíes para recuperar Mosul, en manos del grupo Estado Islámico (EI).

"Tenemos previsto hacer más, tanto en volumen como en el tipo de actividades" militares, explicó el secretario de Defensa durante una conferencia de prensa en el Pentágono con el jefe del estado mayor conjunto, Joe Dunford.

Los militares estadunidenses trabajan en este momento con los militares iraquíes para ver cómo pueden contribuir a "acelerar" la campaña para recuperar la segunda ciudad de Irak de manos de los islamistas, que la controlan desde mediados de 2014, señaló por su lado el general Dunford.

Gracias a las lecciones extraídas de la toma de Ramadi por las fuerzas iraquíes en diciembre, los militares estadunidenses proponen intensificar su apoyo logístico a las fuerzas iraquíes, que lucharán a unos 400 km de Bagdad.

Los militares estadunidenses también volvieron a proponerle a Bagdad recursos "ya ofrecidos" en el momento de la batalla por la toma de Ramadi, y que finalmente no fueron utilizados, indicó Carter.

Los estadunidenses habían puesto a disposición de los iraquíes sus helicópteros de ataque Apache, y poner a sus asesores militares más cerca de la línea del frente. Pero el gobierno iraquí no lo aceptó, sometido sobre todo a las presiones de las poderosas milicias chiítas que ven con malos ojos el fortalecimiento de la presencia norteamericana en Irak.

Washington tiene actualmente cerca de 3,900 militares en Irak, básicamente dedicados a tareas de asesoramiento y formación. "Las operaciones contra Mosul ya comenzaron", afirmó el general Dunford.

"En otras palabras, ya estamos en este momento aislando la ciudad, y lo mismo está ocurriendo en Raqa", la autoproclamada capital del califato yihadista en Siria, dijo. La ofensiva sobre Mosul "no está en un futuro muy lejano", dijo.