EU vigilará "cuidadosamente" retirada de tropas rusas ante Ucrania: Kerry

El secretario de Estado estadunidense, John Kerry, de visita en México, restó importancia hoy al megacontrato de suministro de gas natural que cerraron China y Rusia, considerando que no va a ...
Soldados ucranianos hacen guardia en un vehículo de transporte de personal militar en Izyum, en la región de Kharkiv
Soldados ucranianos hacen guardia en un vehículo de transporte de personal militar en Izyum, en la región de Kharkiv (AFP)

Ciudad de México, Kiev

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, aseguró hoy en México que su país vigilará "cuidadosamente" que se produzca la retirada de tropas rusas de la frontera con Ucrania, tal como lo prometió el presidente Vladimir Putin. "Le damos la bienvenida a la declaración de Putin de hace dos días de que ha dado instrucciones a las tropas que habían sido desplegadas en la frontera con Ucrania de que vuelvan a sus bases de origen", afirmó.

"Si eso ocurre, y lo estaremos observando cuidadosamente, será algo bastante constructivo", dijo el jefe de la diplomacia estadunidense en una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado por su par mexicano, José Antonio Meade. Moscú anunció el pasado lunes la retirada de sus unidades, concentradas desde marzo en la frontera con Ucrania, aunque no se ha producido ningún movimiento de las tropas allí desplegadas, según Estados Unidos y la OTAN.

Kerry confió en que los esfuerzos de cooperación entre europeos, la ONU, el Gobierno interino en Kiev y algunos líderes de Europa del este "que han demostrado gran valor al alzar la voz en pro de la ley y el orden" permita a los ucranianos "determinar su futuro y la desactivación de este conflicto". Rusia ha calificado las elecciones en Ucrania, previstas para el próximo domingo, como "un paso en la buena dirección", pero se ha abstenido de confirmar si reconocerá sus resultados, ya que acusa a las actuales autoridades ucranianas de dar un golpe de Estado.

Interrogado sobre si el acuerdo energético alcanzado hoy entre China y Rusia afectará la situación de Ucrania, Kerry restó importancia al megacontrato de suministro de gas natural que cerraron ambos países, considerando que no va a tener repercusiones en la crisis del país europeo. El contrato, valorado en 400 mil millones de dólares sobre 30 años, "no fue una respuesta repentina" a los sucesos en Ucrania, afirmó el canciller estadunidense.

"Personalmente, no creo que el hecho de que Rusia firme un contrato de gas con China en el que estuvieron trabajando por diez años tenga algún impacto en lo que está a punto de pasar en Ucrania", subrayó. El presidente chino, Xi Jinping, y Putin presenciaron hoy en Shanghái la firma de un acuerdo de 400 mil millones de dólares entre el consorcio ruso Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) para la exportación de gas natural al país asiático.

Algunos expertos han sugerido que este acuerdo ha tenido que ver con la necesidad de Rusia de buscar nuevos compradores de gas tras las sanciones impuestas en su contra por parte de la UE y EU debido a su actuación en Ucrania
. El secretario de Estado de EU insistió en que lo importante en este asunto "es si Rusia va a respetar el derecho de los ucranianos a decidir cuál será su futuro" en las próximas elecciones. Kerry realiza hoy su primera visita oficial a México para avanzar en la agenda común vinculada con temas comerciales, de seguridad y cooperación bilateral.

Estados Unidos aumentó hoy la presión sobre Rusia por su actuación en Ucrania, donde las autoridades movilizan a decenas de miles de policías y voluntarios para garantizar la elección presidencial del domingo ante el temor de provocaciones en el este prorruso del país. A cuatro días de la elección presidencial, el "frente del este" ucraniano conoce una relativa calma después de los enfrentamientos a principios de semana entre rebeldes prorrusos y el ejército en el marco de una operación militar lanzada el 13 de abril.

El presidente interino de Ucrania, Olexandre Turchinov, visitó por primera vez la zona de Slaviansk, uno de los bastiones rebeldes del este, junto a los ministros del Interior y de Defensa. Los habitantes del este "empiezan a comprender que los terroristas separatistas conducen la región hacia al abismo", afirmó Turchinov en un comunicado.

Según los sondeos, el multimillonario prooccidental Petro Poroshenko, de 48 años, parte como gran favorito en esta campaña electoral con 20 puntos de diferencia por delante de la ex primera ministra, Yulia Timoshenko, quien fracasaría en su regreso a la política tras su liberación a finales de febrero. Poroshenko, también conocido como el "rey del chocolate" por su fortuna proveniente de la marca de chocolate Roshen, prometió poner fin a la insurrección en el este y solucionar la crisis con el presidente ruso, Vladimir Putin, en tres meses.

"Conozco bien a Putin. Tengo una gran experiencia en reuniones con él, es un negociador fuerte y difícil", declaró a la AFP Poroshenko, quien estimó que un acuerdo es posible. La crisis ucraniana, nacida a finales de 2013 por un movimiento de protesta proeuropeo en Kiev, implicó el retorno de las ambiciones de Rusia a la escena internacional y abrió un periodo de confrontación entre rusos y occidentales.

Para garantizar la celebración de los comicios, Kiev anunció el despliegue de 55 mil policías y 20 mil voluntarios ante "la amenaza de una agresión rusa y las acciones de los separatistas en el este" de Ucrania. Los prorrusos de las regiones de Lugansk y Donetsk prometieron impedir el desarrollo de los comicios en el este del país, donde unos dos millones de personas podrían verse privadas de voto.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró hoy en Bucarest que se necesitarán nuevas sanciones contra Rusia si ésta "perturba" las elección presidencial, que los occidentales consideran "fundamental". Moscú, acusado por Kiev y los occidentales de apoyar a los prorrusos del este, desmiente cualquier apoyo logístico a los separatistas y pone en duda la legitimidad de una presidencial celebrada "en el fragor de las armas".

Mientras Estados Unidos y la OTAN intentan confirmar la retirada anunciada de las tropas rusas de la frontera con Ucrania, Washington envió un crucero lanzamisiles al mar Negro para dar seguridad a los países de Europa del Este y Moscú llevó a cabo una prueba de misiles balísticos de largo alcance desde una base cercana al mar Caspio.

El gobierno ucraniano organizó una tercera mesa redonda para intentar solucionar la crisis, pero sin invitar a los separatistas prorrusos. Por el momento, este "diálogo nacional" no ha dado ningún resultado. Respecto al conflicto gasístico que opone Kiev a Moscú, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, instó al presidente ruso a respetar su "compromiso" de continuar la entrega de gas a Europa.

Barroso estimó también que la UE debía reducir su compra de gas y de petróleo rusos. Putin afirmó la semana pasada que no había recibido ninguna "propuesta concreta" de la Unión Europea (UE) sobre el pago de gas ruso por parte de Ucrania e instó a Bruselas a una implicación "más activa". Moscú amenazó con suspender las entregas de gas a partir del 3 de junio, si Kiev no paga por adelantado su factura de ese mes, exigencia que las autoridades ucranianas rechazaron el martes.