EU autoriza la venta de drones armados a naciones aliadas

Hasta hoy la venta de las aeronaves no tripuladas armadas se había limitado al Reino Unido, siendo criticado EU por bombardeos en países como Yemen o Pakistán, con costo de vidas civiles. 
Imagen del dron de la firma china DJI que aterrizó recientemente en el jardín de la Casa Blanca
Imagen del dron de la firma china DJI que aterrizó recientemente en el jardín de la Casa Blanca (Reuters)

Washington

El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció hoy las condiciones con las que permitirá la venta de drones armados en el extranjero, una autorización que había demandando la industria armamentística estadunidense.

El Departamento de Estado de Estados Unidos divulgó hoy la nueva política que regirá la venta de estas aeronaves no tripuladas, tanto en sus versiones no armadas, como aquellas armadas con misiles.

Hasta el momento, la venta de drones estadunidenses armados se había limitado a Reino Unido, mientras que en las versiones de vigilancia e inteligencia se había centrado en aliados de la Alianza Atlántica, incluidos Francia e Italia.

La expansión de las ventas de drones se decidirá "caso por caso" y teniendo en cuenta el respeto por los derechos humanos y las leyes internacionales, según explicó el Departamento de Estado.

Las ventas estarán sujetas a normas para vender armamento sofisticado al extranjero vigentes desde la Guerra Fría, por las cuales un país que quiera adquirir estas armas deberá pasar por un estricto proceso de selección.

"Cada vez un mayor número de países están adquiriendo y empleando aviones no tripulados para llevar a cabo un diverso número de misiones. Por ello, Estados Unidos tiene interés en asegurar que estos sistemas se usan de manera responsable y legal", explicó en un comunicado el Departamento de Estado.

Los países que reciban estas sofisticadas aeronaves deberán demostrar que las usarán respetando la legislación internacional y los derechos humanos, mientras que en el caso de las versiones armadas su uso se deberá limitar a casos en los que "el uso de la fuerza esté justificado por la ley internacional o defensa nacional".

En el caso de los drones de vigilancia, Estados Unidos quiere asegurarse de que esas misiones se realizan de manera legal y acorde a estándares, al tiempo que se provee de la formación y los códigos necesarios a los operarios.

La industria aeronáutica y armamentística estadunidense ha estado presionando para facilitar las exportaciones de drones, una tecnología que se está popularizando y en la que países como China o Israel estaban comenzando a tener relevancia.

Estados Unidos ha sido criticado por organizaciones de derechos humanos por el uso de drones en bombardeos en Yemen, Pakistán o Somalia, algo que se ha incrementado durante el mandato de Obama, y en los que murieron muchas veces civiles.

Jordania, uno de los aliados de Estados Unidos en la guerra contra el Estados Islámico, había pedido este año a EU que le permitiera comprar drones para marcar objetivos para sus bombardeos sobre posiciones islamistas, mientras que otros países en Oriente Medio podrían tener interés en importar estos aviones.