EU califica acciones rusas en Ucrania como provocadoras

John Kerry dialoga por teléfono con el canciller ruso para expresarle su inquietud ante los movimientos militares ordenados por el Kremlin en la frontera con la ex república soviética.
Militantes pro rusos cierran el paso a un camión en las cercanías de la rebelde ciudad de Slaviansk.
Militantes pro rusos cierran el paso a un camión en las cercanías de la rebelde ciudad de Slaviansk. (Serguéi Grits)

Washington y Vaticano

Estados Unidos expresó, a través de su secretario de Estado John Kerry, la inquietud por los “provocadores” movimientos de tropas rusas en la frontera ucraniana, durante una conversación telefónica que mantuvo ayer con el canciller ruso, Serguéi Lavrov mientras, desde el Vaticano, el gobierno de Kiev acusó a Vladímir Putin de buscar “restablecer el imperio soviético”.

Kerry expresó a Lavrov “su inquietud con respecto a los provocadores movimientos de tropas rusas en la frontera ucraniana, el apoyo ruso a los separatistas y su retórica incendiaria que socavan la estabilidad, la seguridad y la unidad de Ucrania”, indicó un comunicado del departamento de Estado desde Washington.

Los diplomáticos también hablaron sobre los 13 observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que se encuentran retenidos en el este de Ucrania.

Sobre ese punto, Kerry pidió a Rusia “apoyar sin condiciones previas los esfuerzos de la OSCE y el gobierno de Ucrania” para liberar a los inspectores, “que están siendo retenidos como rehenes por los separatistas pro rusos”.

En la región, los separatistas declararon ayer que los observadores de la OSCE detenidos el viernes en Slaviansk, bastión de los insurgentes pro rusos, eran “espías de la OTAN” y solo serían liberados a cambio de “sus propios prisioneros”.

Desde Roma, el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, aseguró ayer que el presidente ruso, Vladímir Putin, “con su ofensiva en el este y en el sur de Ucrania, sueña con hacer renacer el imperio soviético”.

Yatseniuk hizo esta declaración en una rueda de prensa celebrada en Roma tras lo que regresó a su país antes de lo previsto debido a la situación en Ucrania, por lo que no participará, como tenía planeado, en la ceremonia de canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II.

“Rusia debe retirar sus tropas y dejarnos en paz”, añadió.

Sobre su encuentro con el papa Francisco, Yatseniuk informó de que le pidió “rezar por la estabilidad y la paz” en Ucrania.

Yatseniuk dijo que Moscú violó el espacio aéreo ucraniano siete veces durante la noche del viernes a sábado con el objetivo de provocar el inicio de una guerra. El viernes, el Pentágono había denunciado que “en varias ocasiones” aeronaves rusas habían cruzado la frontera.

Sin embargo, El ministerio de Defensa de Rusia negó ayer los señalamientos.

“Las acusaciones de representantes del Pentágono sobre una supuesta violación del espacio aéreo de Ucrania por cazas rusos están al parecer basadas en rumores y suposiciones”, declaró el ministerio ruso.

Según las autoridades ucranianas, Rusia prepara una invasión o quiere, al menos, desestabilizar al país antes de las elecciones presidenciales anticipadas del 25 de mayo. Por su parte, los separatistas quieren organizar un referéndum el 11 de mayo para cortar las relaciones con Kiev o incorporarse a Rusia.

El G7, integrado por los sietes países occidentales más industrializados, decidió ayer nuevas sanciones contra Moscú, que Washington podría aplicar “a partir del lunes”, ante la amenaza rusa a Ucrania. Estas medidas fueron anunciadas en Seúl, donde el presidente Barack Obama estuvo de visita.