EU obliga a Siria cerrar inmediatamente embajada y consulados

El embajador de EU en Siria, Daniel Rubinstein, aseguró que se mantienen las relaciones diplomáticas, que se espera "se prolonguen después de la salida del poder de Bashar al Asad".
Un hombre evacua a una niña hallada entre los escombros de un edificio destruido con un barril de explosivos lanzado por un helicóptero en Alepo
Un hombre evacua a una niña hallada entre los escombros de un edificio destruido con un barril de explosivos lanzado por un helicóptero en Alepo (AFP)

Washington, Ginebra

El gobierno estadunidense ordenó hoy a Siria suspender las actividades de su embajada y consulados en Estados Unidos y exigió a sus empleados a abandonar el país. Pese a los tres años de guerra en Siria y el apoyo de Estados Unidos a la oposición y a los rebeldes sirios, ambos países no han roto oficialmente sus relaciones diplomáticas. La cancillería siria en Washington continuaba teniendo una reducida actividad para garantizar algunos servicios consulares.

En un comunicado, el recién nombrado embajador estadunidense en Siria, Daniel Rubinstein, indicó que "Estados Unidos notificó hoy al gobierno sirio que debía suspender inmediatamente las operaciones de su embajada en Washington y sus consulados honorarios en Troy (Michigan, centro) y Houston (Texas, sur)". "Los diplomáticos sirios de la embajada y los consulados honorarios no tienen más el derecho de ejercer funciones diplomáticas o consulares y aquellos que no sean ciudadanos estadunidenses o residentes permanentes deben abandonar Estados Unidos", ordenó además Rubinstein.

La decisión fue tomada, según el diplomático, después de que "la embajada siria anunciara la suspensión de sus servicios consulares". "Tomando en cuenta las atrocidades perpetradas por el régimen (del presidente Bashar al) Asad contra el pueblo sirio, hemos considerado inaceptable que individuos nombrados por el régimen realicen operaciones diplomáticas o consulares en Estados Unidos", insistió Rubinstein.

Sin embargo, precisó, "a pesar de las diferencias entre nuestros gobiernos, Estados Unidos continúa manteniendo relaciones diplomáticas con el Estado sirio, como una expresión de nuestros vínculos de larga data con el pueblo sirio y que esperamos que se prolonguen después de la salida del poder de Bashar al Asad". Rubinstein remplazó el lunes a Robert Ford como embajador de Estados Unidos en Siria, en momentos en que el conflicto entra en su cuarto año y que no hay perspectivas de alcanzar una solución diplomática por el momento.

De otra parte, Carla del Ponte, la ex fiscal de los tribunales penales internacionales para Ruanda y la antigua Yugoslavia, afirmó hoy en Ginebra que una corte internacional ad hoc sería el mecanismo más apropiado para juzgar los crímenes contra la humanidad y de guerra que se están perpetrando en Siria. "Un tribunal ad hoc sería preferible porque podría tener su sede cerca de Siria, lo que facilitaría su trabajo y actividad, pero es el Consejo de Seguridad de la ONU el que debe tomar una decisión", dijo Del Ponte, miembro de la comisión investigadora de Naciones Unidas sobre los crímenes en la guerra civil de Siria.

Esta comisión anunció que ha entregado la cuarta lista de autores de crímenes de guerra y contra la humanidad, que incluye las identidades de los jefes "de las ramas de inteligencia y de los centros de detención donde se practica la tortura", así como "los nombres de comandantes militares que atacan civiles".

Esa lista secreta se encuentra ahora bajo custodia de la alta comisionada para los derechos humanos, Navi Pillay, quien tampoco conoce su contenido y que será abierta -como las tres listas anteriores- únicamente cuando la información que contiene pueda ser utilizada para juzgar a los responsables en alguna instancia internacional. "No nos falta información de los crímenes o de quiénes los han perpetrado, lo que nos falta es medios para que se haga justicia", dijo el presidente de la comisión, el brasileño Paulo Pinheiro.

En una rueda de prensa tras la presentación de su informe actualizado sobre la situación de derechos humanos en Siria, los comisionados resaltaron que cuentan con "enormes cantidades" de material, en términos de testimonios (un total de 20 mil, de las que tres mil han sido recabados directamente), así como miles de documentos escritos y gráficos. "Es evidente que debe servir en el futuro para la formulación de cargos" penales, comentó por su parte la suiza Del Ponte. Por primera vez, la comisión ofreció a la prensa detalles sobre algunos de los puestos que ocupan los responsables de los terribles crímenes.

A su juicio son responsables de áreas de inteligencia, de centros de detención en los que se práctica la tortura de forma sistemática, así como comandantes militares a cargo de aeropuertos donde se planean ataques aéreos indiscriminados contra civiles. "Sobre esta cuarta lista damos más detalles. La alta comisionada debe determinar luego si esa información puede ser útil para una investigación futura creíble", declaró Pinheiro.

Aunque se negó a dar otros detalles o el número de todos los acusados -en las cuatro listas-, el jefe de la comisión de la ONU aseguró que cualquiera que lea con detenimiento y mucha atención el último informe de su equipo podría adivinar quiénes y hasta cuántos son. La lista no sólo incluye funcionarios y personas que trabajan para el gobierno sirio, sino también miembros de la estructura de comando de los grupos rebeldes armados acusados de graves exacciones.