EU, en alerta ante posible epidemia de influenza

El mexicano Ariel Pablos-Méndez, encargado del Programa de Salud Global de Usaid, señaló que se destinaron mayores recursos para la vigilancia mundial.
Fue invitado al gabinete del presidente Barack Obama a través de Hillary Clinton.
Fue invitado al gabinete del presidente Barack Obama a través de Hillary Clinton. (Jorge Octavio Íñiguez)

Jalisco

Estados Unidos fortaleció este año su sistema de vigilancia epidemiológica al destinar mayores recursos a la Agencia estadunidense para el Desarrollo Internacional (Usaid, por su sigla en inglés), que trabaja con 80 países, y a sus Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) ante la posibilidad de que se desate una pandemia de influenza de alta letalidad que “tome al mundo en dos o tres días”, informó Ariel Pablos-Méndez, mexicano quien tiene a su cargo el Programa de Salud Global de Usaid.

En entrevista para MILENIO ,,Pablos-Méndez explicó que aunque hasta ahora han observado mutaciones de influenza controlables, de baja letalidad, deben estar preparados y en varios frentes para “evitar” que una epidemia de influenza impacte la economía y estabilidad de diversas naciones.

“Ciertamente los microorganismos están mutando, se están creando nuevos. El temor es que  algunos brinquen de un ave o de un chimpancé a los humanos y se transformen en una epidemia impredecible. En la agencia trabajamos en esa área que está vinculada en establecer redes de monitoreo epidemiológico internacional con el CDC, que tiene la capacidad para defender a Estados Unidos de esos posibles fenómenos”.

El programa de vigilancia que llevan a cabo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la CDC y Defensa Nacional consiste, entre otras cosas, en instalar tecnología de monitoreo alrededor del mundo, así como investigar todos los nuevos microbios que surgen para producir las vacunas que se requieran a efecto de proteger a los humanos. “También el Departamento de Defensa contribuye a  través del programa Seguridad en Salud, que se está fortaleciendo este año”.

“Sabemos que un susto o una amenaza puede crear caos y pérdidas económicas en el mundo. Por lo tanto se ha convertido en un área clave, no solo por razones de salud, sino también de seguridad y estabilidad social. No estamos hablando de instalar laboratorios en fronteras, sino de mantener vigilancia.

“Los virus no respetan fronteras, por eso también estamos en alerta en aeropuertos”, aseveró el especialista, quien dictará este sábado la conferencia magistral La transición económica y el futuro de la salud global, en el Congreso Internacional Avances en Medicina del Hospital Civil de Guadalajara.

Pablos-Méndez, quien fue invitado al gabinete del presidente estadunidense Barack Obama a través de Hillary Clinton, luego del trabajo realizado por la OMS en la Fundación Rockefeller, aseguró que aunque “dentro de los escenarios de riesgo explosivo se contempla el bioterrorismo, la preocupación, por ahora, se centra en la influenza”.

NUEVA GENERACIÓN

La misión de Pablos-Méndez, como encargado del Programa de Salud Global de la Usaid, es lograr que en dos décadas se erradique en el mundo la pobreza extrema, las muertes prevenibles y que surja la primera generación de habitantes libre de VIH/sida.

Pablos-Méndez explicó que dichas metas planteadas para 2035 son perfectamente viables debido a que Estados
Unidos destina a la agencia alrededor de 8 mil millones dólares (5 mil millones se destinan a la lucha contra el VIH/sida), que se suman a los más 30 mil millones de dólares anuales que se obtienen a través de gestiones con otras naciones con mayor desarrollo y riqueza para canalizarlos a los países más pobres, como Haití, Guatemala, y los que integran África subsahariana.

 “Claro, no vamos a acabar con el hecho de que seguirá habiendo naciones pobres y que tampoco se podrá cubrir todos los servicios básicos que la población requiere, pero las estrategias que nos hemos impuesto van encaminadas a acabar con esos tres problemas graves teniendo como aliados a la ciencia, el desarrollo tecnológico y la optimización en los procesos de sistemas de eficiencia para garantizar que aun cuando se cuente con menos dinero se podrá salvar vidas y erradicar pandemias”, destacó.

Los datos hasta ahora  son contundentes. “La mortalidad infantil se ha reducido 70 por ciento en los últimos 40 o 50 años que lleva la Usaid, fundada por el entonces presidente Kennedy.

“Si desde 1990 las tasas de mortalidad no hubieran disminuido en todo el mundo, tendríamos 100 millones de niños muertos, por lo tanto, el logro es increíble, forma parte de los resultados que nos permiten asegurar que en dos décadas será posible revertir cuestiones como el hambre, la propagación del sida y la mortalidad prevenible”.

México, dijo, se ha convertido en un modelo de la forma en la que un incremento en el gasto de salud permite avanzar en proyectos que son viables, como lograr que surja una nueva generación libre de VIH/sida. Su proyecto de garantizar la cobertura universal en salud, en el que todos los habitantes tendrán acceso a IMSS, ISSSTE, y Seguro Popular, es un cimiento para alcanzar estas metas.

El mayor reto que tiene México en la actualidad, comentó, es controlar el tabaquismo impulsando mayores impuestos sin causar mercados clandestinos y sin necesidad de caer en la prohibición.