EU admite "Twitter" en Cuba, pero niega carácter secreto

Todos los medios cubanos recogen la investigación de la agencia de AP según la cual entre 2009 y 2012 Washington desarrolló una red social clandestina con “más de 40 mil suscriptores”  y acceso ...
Una mujer se asoma a un balcón, junto a una bandera de Estados Unidos, hoy en una calle de La Habana
Una mujer se asoma a un balcón, junto a una bandera de Estados Unidos, hoy en una calle de La Habana (EFE)

La Habana, Washington

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, confirmó hoy la investigación de la agencia AP según la cual entre 2009 y 2012 Washington desarrolló una red social clandestina con “más de 40 mil suscriptores”  y acceso a medio millón de móviles en la isla para inspirar manifestaciones masivas  y desencadenar una especie de "primavera cubana".la red social en la isla con más de 40 mil suscriptores.

Carney confirmó las revelaciones sobre la creación del "Twitter cubano", aunque alegó que el programa no fue una operación secreta, y puntualizó que el presidente Barack Obama  “apoya los esfuerzos” por ampliar las comunicaciones en Cuba. “Las sugerencias de que se trataba de un programa encubierto no son correctas”, alegó Carney, quien dijo que EU financia diversos programas para “ayudar a capacitar a los cubanos a tener acceso a más información y fortalecer a la sociedad civil”.

Carney, dijo que "fue un programa de desarrollo adoptado por la USAID. Y ese programa se completó en 2012. Como saben, la USAID no es una agencia de inteligencia. Sugerencias de que éste era un programa secreto son erróneos". "No era un programa de inteligencia", repitió Carney, quien sin embargo dijo no conocer los detalles técnicos de cómo funcionaba el proyecto.

La existencia de ese programa había sido revelada durante la jornada por un reporte de una agencia noticiosa estadunidense, que sin embargo reforzaba el carácter reservado de la operación ya que eventualmente sería usada para divulgar contenido político contra el gobierno cubano. La idea, dijo el vocero de la Casa Blanca, era "promover el libre flujo de información, promover la participación de ciudadanos, especialmente en sociedades que no son permisivas".

Los fondos utilizados en ese programa, llamado Zunzuneo, añadió, "fueron debatidos en el Congreso", y la oficina de auditoría interna del gobierno estadunidense "revisó el programa en 2013 y llegó a la conclusión que fue aplicado de acuerdo con las leyes" estadunidenses. 

Según Carney, si bien el programa no era secreto, era necesario mantener una "discreción apropiada", porque "un programa como éste y la asociación con el gobierno de Estados Unidos pueden crear problemas para los asociados y el público". La implementación del programa coincidió con el arresto en Cuba en 2009 del contratista estadunidense Alan Gross, actualmente el principal obstáculo en las relaciones entre Washington y La Habana.

Carney dijo además que la millonaria inversión en el proyecto “fue objeto de debate en el Congreso”, en contraposición a declaraciones hechas a AP por el senador Patrick Leahy, presidente de la Subcomisión del Senado que supervisa al Departamento de Estado y las operaciones en el extranjero, quien consideró “preocupantes las revelaciones de la agencia estadunidense.

“Existe el riesgo de que los cubanos jóvenes usasen el servicio en sus teléfonos móviles sin saber que era una actividad financiada por el gobierno de EU” -como ocurrió en realidad-, apuntó Leahy, y concluyó: “también está la naturaleza clandestina del programa, de lo que no se informó a la Subcomisión que tiene la responsabilidad de hacer supervisión.

Por su parte, USAID, agencia estadunidense encargada de programas de desarrollo en diversos países, expresó en una nota oficial su satisfacción por ayudar a que "la información fluya más libremente para los cubanos". "No es un secreto que en ambientes hostiles, los gobiernos toman medidas para proteger sus socios en el terreno", apuntó la nota de USAID. La entidad apuntó que en la fase inicial la red enviaba informaciones sobre tecnología o resultados deportivos. "Más tarde, los cubanos podían comunicarse entre ellos, y estamos orgullosos de ello". El propósito del "proyecto Zunzuneo era crear una plataforma para que los cubanos puedan hablar libremente entre ellos, punto", reportó USAID.

En Cuba, todos los medios cubanos reprodujeron hoy la investigación de la agencia estadunidense AP, coincidiendo con una nueva visita a EU de la bloguera opositora Yoani Sánchez –considerada por La Habana “pieza clave” en los planes de  “subversión digital” contra el país- , quien anunció en Miami el próximo lanzamiento de un periódico on line que distribuirá en la isla, según anunció, mediante “teléfonos celulares y correos electrónicos, porque los cubanos tienen más celulares que computadoras”.

El noticiero de la televisión estatal dijo en sus titulares que las conclusiones de la AP ilustran cómo el gobierno de EU intentó “manipular contenidos políticos contra nuestro país”, al tiempo que la agencia Prensa Latina (PL) consideró que la investigación confirma recientes denuncias del presidente Raúl Castro.

PL recordó declaraciones de Castro en enero pasado, según las cuales los enemigos de su gobierno quieren "inducir la ruptura entre la dirección histórica de la revolución cubana y las nuevas generaciones, y promover incertidumbre y pesimismo de cara al futuro, todo ello con el marcado fin de desmantelar desde adentro el socialismo en Cuba".

El reporte de la agencia noticiosa Associated Press afirmó que el programa Zunzuneo debía permanecer oculto, y que un documento interno determinaba claramente que "no deberá haber absolutamente ninguna mención de la participación del gobierno de Estados Unidos".