EU y Venezuela mantendrán abierto canal de diálogo, afirma Washington

El Departamento de Estado calificó de "positivas y productivas" las conversaciones del diplomático estadunidense Thomas Shannon con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y aseguró que ...
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante un acto ante el palacio presidencial de Miraflores, en Caracas
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante un acto ante el palacio presidencial de Miraflores, en Caracas (Reuters)

Washington

Los gobiernos de Estados Unidos y Venezuela han sostenido un diálogo "positivo" desde abril y por eso mantendrán abierto ese canal con el diplomático Thomas Shannon, dijo hoy un vocero del Departamento de Estado.

Invitado por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, Shannon viajó ya dos veces a Caracas y esas "conversaciones han sido positivas y productivas, y continuarán", dijo el portavoz Jeff Rathke.

Rathke indicó que Shannon fue invitado en primer lugar a Caracas por Maduro a comienzos de abril, y tras la Cumbre de las Américas celebrada en Panamá regresó de nuevo a la capital venezolana para sostener otro encuentro.

"Tuvieron (Maduro y Shannon) otra conversación el 12 de mayo, hace apenas un par de semanas", agregó el funcionario estadunidense. Rathke evitó valorar las declaraciones de Maduro de ayer, en las que afirmó que ha logrado un diálogo con EU que "va bien". El presidente venezolano matizó, no obstante, que espera que este diálogo no sea saboteado por "terroristas" venezolanos o por la "ultraderecha" de EU.

Shannon, que actúa como consejero especial del Departamento de Estado (donde ocupó el cargo de subsecretario para el Hemisferio Occidental), mantuvo su primer encuentro con Maduro en Caracas el 8 de abril a iniciativa del mandatario venezolano.

Maduro y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mantuvieron un corto diálogo personal al fin de una de las reuniones de la Cumbre de las Américas, realizada en abril en Panamá, y posteriormente Shannon retornó a Caracas el 12 de mayo.

Las relaciones entre los dos países, que carecen de embajadores desde 2010, se tensó visiblemente después que la Casa Blanca anunció sanciones contra siete altos funcionarios venezolanos acusados de violaciones a los derechos humanos durante las protestas del año pasado.

Además de las sanciones en sí, la decisión de la Casa Blanca de calificar a Venezuela como una "amenaza extraordinaria" a la seguridad estadounidense provocó una oleada de indignación a nivel regional. Poco después, el Secretario de Estado, John Kerry, aseguró en un discurso que Washington estaba dispuesto a hallar "terreno común" con Venezuela.

Sin embargo, en mayo las tensiones volvieron a surgir ante informaciones sobre una investigación de la fiscalía estadunidense contra el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, por presuntos lazos con el narcotráfico internacional.

El 21 de abril pasado, la secretaria de Estado adjunta para Latinoamérica, Roberta Jacobson, dijo que EU está "abierto a considerar" la petición de Venezuela de aceptar como embajador en Washington al actual encargado de negocios venezolano, Maximilian Arveláez, como gesto para rebajar la tensión en las relaciones.