EU carece de "seriedad", dice canciller venezolano

Elías Jaua descartó en Uruguay que el presidente José Mujica sea mediador en la situación interna de su país, mientras cientos de manifestantes opositores eran dispersados en Caracas con gases ...
Manifestantes opositores intentan escapar de los gases lacrimógenos lanzados por la policía en Caracas
Manifestantes opositores intentan escapar de los gases lacrimógenos lanzados por la policía en Caracas (AFP)

Montevideo, Caracas

El canciller venezolano, Elías Jaua, dijo hoy en Montevideo que falta "seriedad" en la posición de Estados Unidos con respecto a la situación de Venezuela y descartó que el mandatario uruguayo José Mujica sea mediador en la situación interna de su país. Para el canciller venezolano "falta un mínimo de seriedad en la posición del gobierno de EU respecto a Venezuela", en alusión a las declaraciones de hoy del secretario de Estado estadunidense, John Kerry, que al presentar un informe sobre derechos humanos dijo que el gobierno de Maduro "ha confrontado manifestantes pacíficos desplegando civiles armados", en referencia a los llamados colectivos chavistas.

"Parece poco serio que alguien diga un día que quiere tener buenas relaciones, que hay que superar ya una etapa de tensiones que ha durado mucho y que al día siguiente diga y aliente las protestas violentas que se están produciendo en ese país contra un gobierno democrático, legítimo como el del presidente Nicolás Maduro", precisó Jaua.

El miércoles, Kerry había señalado que su país está "preparado" para un cambio en las relaciones con Venezuela, pero adelantó que no aceptarán acusaciones en su contra luego de que Caracas designara a un embajador en Washington como muestra de disposición para corregir diferencias. Jaua llegó a Montevideo luego de visitar Paraguay, Bolivia y Argentina y desde la capital uruguaya partirá hacia Brasil. El diplomático venezolano desechó la posibilidad de que el mandatario uruguayo Mujjica participe como mediador para disminuir las tensiones entre opositores y el gobierno venezolano.

"En este momento nosotros no consideramos la necesidad de una mediación internacional de ningún país, ni de ningún organismo internacional", señaló Jaua. El canciller venezolano confirmó además el pedido del gobierno de Maduro a los presidentes de la región de "trabajar por reunir en las próximas semanas a la Unión de las naciones sudamericanas (Unasur)", un organismo que consideró "más eficiente democráticamente que la Organización de Estados Americanos (OEA)".

El miércoles, Maduro instaló un diálogo nacional de paz que intenta dar respuesta a tres semanas de protestas callejeras, con la ausencia a esa cita de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) pero con presencia de empresarios y otros representantes sociales y religiosos. En Caracas, varios centenares de manifestantes fueron dispersados hoy en el este de la capital venezolana por militares que lanzaron gases lacrimógenos, en el marco de las protestas contra el gobierno que han dejado al menos 14 muertos en tres semanas.

Tras manifestarse en calma bajo la consigna "Ni un muerto más" en El Rosal, en el este de la capital, cientos de protestantes bloquearon con barricadas y escombros diversas calles de la vecina zona de Las Mercedes y tiraron piedras a fuerzas antimotines, que respondieron con gas lacrimógeno. El alcalde del municipio de Baruta (este), al que pertenece Las Mercedes, Gerardo Blyde, escribió en su cuenta de Twitter que tras la violencia desatada el servicio de salud "atendió a 20 personas, algunas ahogadas (por los gases) y otras con heridas leves que cayeron cuando corrían".

Cerca de la plaza Altamira, situada en el acomodado municipio de Chacao (este), también se registraron incidentes similares cuando varios cientos de estudiantes intentaron tomar la autopista que une la capital de este a oeste y se enfrentaron con fuerzas de seguridad estatal. El alcalde de Chacao, Ramón Muchacho, confirmó en la misma red social la "fuerte arremetida con lacrimógenas" en Altamira, aunque no precisó si hay afectados.

Venezuela acumula tres semanas de manifestaciones estudiantiles que comenzaron el pasado 4 de febrero tras el intento de robo y violación de una universitaria en San Cristóbal, estado Táchira (oeste), y que se extendió al resto del país con reclamos por la creciente crisis económica e inseguridad del país. Al menos 14 personas han muerto, más de 140 han resultado heridas y 600 detenidas en todo el país -la mayoría liberadas- por las manifestaciones que el presidente Nicolás Maduro ha denunciado como un "golpe de Estado en desarrollo" y por las que fue detenido el dirigente opositor Leopoldo López, acusado de instigar la violencia.

Asimismo, la justicia venezolana emitió una orden de captura contra un segundo dirigente del partido opositor Voluntad Popular, luego de que su líder Leopoldo López fuera arrestado hace diez días acusado de instigar a la violencia en las protestas contra el gobierno. La orden de detención fue "emitida por el Tribunal 16° en Funciones de Control, a cargo de la juez Ralenis Tovar Guillén contra el coordinador político nacional de Voluntad Popular, Carlos Vecchio", indicó hoy el partido en un comunicado. Las autoridades de justicia aún no han confirmado la información.

Según el texto del partido, el tribunal ordenó a la Dirección General de Contra Inteligencia Militar (DGCIM) la captura de Vecchio "por la presunta comisión del delito de determinador en incendio intencional, instigación pública, daños y asociación", los mismos cargos que imputan a López. López, integrante del ala radical de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), se entregó a la justicia el 18 de febrero en medio de una masiva concentración en el este de Caracas, y desde entonces está detenido en la cárcel militar de Ramo Verde, a las afueras de la capital.

Bajo el lema "La salida" del gobierno de Nicolás Maduro, López llamó a las protestas estudiantiles del 12 de febrero, tras las cuales se registraron disturbios entre manifestantes, grupos armados ilegales y las fuerzas del orden, que dejaron dos muertos y decenas de heridos y detenidos ese día. Las manifestaciones -que en los últimos días bajaron de intensidad- empezaron el 4 de febrero, cuando estudiantes se manifestaron en la ciudad de San Cristóbal (occidente) en rechazo a la inseguridad tras el intento de violación a una universitaria.

A partir de entonces, las protestas se ampliaron a ciudades como Caracas, Valencia, Mérida y Maracay y se incluyeron reclamos por la alta inflación (56%) y la escasez de productos básicos.