EU e Irán tienen "interés común" en derrotar al EI: Kerry

A pesar de que no existe cooperación militar en la lucha contra los radicales sunitas del Estado Islámico en Irak y Siria, el secretario de Estado de EU admitió su coincidencia con Teherán en la ...
El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, en su comparecencia hoy ante un comité del Congreso
El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, en su comparecencia hoy ante un comité del Congreso (AFP)

Washington, Ottawa

Estados Unidos e Irán tienen "un interés común" en derrotar al grupo radical sunita Estado Islámico (EI), dijo hoy el secretario de Estado estadunidense, John Kerry, si bien ambas naciones no cooperan militarmente contra esta organización.

"Tenemos al menos un interés común, pero no cooperación", dijo Kerry ante una comisión del Congreso estadunidense, a propósito de la lucha contra el EI en Irak y en Siria. Estados Unidos había reconocido ya el "rol" militar de Irán, potencia chiita, contra el EI, pero es la primera vez que un alto responsable estadunidense habla explícitamente de un "interés común".

Irán considera que la seguridad de Irak es de vital importancia. Los yihadistas de EI consideran a los chiitas como herejes. Los iraníes "están totalmente en contra del EI y combaten a sus miembros a lo largo de la frontera con Irak, cerca de Irán, y están preocupados sobre el futuro de la región", explicó Kerry.

Washington y Teherán -que no tienen relaciones diplomáticas desde hace 35 años- están en la recta final de negociaciones sobre el controvertido programa nuclear iraní, que se esperan concluyan antes del 31 de marzo.

Tres arrestados en Nueva York

De otra parte, tres hombres oriundos de Kazajistán y Uzbekistán pero residentes en Nueva York fueron arrestados en Estados Unidos acusados de apoyar al EI y, dos de ellos, de querer unirse a los yihadistas en Siria, informaron hoy las autoridades.

Abdurasul Hasanovich Juraboev (24 años), Akhror Saidakhmetov (19) y Abror Habibov (30) están acusados de conspirar para proveer material de apoyo a una organización terrorista internacional, según la fiscalía federal del distrito este de Nueva York.

"Los acusados querían unirse al Estado Islámico (...) tomando un avión hacia Turquía (...) y varios de los acusados preveían cometer actos de terrorismo aquí, en Estados Unidos, en caso de no poder viajar, incluso matar a agentes del FBI", dijo el director adjunto de la policía federal en Nueva York, Diego Rodríguez, en un comunicado.

El joven Saidakhmetov, ciudadano kazajo residente en Brooklyn, fue arrestado el miércoles en el aeropuerto internacional John F. Kennedy de Nueva York antes de abordar un avión hacia Estambul. Según la fiscalía, Saidakhmetov y Juraboev, un ciudadano uzbeko y también residente en Brooklyn detenido en su casa, planeaban viajar a Turquía y luego a Siria para unirse al grupo EI.

Juraboev había comprado el pasaje de avión para viajar a Estambul el próximo mes, según la fiscalía federal. Ambos fueron presentados ante el juez esta tarde. El tercer sospechoso, Habibov, está acusado de ayudar a costear los esfuerzos de Saidakhmetov para unirse a los yihadistas sirios y estaba previsto que compareciera hoy ante una corte de Florida (sudeste).

Los tres acusados podrían ser condenados a hasta quince años de prisión. "El flujo de combatientes extranjeros a Siria representa una amenaza en evolución para nuestro país y nuestros aliados", afirmó la fiscal Loretta Lynch.

El gobierno estadunidense estimó recientemente en 20 mil el número de combatientes que viajaron a Siria procedentes de 90 países. Al menos 3,400 de ellos serían ciudadanos de naciones occidentales.

El anuncio de las detenciones tuvo lugar horas después del anuncio de la creación en el Congreso estadunidense de un "grupo de trabajo sobre la lucha contra el terrorismo y los viajes de combatientes extranjeros". El director del FBI, James Comey, reveló hoy que su agencia investigaba a posibles simpatizantes del EI en los 50 estados del país.

Dispuesto a matar a Obama

"Esto es serio", dijo de su lado el jefe de la policía de Nueva York, Bill Bratton, denunciando la propaganda del EI en las redes sociales para partir a Siria o "alentando atentados" en donde vivan aquellos que no pueden viajar.

Según la fiscalía, las autoridades habían empezado a interesarse en Abdurasul Juraboev en agosto pasado, luego de que hubiese publicado comentarios en un sitio uzbeko afín ideológicamente con el grupo EI. En ese portal, Juraboev dijo en su momento que estaba dispuesto a matar al presidente estadunidense, Barack Obama, si el EI se lo ordenaba.

Más recientemente, Akhror Saidakhmetov había informado su intención de comprar una ametralladora liviana para matar policías y agentes del FBI si su plan para sumarse el EI no se concretaba, según Lynch.

La preocupación en Occidente por casos de individuos que buscan sumarse al EI en Siria ha llevado a redoblar los controles en los últimos tiempos. El martes, el ministerio del Interior de España anunció la detención de cuatro personas acusadas de formar una red dedicada al reclutamiento de jóvenes mujeres para el grupo yihadista a través de internet.

A principios de semana, en Francia, las autoridades confiscaron el pasaporte a seis ciudadanos que se aprestaban a viajar a Siria, en lo que fue la primera aplicación de una medida incluida en una ley antiterrorista votada en noviembre pasado.

Joven canadiense, en Siria

En Canadá, la familia de una canadiense de 23 años indicó en un reportaje difundido hoy en la cadena CBC que la joven se unió a las filas de la organización Estado Islámico en Siria, después de haber sido reclutada a través de Internet.

Según su hermana menor, la joven se había inscrito en una supuesta clase en línea del Coran impartida por una mujer de Edmonton (oeste de Canadá), pero que en realidad explicaba como ir a Raqa, "capital" autoproclamada del Estado Islámico.

La veinteañera emprendió viaje a Siria el verano pasado, pese a las advertencias hechas a su familia por el Servicio Canadiense de Información y de Seguridad. "Nos dijeron que estaba en comunicación con personas peligrosas", dijo su hermana a la televisión.

La joven no ha dado señales de vida desde hace varios días, según su familia que teme por su vida. Para el ministro federal de Seguridad pública Steven Blaney, este caso muestra la necesidad de adoptar una reforma antiterrorista. Esta controvertida reforma, que actualmente está siendo estudiada en el Parlamento, permitiría investigar y detener a este tipo de candidatos a la yihad.