EU reanuda ayuda no letal a rebeldes en el norte de Siria

La asistencia fue suspendida en diciembre por temor a que el material pudiera llegar a manos de los integristas islámicos.
Rebeldes preparan un cohete fabricado manualmente con una bombona de gas doméstico cerca de Hama
Rebeldes preparan un cohete fabricado manualmente con una bombona de gas doméstico cerca de Hama (AFP)

Washington

Estados Unidos reanudó el envío de ayuda no letal a la oposición siria en el norte del país, tras haberla suspendido en diciembre por miedo a que este material pudiera acabar en manos de fuerzas vinculadas a extremistas islámicos, informó hoy la Casa Blanca. El primer envío fue realizado el jueves, precisó el portavoz de la Casa Blanca Jay Carney.

La decisión de diciembre se tomó a raíz de reportes acerca de que el Frente Islámico, una alianza formada por combatientes con trasfondo islamista que aspira a crear un "Estado islámico", habría atacado los almacenes y cuartel general del Ejército Libre de Siria (ELS), una fuerza rebelde moderada clave que lucha para sacar del poder a Bashar al Asad. Entretanto, la ayuda estadunidense volvió a la región a través de grupos internacionales que respaldan al consejo militar supremo del ELS y las fuerzas moderadas en Siria.

Mientras, el consejo ejecutivo de la OIAC (Organización para la Prohibición de Armas Químicas), encargado de supervisar la destrucción de las armas químicas sirias, no logró ponerse hoy de acuerdo sobre la reacción apropiada ante los retrasos sirios y Estados Unidos rechaza sobre todo una propuesta de prórroga de Damasco. Ciertos países, como China, Irán o Rusia, pueden mostrarse flexibles con las propuestas del régimen sirio y otros, sobre todo Estados Unidos y la Unión Europea, se muestran más severas, confiaron diferentes fuentes diplomáticas a la AFP.

Para Estados Unidos, "Siria debería revisar su calendario de transporte de cien días para respetar las recomendaciones de la OIAC y la ONU (...) para acelerar la destrucción". Siria comunicó recientemente a la OIAC que se fijaba cien días y concluiría la evacuación de 1,200 toneladas de agentes químicos llamados de categoría 1 y 2 de aquí a fin de mayo. Siria "sigue utilizando su energía para buscar excusas y no para pasar a la acción", añadió el representante de Estados Unidos en la OIAC, Robert Mikulak.

Gran Bretaña aseguró que Siria "no ha dado pasos sustanciales". "Nuestra inquietud es que la fecha límite del 30 de junio para la destrucción no sea respetada. El compromiso de Siria con le respeto de esta fecha está en entredicho", añadió Philip Hall, jefe del servicio contra la proliferación en el Ministerio de Exteriores británico.

Las fechas mencionadas por Siria representaran un retraso de varios meses en el programa aprobado por la ONU después de un acuerdo ruso-estadunidense que permitió evitar ataques militares estadunidenses contra Siria, y que preveía una destrucción total el 30 de junio. El proceso que debe permitir su destrucción, en un buque de la Marina estadunidense, debería durar en efecto 90 días.

El 6 de febrero, el Consejo de Seguridad de la ONU instó al régimen sirio a "respetar sus obligaciones" y acelerar el transporte de sus armas químicas fuera de Siria. La UE también hizo declaraciones hoy en ese sentido. El Consejo Ejecutivo se reunirá de nuevo el martes y en reunión formal a primeros de marzo, para proseguir la discusión. Los Estados no se ponen de acuerdo sobre "la manera de calificar la actitud siria", indicó una de esas fuentes. Damasco sólo ha evacuado un 11% de sus agentes químicos y no ha respetado varias fechas intermedias.

Las autoridades sirias, que se enfrentan a una guerra civil desde hace tres años, evoca sobre todo la falta de seguridad y asegura que todavía no dispone del material necesario, punto este que Gran Bretaña refuta. Siria declaró que poseía 700 toneladas de agentes químicos de categoría 1, los más peligrosos; 500 toneladas de agentes de categoría 2 y 122 toneladas de isopropanol. Los agentes de categoría 1 y 2 hubieran tenido que ser evacuados, respectivamente, el 31 de diciembre y el 5 de febrero, pero hasta ahora sólo tres cargamentos de agentes químicos han salido de Siria desde el puerto de Lattaquié.