Obama pide mayor cooperación con África ante amenazas terroristas

El presidente de EU afirmó que su país ayudará a los países africanos a establecer una fuerza de apoyo a misiones de paz, y estimó prematuro enviar un medicamento experimental contra el ébola.
Activistas protestan ante el hotel Grand Hyatt de Washington contra la inacción de Obama y otros líderes contra el grupo islamista Boko Haram
Activistas protestan ante el hotel Grand Hyatt de Washington contra la inacción de Obama y otros líderes contra el grupo islamista Boko Haram (AFP)

Washington

Frente a los ataques de Boko Haram en Nigeria y las mortales ofensivas de los shebab somalíes, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió hoy fortalecer la cooperación con los países africanos para responder a los conflictos y a las amenazas terroristas.

Estados Unidos manifestó su voluntad de basarse en el tipo de intervención puesta en práctica en el este de África para enfrentar a los insurgentes shebab, donde suministra una asistencia financiera, logística, de inteligencia y entrenamiento de tropas de la Unión Africana (UA) en Somalia.

"Las fuerzas africanas de seguridad y de mantenimiento de la paz ponen en riesgo sus vidas para enfrentar las amenazas regionales", subrayó Obama ante una tribuna de dirigentes africanos durante el último día de una cumbre con África sin precedentes en la historia estadunidense.

"Estados Unidos está orgulloso de apoyar esos esfuerzos", destacó. "Debemos buscar los medios de fortalecer las capacidades de África frente a las amenazas transnacionales y con ello hacer más seguros a nuestros países".

En la noche del martes, tras una jornada enteramente dedicada a fortalecer los vínculos económicos con África --Estados Unidos está lejos detrás de la UE y de China en materia de intercambios comerciales con ese continente--, el secretario de Estado estadunidense, John Kerry, lanzó una advertencia contra la amenaza islamista.

"En África hay cerca de 700 millones de personas de menos de 30 años", afirmó. "También sabemos que hay extremistas, numerosos extremistas religiosos radicales que deforman la teología, la religión (...) y que están dispuestos a seducir a esos jóvenes de manera muy calculada y muy organizada".

Los shebab de Mogadiscio han sido reprimidos por la misión de UA, que también les ha impedido derrocar al frágil gobierno apoyado por los países occidentales. Sin embargo, siguen con sus acciones guerrilleras en el país y han reivindicado una serie de ataques mortíferos en países vecinos, sobre todo en Kenia.

Durante la clausura de la cumbre, Obama adelantó que ayudará a establecer una fuerza de respuesta rápida para apoyar a Naciones Unidas y a la Unión de Naciones Africanas en misiones de paz. Añadió que "nos uniremos a seis países que han demostrado una trayectoria como mantenedores de la paz". Estos países involucrados serán Etiopía, Ghana, Ruanda, Senegal, Tanzania y Uganda, precisó.

En el oeste del continente, la cooperación estadunidense con Nigeria, el país más poblado del continente, es mucho más complicada. Washington repite que está dispuesta a ayudar a combatir a Boko Haram, cuya rebelión en 2009 ya provocó miles de muertes.

Aunque el rapto en abril de más de 200 colegialas llamó la atención internacional y llevó a Washington a proponer ayuda militar y de inteligencia, la cooperación operativa sigue siendo muy limitada. Según el último balance de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA), los ataques del grupo islamista en el noreste del país provocaron el desplazamiento de aproximadamente 650 mil personas desde mayo de 2013.

Amnistía Internacional, por su parte, acusó esta semana a las Fuerzas Armadas nigerianas y a las milicias civiles que las apoyan de "violaciones masivas de los derechos humanos" en el marco de su lucha contra Boko Haram. Asimismo, la organización Human Rights First lamentó que los representantes de la sociedad civil no se sumen plenamente a las conversaciones a puertas cerradas sobre gobernabilidad y seguridad, en las que este miércoles participan Obama y los dirigentes africanos reunidos en Washington.

"La Casa Blanca desaprovechó la oportunidad histórica de poner de relieve la importancia de proteger los derechos humanos", estimó Shawn Gaylord, representante de la ONG, quien subrayó que pocos jefes de Estado habían asistido a los debates sobre el tema organizados a principios de semana, "cuando la mayoría debe oír ese mensaje".

Obama, quien habló durante una conferencia de prensa al final de la jornada, hizo unas breves referencias a la epidemia de Ébola en el oeste de África, que ya dejó más de 900 muertos.

Tras afirmar que Estados Unidos estaba dispuesto a hacer "todo lo posible" para ayudar a Guinea, Liberia y Sierra Leona, Obama afirmó que esos países ya habían "superado terribles desafíos a lo largo de su historia", y que hoy demostraban "la misma determinación" frente a esta gran crisis sanitaria.

Sin embargo, Obama estimó que era "prematuro" enviar un medicamento experimental para tratar a las personas infectadas por el virus. El mandatario afirmó que los países afectados deberían enfocarse en construir una "infraestructura pública fuerte", mientras aseguró que EU está trabajando con socios europeos y la OMS para suministrar recursos que ayuden a contener la epidemia.