EU pide a China reducir sus sobrecapacidades en la industria del acero

El secretario estadounidense del Tesoro, Jacob Lew, pidió también a Pekín que reduzca los obstáculos al comercio y las inversiones.
El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jacob Lew, confió en que el Acuerdo de Asociación Transpacífico será aprobado antes de que concluya la administración del presidente Barack Obama.
El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jacob Lew, pasa junto a sus delegaciones a su llegada a la 8ª ronda del Diálogo Estratégico y Económico entre China y EU. (AFP)

Pekín

El secretario estadounidense del Tesoro, Jacob Lew, pidió este lunes a China que reduzca las sobrecapacidades de sus plantas de acero, que según él "falsean y perjudican" el mercado mundial.

Lew, que se pronunció así en la apertura del diálogo estratégico y económico anual China-Estados Unidos, pidió también a Pekín que reduzca los obstáculos al comercio y las inversiones, constató la AFP.

China, líder mundial del acero, produce casi la mitad del total mundial, y acusa un elevado nivel de sobrecapacidad. Sus principales competidores, estadounidenses y europeos, la acusan de inundar el mercado con sus productos de bajo coste.

Pekín se ha comprometido a afrontar el problema, pero también le preocupan los efectos que tendrían unos despidos masivos en el sector.

"Siguiendo el calendario de reformas de China, Estados Unidos apoya los esfuerzos para reducir las sobrecapacidades (...) y dejar que las fuerzas del mercado determinen el reparto de las inversiones. Las sobrecapacidades falsean y perjudican los mercados globales", declaró Jacob Lew.

Una política de reducción de la producción en los sectores aquejados de sobrecapacidad, "incluyendo el acero y el aluminio", es "crucial" para la estabilidad de los mercados, destacó.

Pekín se ha comprometido a eliminar de aquí a 2020 unos 100 de los 150 millones de toneladas de sus sobrecapacidades, lo que implicaría la eliminación de 500.000 empleos. El año pasado, su producción de acero fue de unos 804 millones de toneladas.

A causa de sus enormes sobrecapacidades, las fábricas chinas de acero han acusado fuertes pérdidas, y muchas de ellas han reducido o suspendido sus operaciones en 2015.

Esta reducción de la oferta ha hecho subir sensiblemente el precio del acero en China en los últimos meses, ante lo cual varios productores incrementaron su actividad para beneficiarse.