EU y sudeste asiático acuerdan respeto territorial y estrechan lazos

Obama busca con líderes del sureste asiático un frente común ante China, cuya política expansionista en la zona, donde construyó islas artificiales, despierta temor en los países de la ASEAN.
 El presidente de Indonesia Joko Widodo (2i) habla con el premier de Malasia Najib Razak (c) junto a Obama (d) y otros líderes de la ASEAN
El presidente de Indonesia Joko Widodo (2i) habla con el premier de Malasia Najib Razak (c) junto a Obama (d) y otros líderes de la ASEAN (EFE)

Rancho Mirage

Estados Unidos y los líderes de los países del sudeste asiático, reunidos esta semana en California, acordaron el respeto a la soberanía territorial entre sus miembros, en alusión a las tensiones del Mar del Sur de China, y estrecharon sus lazos en materia económica y comercial. 

El presidente de EU, Barack Obama, trata de integrar a todos los gobiernos de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (Asean) en una postura común frente a Pekín ante su decisión de construir islas artificiales en los atolones del mar de China Meridional.

"Estados Unidos y la ASEAN hemos reafirmando nuestro fuerte compromiso con un orden regional donde las reglas y normas internacionales y los derechos de todas las naciones, grandes y pequeñas, se respeten", dijo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al final de la cumbre con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

"Discutimos la necesidad de medidas concretas en el Mar del Sur de China para reducir las tensiones, entre ellas detener futuras reclamaciones, y la nueva construcción y militarización de las zonas en disputa", añadió el mandatario.

Coalición informal ante China

La Casa Blanca intenta conformar una coalición informal con sus aliados del Pacífico para presionar a China a acatar el fallo de un tribunal de la ONU. La Corte Permanente de Arbitraje de la ONU debe decidir entre abril o mayo si tiene sustento legal la pretensión de China de ejercer soberanía sobre una vasta extensión de mar que incluye los archipiélagos Paracel y Spratly.

Hasta ahora Pekín se ha negado a reconocer la jurisdicción de ese tribunal para abordar el tema. Brunei, Malasia, Filipinas y Vietnam -al igual que China y Taiwán, que no están invitadas a la cumbre- reclaman varias zonas de remotos arrecifes, cordones litorales, atolones, islas y bancos que se han transformado en puntos de ardua disputa geopolítica.

Las recientes obras de construcción militar que China lleva a cabo en varios atolones de la zona, creando islas artificiales, han provocado temor a que se pueda desatar un conflicto militar.

Pekín ha presionado a algunas naciones que hacen parte de Asean pero que no tienen un interés directo en la disputa marítima, como Camboya y Laos, para tratar de diluir cualquier posición colectiva sobre el tema.

China considera que tiene un derecho histórico sobre casi la totalidad del Mar del Sur de China y ha construido siete islas artificiales para reclamar su soberanía. Taiwán y otros miembros de la ASEAN como Brunei, Malasia, Vietnam y Filipinas han reclamado también sus derechos en una zona rica en recursos naturales y clave para las rutas de navegación.

"La libertad de navegación debe ser respetada, y el comercio legítimo no debe impedirse. Reiteré que Estados Unidos continuará volando, navegando y operando, siempre que el derecho internacional lo permita, y vamos a apoyar el derecho de todos los países a hacer lo mismo", aseguró Obama.

Aunque no explícitamente, EU se ha pronunciado en contra de la conducta de China transitando con sus buques cerca de algunas de las islas artificiales chinas, en una muestra de apoyo a sus aliados.

"Prosperidad compartida"

La ASEAN, no obstante, ha evitado hacer un pronunciamiento unificado contra Pekín ya que sus países miembros quieren mantener buenas relaciones con sus vecinos, por lo que Obama reiteró que EU continuará ayudando a sus aliados "a reforzar sus capacidades marítimas" y a abordar bajo los cauces legales cualquier tipo de desencuentro.

En la declaración conjunta publicada tras el encuentro, celebrado en Sunnylands, en Rancho Mirage (California), tanto EU como los países del sudeste asiático remarcaron la importancia de la "prosperidad compartida" y "el crecimiento económico sostenible e integrador" para la estabilidad y el beneficio común.

Asimismo, el texto resalta la importancia de la aplicación de políticas que conduzcan a "economías dinámicas, abiertas y competitivas", que fomenten la creación de empleo y la innovación".

En este sentido, Obama anunció un esfuerzo conjunto para ayudar a los países miembros a entender los elementos claves del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, en inglés), que incluye a cuatro miembros de la ASEAN (Brunei, Malasia, Singapur y Vietnam), y a avanzar en la integración económica a través de la asociación ante una eventual adhesión de otras naciones de la región.

La ASEAN, en su conjunto, cuenta con un producto interior bruto conjunto de 2.5 billones de dólares y el comercio entre EU y la región ha crecido un 55 % desde 2009, mientras que Estados Unidos es hoy el primer inversor en la ASEAN y su cuarto mayor socio comercial.

Por otra parte, los líderes también rubricaron su fuerte determinación para luchar contra el terrorismo y el extremismo, la trata de personas y el tráfico de drogas. "Uno de mis principales mensajes en los últimos dos días ha sido el compromiso de Estados Unidos con la ASEAN y su gente", reiteró Obama.

"Ese compromiso es y seguirá siendo fuerte y duradero. Con nuestra asociación estratégica, tenemos un marco para guiar nuestros lazos en las próximas décadas", dijo el mandatario.

"Aquí en Sunnylands, estuvimos de acuerdo a una serie de principios fundamentales, incluido el principio de que la ASEAN continuará siendo el centro, de hecho indispensable, para la paz, la prosperidad y el progreso en la región de Asia Pacífico", agregó.

Giro al Pacífico

Obama abrió la sesión de la ASEAN en Sunnylands declarando que Estados Unidos "comparte el objetivo de construir un orden regional donde todas las naciones jueguen con las mismas reglas". El presidente llamó a "resolver pacíficamente" las diferencias en el área y a "dar pasos concretos" en esa dirección.

También anunció un paquete de medidas destinadas a impulsar las economías del sudeste asiático en áreas como el comercio, las telecomunicaciones y la energía. El plan supone el establecimiento de tres oficinas -en Yakarta, Bangkok y Singapur- como manera de concretar "el compromiso económico de Estados Unidos con las instituciones de la ASEAN".

Los países de la Asean tienen "la esperanza de que, si bien no inmediatamente, con el tiempo los chinos (reflexionen y) no quieran verse aislados y considerados como un paria internacional, como un país que no está dispuesto a cumplir con las normas del derecho internacional", dijo Ernest Bower, experto en temas del sureste asiático del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

La Casa Blanca ve esta cumbre como una oportunidad para acentuar la creciente importancia que Obama ha venido dando a las relaciones con Asia, en el llamado "giro al Pacífico" que el presidente estadounidense intenta implementar antes de dejar la Casa Blanca en enero de 2017.

"Como presidente, he insistido en que, aun cuando Estados Unidos se enfrenta a amenazas urgentes en todo el mundo, nuestra política exterior también tiene que aprovechar las nuevas oportunidades. Y pocas regiones presentan más oportunidades en el siglo XXI que la región de Asia y el Pacífico", señaló.

"Al principio de mi presidencia, decidí que el compromiso de Estados Unidos, como una nación del Pacífico, sería el de reequilibrar nuestra política exterior y desempeñar un papel más amplio y de largo plazo en la región Asia-Pacífico", añadió el mandatario, quien vivió durante algunos de sus años de formación en Indonesia.