EU y Rusia piden a Israel y palestinos “bajar la tensión”

Junto a representantes de la Unión Europea y Naciones Unidas, Kerry y Lavrov instan a evitar “las palabras y las acciones provocadoras” en la región.
Joven de la Franja de Gaza lanza piedras a tropas israelíes cerca de la frontera.
Joven de la Franja de Gaza lanza piedras a tropas israelíes cerca de la frontera. (Ibraheem Abu Mustafa/Reuters)

Viena, Jerusalén

Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea (UE) y Naciones Unidas instaron a israelíes y palestinos a reducir la tensión y evitar provocaciones, después de semanas de violencia que dejaron decenas de muertos en la región.

“El Cuarteto (para Medio Oriente) expresa su preocupación por la escalada de la tensión entre israelíes y palestinos”, indicó el grupo después de un encuentro en Viena, Austria, en el que participaron el secretario de Estado de la Unión Americana, John Kerry, el canciller ruso Serguéi Lavrov, la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, y el enviado de la ONU, Nickolay Mladenov.

“Al destacar la necesidad urgente de recuperar la calma, el Cuarteto reitera su llamado a la máxima contención y a evitar las palabras y acciones provocadoras”, señaló un comunicado.

Palabras que quizá tuvieron como destinatario al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien aumentó la tensión tras declarar el martes pasado que Adolf Hitler llevó a cabo el Holocausto a petición del muftí de Jerusalén Haj Amin El Huseini, en 1941.

Las declaraciones del premier israelí provocaron fuertes críticas no solo entre palestinos, musulmanes y la prensa internacional, sino incluso en la Casa Blanca y mandatarios europeos, destacando el rechazo de Angela Merkel, gobernante alemana.

Ante la presión, Netanyahu tuvo que aclarar su postura, asegurando que “es absurdo. Nunca he tenido la intención de absolver a Hitler de su responsabilidad de exterminar al pueblo judío en Europa. Hitler es el responsable de la Solución Final. El tomó la decisión”.

Las negociaciones de paz entre Israel y los palestinos se encuentran estancadas. Unos 50 palestinos y nueve israelíes murieron en las últimas tres semanas en una de las peores olas de violencia callejera en años.

Al menos 99 palestinos resultaron heridos ayer en choques con las fuerzas de seguridad israelíes, después de que líderes de Hamas y la Yihad Islámica convocaran a un “Día de Ira” en los territorios palestinos, el tercero del mes.

En la Franja de Gaza hubo 65 heridos, entre ellos cuatro paramédicos y cuatro camarógrafos, que sufrieron lesiones por balas de goma y armas de fuego disparadas por las fuerzas israelíes, que se enfrentaron a manifestantes palestinos que tiraban piedras.

Mientras que en Cisjordania, otras 34 personas resultaron heridas, informó personal médico.

En Viena, Mogherini reconoció que hay “poco optimismo” por la situación en la región, pero expresó la esperanza de que ambas partes escuchen los llamados a reducir la tensión y “se involucren de manera concreta y consistente”.

Según Mogherini, la comunidad internacional está unida en su mensaje de contención para los israelíes y palestinos, porque la retórica utilizada podría “exacerbar fácilmente la situación no solo en el lugar, sino en toda la región”.

La reunión del Cuarteto en Viena estuvo precedida de un encuentro en Berlín el jueves entre Netanyahu, Kerry y Mogherini.

Kerry expresó un cauto optimismo después de reunirse con Netanyahu. El jefe de la diplomacia estadunidense tiene previsto reunirse hoy con el presidente palestino, Mahmud Abbas, y el rey jordano Abdulá.

Abbas se encontrará el lunes con Mogherini en Bruselas. La diplomática europea dijo que debatirá una “agenda de pasos concretos que pueden ser tomados en el futuro cercano, tanto en Cisjordania como en Gaza”.

En su comunicado, el Cuarteto alentó a Israel a “trabajar junto a Jordania para mantener el status quo en los lugares sagrados en Jerusalén tanto en los dichos como en los hechos”.

El principal detonante de la reciente ola de violencia fue la sospecha de los palestinos de que Israel quiere modificar el status quo en la Explanada de las Mezquitas, algo que los israelíes niegan.

La Explanada de las Mezquitas o Monte del Templo se sitúa en la ciudad vieja de Jerusalén, que Israel conquistó en 1967 y después se anexó. Alberga la Mezquita de Al Aqsa y la Cúpula de la Roca, y es el tercer lugar sagrado más importante para el islam. También acoge las ruinas del templo judío bíblico y es por ello el lugar más sagrado del judaísmo.

La administración del sitio religioso corre a cargo de Jordania y la fundación islámica Waqf. En un principio, solo les está permitido rezar allí a los musulmanes. Los palestinos temen que Israel entregue permisos a cada vez más judíos para acceder al sitio religioso, y con ello ejerza un mayor control sobre lugar.

Antes de que los disturbios se extendieran ayer por Cisjordania y Gaza, las autoridades israelíes habían levantado por primera vez en un mes las restricciones de edad a los musulmanes para que pudieran acudir al rezo de los viernes en la Explanada de las Mezquitas. La oración concluyó sin incidentes en la ciudad.